Hojasde...poesia
Hojasdepoesía

 

              Inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

Espiral centrífuga

 

Desmenuza la noche palabras

.

.

.

que caen,

atemporales,

flotando en el túnel del silencio,

engulle mis sentimientos,

amarillos de tristeza,

 

no quiere amanecer. 

 

V y A

 

 La V Vuela.

eleVa los brazos al Viento,

la A aterriza,

se Agarra en la Arena.

Ven, Viajemos a la Vida,

que no nos Ate el Amor.

 

Arihua

 

 Amiga

Reconocida

Incansable

Hada

Universal

Amorosa

 

Txantrea

 

 Trepan...

xilófonos azules,

alumínicos,

nada escapa,

todo principio

reconstruye,

emana

afluencias.

 

Hacia atrás

 

Un sol hiela,

búhos tiemblan,

subo piedras,

sudo hiedras,

tú no intentas,

tú lo ciegas

 

Con el nuevo día

 

 Cuando se otea la luz en el horizonte

y los ríos murmullan placeres,

regresan los topos a sus guaridas

sin tiempo a ser cobardes,

su temor es asomar la cabeza

con el nuevo día...

 

con el nuevo día.

 

Tú, mi deseo

 

Refresca el viento el magnolio

delineándome los montes,

el sol dice que soplas tú...

 

Sinéad inunda la estancia

de piano, violines y voz,

desearía que fueras tú...

 

La luz penetra al fuerte gris

suave, como resbalando,

creo que estás llegando tú...

 

Ya se puede oler la lluvia

sabor al ron de mi deseo,

solo, sólo me faltas tú...

 

Liberación

 

Desgarradas las ropas,

pasión,

caricias eléctricas

iluminantes,

besos azules

imantados,

cabalgar conjunto

de caderas rítmicas

hasta venirte en mí,

mientras me voy en ti.

 

Una copa de lluvia

 

La pequeña ventana oscura

se hizo ventanal instalado de luz

desde donde veo la lluvia cristalina

llenar una copa,

una,

presta a ser brindada

por el roce sutil,

musicado,

de nuestros labios.

 

Ad-herido

 

Ad-herido a los triángulos de luz

 

flotantes

 

en el no aire de un cosmos hídrico

 

huye nuestro tiempo

 

magenta de distancia

 

arcilla y plata.

 

¿Cuanto?

 

¿Cúantos besos te caben en los labios?

 

¿Cúantas caricias aguantará tu piel

hasta desgarrarse de placer?

 

¿Cúantas veces puedes escuchar un te quiero

y que te suene indiferente?

 

¿Cuántos segundos-vidas me puedes mirar

deramando tus ojos en los míos?

 

¿Cuántos aromas distingues en la lluvia

al saltar sus gotas sobre el mar?

 

Cuanto quieras sentir,

si lo deseas,

es tan sólo amar.

 

Te voy a querer en silencio

 

Te voy a querer, en silencio,

como la tierra absorbe la lluvia

cuando no llueve.

 

Flotaré, clandestino,

en la mazmorra de tus recuerdos,

diluyéndome en el tiempo,

escaso y profundo,

hasta convertirme en polvo,

dorado,

junto al fuego de tu hogar.

 

Lluvia

 

Calla el silencio la lluvia,

 

acepta su péndulo grave

 

emulando violines serenos

 

de acre cadencia y heroica sinfonía.

 

Vacío

 

Estoy vacío

ronco de gritar tu nombre

entre la niebla

suspendido

 

Hielo azul

 

Todo...

hace formas,

inórbitas,

azules planos,

anulares.

 

Tu libertad

 

Deseas escuchar

 

promesas de libertad

 

Sí, creételas

 

Quedan feas las cadenas

 

sobre los cadáveres

 

Mon amour

 

Preciosa la noche,

como tú.

Te amo,

como el naranja al azul.

Vamos a sentirnos,

sin comos,

en notas oblicuas,

de lado,

dentro,

mon amour.

 

Tibias lágrimas de gorrión

 

Ausencia

alimenta distancias,

se deshace

y se hace.

Nunca vivió el gorrión

de gris plumaje,

en bosques mágicos,

tan sólo soñó,

deshilando corduras,

cubrir con sus plumas,

generosas y tibias,

una paloma blanca en el aire.

Ausencia

se deshace

y se hace.

 

Converso

 

Converso a su religión

 

Converso con la luna

 

Con verso único

 

Con ver soy...

 

Nieva fuego

 

Nieva fuego.

 

He casi tocado

la brisa de tu estar azul,

fosa bajo la tuya

en descendente viaje

respirando antípodas flores.

 

No soy pecador en serie,

no se me permite andar descalzo

y foguea nieve.

 

Soy arena que mengua

 

Porque los ángeles no viven cerca

igual que no puedo morder mi lengua

acostado mientras la luna mengua

soliviantado por mi mano terca.

 

Futuro que tu pasado me acerca

enmudece palabras y deslengua

la tórrida y yerma tarde que amengua

tantas vueltas de noria sin alberca.

 

Soy arena mezcla de sal y piedra

retenida por la ausencia de viento

que no aumenta su tiempo sino medra.

 

Esbozos de lluvia en mi pensamiento

resbalando sobre tu suave hiedra

ya no apaciguan este sufrimiento.