LA FERIA

 



EL ANTIGUO JARDÍN-FERIA

Por Plataforma Casco Antiguo de Hellín

 

 

A lo largo de los dos últimos siglos[1] la Feria de Hellín se ha celebrado en distintos recintos. El año pasado se cumplieron cien años desde la instalación de la feria en lo que conocemos actualmente como el Jardín del Tamborilero.


 

1866


La feria siempre se celebraba en la Plaza de la Iglesia y El Rabal hasta que en 1866 el Ayuntamiento acordó: “La compra y demolición de la casa señalada con el nº 23 que forma manzana aislada en la Calle de Bachiller, conocida mas vulgarmente por el nombre de los callejones en razón a su excesiva estrechura, que escasamente permite el paso de carruajes, con objeto de establecer en este punto una plaza destinada a mercado público” (actual Plaza Nueva) [2]


No siendo suficiente, tres años más tarde se nombra una comisión“para proponer el sitio en que podría beneficiarse la construcción de un edificio destinado a un mercado público y que a la vez pueda servir para la feria que anualmente se celebra en esta villa, ha verificado el reconocimiento de diferentes localidades, y solo encontró aceptables, el huerto titulado de los Naranjos y el perteneciente a los herederos de D. Andrés Pallares’’ (situado en la calle del Cerrillo de S. Antonio)[3] Tal proyecto fue encargado a Justo Millán, pero sólo se materializó con la apertura de la Calle Alfonso XII[4] (ahora renombrada en homenaje al arquitecto).


     

Plaza de la Iglesia en 1912 por Rodrigo Amador de los Ríos para Catálogo de Monumentos Históricos de la Provincia de Albacete, edición 2005.

Atracciones de feria en la Plaza Nueva hacia 1910 por Luis Redondo, publicada por Antonio Moreno García en Crónica en Imágenes, 1989.


1911

1912


La Feria dejó de celebrarse en la Plaza de la Iglesia desde 1909, debido a su ajardinamiento. Provisionalmente pasó a situarse en la Calle de Eras (llamada también Canalejas e Inmaculada).


En principio se pensó instalar la feria en la zona de la Plaza de Santa Ana, pero se consideró que no era apropiado por razones de salud pública porque había enfermos de tifus en el Asilo. Entonces, se optó por ubicarla en el solar del inconcluso Teatro ‘’Coliseo’’ y el resto de suelo vacante hasta la carretera de Jaén, que era el límite de la ciudad por el sur: “... está acordado en principio que en el solar que ocupa el coliseo cuyo derribo es de necesidad se construya una plaza o jardín que embellezca e higienice la población y a la vez sirva para la construcción de la feria anual...”. Por los trabajos invertidos en las obras de construcción del paseo-feria se pagaron mil seiscientas cuatro pesetas.


Con muchísima velocidad se realizaron obras de desescombro y explanada para poder celebrar aquí la feria 1911 y aunque faltaban obras por realizar y no existió propiamente una inauguración, si podemos considerar la fecha de la sesión de Pleno de 27 de septiembre de 1911 como la de celebración de la primera feria en el nuevo jardín:

“El concejal D. Manuel Muñoz Fernández, previa la venia presidencial manifestó que todas las iniciativas y facilidades para la construcción de la magnífica explanada destinada a paseo feria en el solar que ocupaba el ruinoso edificio conocido por “Coliseo” y los nuevamente adquiridos se deben al Diputado a Cortes por este Distrito Don Antonio Falcón Velasco, secundado por el Excmo. Ayuntamiento. Que instalada la feria del actual año en la expresada explanada ha satisfecho tanto a la opinión del vecindario y a los muchísimos forasteros que han concurrido a las fiestas que se están celebrando, que solo se oían frases de admiración y entusiasmo a la belleza del Real de la Feria y a su esmerada e higiénica construcción. Que el plausible interés que nuestro actual representante en Cortes demuestra por su pueblo consiguiendo beneficios que nadie se atreve a discutir merece que la Corporación dé una prueba más de su agradecimiento al hombre ilustre que por los intereses generales del Distrito se desvela, por lo que propone que una comisión compuesta de todos los Srs. concejales que la quieran formar visite a el Sr. Falcón y le dé las gracias por su acierto al iniciar una obra que honra a este Pueblo; y que al paseo que ha de terminar en la explanada donde está la actual feria se le dé el nombre de “Paseo de Antonio Falcón Velasco”. [5]

  

En el mes de mayo de 1912 se hace entrega de los efectos al rematante del Jardín-Feria, Sr. Felipe Massa Barreda y entre otros, se le dan para que devuelva cuando finalice el arrendamiento: 241 lámparas para el alumbrado eléctrico, 120 sillas de madera, blancas con asientos de enea; un mostrador octogonal de madera para el kiosko y una bomba para extracción de aguas sucias.

 

Parecía claro que la Feria había encontrado un lugar que a todos complacía, sin embargo, como se había producido un cambio en la alcaldía, todavía no se había realizado “oficialmente” una inauguración y es por esto que el Pleno decidió tomar una decisión que también agradara a todos y por ello acordó:

“El Sr. Tomás propone que acordado el nombre que ha de llevar el nuevo paseo-feria deben colocarse las placas correspondientes y otra conmemorativa de las fechas en que comenzaron las obras para la construcción de dicho paseo, la en que terminaron y los nombres de los Srs. Alcaldes que lo eran en referidas dos fechas, así se acuerda por unanimidad”. [7]


Por esto, podemos conmemorar los 100 años del jardín del Tamborilero tanto en 1911, que comenzaron las obras, como en 1912, en que finalizaron.

    
 

Fotos del Jardín-Feria publicada en El Liberal, 1 de mayo de 1912, y por Antonio Moreno García en Calles de Hellín, 1985, p. 86, y del 
templete o quiosco para bar (abajo) y la banda de música (arriba) publicada por Antonio Moreno en Calles de Hellín, 1985, p. 87


1955


Este jardín ha tenido varias reformas, la más importante fue tras la creación del nuevo recinto ferial de la Gran Vía en la década de los cincuenta, cuando se sustituyó el quiosco de música y bar por la fuente central. La pavimentación que existe hoy se debe a los trabajos realizados recientemente por la Escuela-Taller.

 

En 1955 se instaló el monumento a Juan Martínez Parras, alcalde de Hellín desde 1923 hasta su muerte en 1930 y se cambió el nombre por el de ‘’Jardín Martínez Parras’’.

.

                      


Fotos del Jardín-Feria durante la feria de 1947, publicada por Antonio Moreno García en Crónica en Imágenes, 1989, p. 60, y durante el acto de homenaje a Juan Martínez Parras en 1955.



1975


Desde la instalación del monumento al tamborilero de Hellín, se conoce popularmente como ‘’Jardín del Tamborilero’’. El autor del grupo escultórico es Francisco Ruiz Oliva.


1975. Francisco Ruiz Oliva. Monumento al Tamborilero

Boceto del Monumento al Tamborilero por Francisco Ruiz Oliva



NOTAS:

 

[1] La Justicia y Ayuntamiento de dicha villa, sobre facultad para celebrar una feria. En una pieza. Hellín (Albacete), 1832, Archivo Histórico Nacional: 

     CONSEJOS,32271,Exp.5

[2] Expediente para el ensanche de la Calle de Bachiller, demolición de una casa aislada en la misma y formación de una plaza pública (incluye plano 

     y memoria justificativa del arquitecto municipal José Mª de Prado), 1866, Archivo de la Diputación Provincial de Albacete: 5120/5.

[3] Expediente para la construcción de un mercado, plaza y feria, 1869, Archivo Municipal de Hellín: A_00460_016

[4] Expediente para la apertura de la calle Alfonso XII, 1875, Archivo Municipal de Hellín: A_00460_020.

[5] Sesiones de 24 de julio, 20 y 27 de septiembre de 1911 Archivo Municipal de Hellín_A_00059_002

[6] Periódico El Liberal. Día 1-5-1912 [Internet bne.es/hemerotecadigital

[7] Sesiones de 22 de mayo y 24 de julio de 1912 Archivo Municipal de Hellín_A_00059_003

 

Agradecimientos a: Beatriz Esteban, Gregorio García y Pedro Sánchez
Comments