Oración de la mañana

    
   Nada te turbe, nada te espante.
  Quien a Dios tiene, nada le falta.
  Sólo Dios basta.