Hojasde...poesia
Hojasdepoesía

              Inicio

 

 

 

 

 

 

 

Pídemelo

 

Consciente de tu melancolía,

la buscas,

te hace sentir bien,

has vuelto a pensar en mí.

 

Caracola alba,

aburrida del mundo,

compartiré tu casa.

 

Disculpa por amarte

 

Disculpa, mi amor,

este sangrar de dos sangres.

 

Este estar solo por estar contigo

me bifurca

entre el ser y lo insano,

me hace colgar de un hilo de luna

enmadejado a tu alma.

 

Nubes vainilla

en el cielo de tu garganta,

me están muriendo

por llenarme de tu vida.

 

Sexo y risas

 

 Nos miramos

con deseo,

sonreímos

amarrados

de las manos.

Te penetro,

me contrapenetras,

nos com-penetramos,

gemidos,

gemidos gritos,

yéndonos de placer

entre carcajadas,

conociéndonos

hasta culminar

en ti,

en mí,

como charco de dos lluvias.

 

A-sentimiento

 

Si no sientes lo que dices,

si no dices lo que sientes,

poco espacio,

mucho tiempo

que nos no-conocemos.

 

Carpe diem

 

 Mañana es el ayer de los conformistas. Ahora, es

siempre todavía.

 

A tu medida

 

Me pides

unas nubes que me oculten

pero calienten tu frío,

una lluvia que no moje

pero renueve tu río.

 

Estoy inventando

entre mis sábanas

olas de mar a tu medida

sin espuma salada

que no escuezan tu alma

y en el intento...

naufrago en tu isla.

 

A hurtadillas

 

 Apago la tarde

y te construyo,

modelo tu cara con mis manos,

de mi piel, la tuya.

 

Brindamos con vino de besos

amándonos a hurtadillas

difuminados en la noche

mientras desapareces

como luna nueva.

 

Podría alcanzar

 

Podría alcanzar

con mis manos

tus racimos de lunas.

 

Nubes de rosa gris

vientres cóncavos naranja

en boca de limón

verde limón.

 

Palabras

se vuelven arena

entre mis dedos

fríos

de imposibles.

 

Camino de tus labios

 

 Me voy derramando en fina lluvia,

recogiéndome entre tus cabellos,

ahuyentados mis miedos de futuro

a no saber morir de amor.

 

Desciendo tembloroso por tu frente,

inteligente,

y me hago lágrima,

sal compartida,

alimentado por tu boca

y mi esencia.

 

Te quiero regalar

 

Te quiero regalar

una sola flor

delicada y fuerte a la vez:

mi corazón.

Eso sí,

necesita ser regada

cada día,

cada noche,

con agua de amor.

 

Maravillosa tú

 

Maravillosa

siempre estuviste ahí

en mi deseo.

 

Empeñado en crearte

un día te descubrí.

 

Deja que te rapte

 

 Espérame

en tu ventana de las nubes rosas,

te raptaré

en tercera opción,

volaremos,

de la mano,

entremirados,

hasta el bosque de los sueños.

 

Haremos el amor

sobre la nieve,

entre robles

milenarios

como tú y yo.

 

Por qué te amo

 

Te amo

porque no miras

sino observas

 

porque no oyes,

atiendes

 

porque más que amar...

te entregas.

 

Cuando

 

Cuando te pienso...

 

me invades,

 

te busco,

 

me evado...

 

en ti.

 

Bésame la noche

 

Desnúdame del tiempo,

cubre mis lunas con tus ojos,

susúrrame amores en la mano,

y abrázate a mis miedos

besándome la noche.

 

Juntos

 

Y si nos encierran, juntos, dejaré que me corten las alas

para no separarme jamás de ti.

 

Azul, azul

 

 El vaho

de tu aliento

en mis ojos,

frío

en espiral,

ingravidez,

lágrimas

de hielo

azul

azul.

 

La estela de tus labios

 

 Besos derramados en la noche,

estela de una boca perfilada,

rojo cometa entre nieblas oblicuas

a la deriva en mi puerto,

en mi cuerpo extraño,

ininteligiblemente manifiestos,

entre arenas de evasión,

perseguidos,

condenados esos labios.

 

El culo del poeta

 

 Camina el poeta

entre utopía y barro,

sutil crueldad.

Olimpos terrenales

hacen vino... la sangre.

 

Ya no...

 

Desfluyéndome

     en granito,

          atemporal,

              elíptico,

sobre un ciprés

desnudo de aves.

                     Ya no,

ya no anidaré.

 

Y que me lleven los diablos

 

 Y que me lleven los diablos

si es que pueden conmigo

contra mí

hasta ti.

 

Te estoy

 

 Te estoy,

cansado de musitar estrellas,

desnudas de negras verdades,

estame.