Hojasde...poesia
Hojasdepoesía

           Inicio

 

 

 

 

 

Sombrero sin mago

 

Doy

vueltas

 

Hoy

giro

 

Voy

loco

 

Soy

ruleta

 

Estoy

probando

 

 

Boca de cristal

 

Desaparezco

entre olas de sangre

espumoso

como vino en la copa de tus labios

 

Bordes de cristal

rojo murano

me diluyo

transparente

refrescando tu fogata

 

 

Grana y plata

 

 Corazones ensartados en sable de plata

junto al fuego grana,

derraman gotas de amor sobre piedras ardientes.

 

Huele a sangre en el aire,

apaga la hoguera la luna fría y callada,

se funden dos almas.

 

 

Luna de tu sol

 

Yo, que soy luna de tu sol

espejo que se lleva el río

simiente en tu tierra magna

chispa de tu yesca

hoja al viento en tu otoño,

anidaré en tu vientre, impío .

 

Sobre tus versos

 

Dormido sobre tus versos

como serpientes en la roca

digiriendo amaneceres

con mi cuerpo entre norte y sur

 

Mandó callar al poeta

 

 

 Mandó callar al poeta,

negando el amanecer de su luna,

como semen retenido

que ya no iluminará más noches.

 

Mientras, tallaba palabras,

deseos de unos labios mandarina,

ácidos de lejanía,

constantes tragos de sus ojos negros.

 

Mandó callar al poeta,

ignorante de sus dedos azules,

flecos que cuelgan del alma,

manos que cantan a tu puerta, blanca.

 

 

Sangre de poeta

 

Breve,

cereza intensa

germinándome,

a borbotones,

como sangre de poeta

 

Podría decirte

 

 

Podría decirte que soy pétalo descarnado

que respiro tu melancolía nacarada

que los adoquines que pisas los puse para ti

ocultando el verde que tus pies ansían

y podría no decirte nada

porque tengo el verbo de cartón

que no viajo con las grullas hacia el sur

que soy águila solitaria y despeñada

con muletas de roble en el corazón

 

Busco

 

 

Busco la línea

divisoria que nos une.

 

Tu flor ansiosa,

de pistilos generosos,

cierra los pétalos

invisibles en la noche

de mi mar vagabundo

deseoso de luna

amante,

amiga.

 

Busco la línea

divisoria que nos une.

  

Verde grisáceo

 

Memoria del olvido gris,

olivos verdes insomnes,

flores ocultas y vacuas,

primavera culpable,

perenne y no incubada. 

 

Espacio-tiempo

 

No es tan insalvable la distancia en el espacio

como su desubicación en el tiempo.

 

Al oscurecer de tus sábanas

 

Cuando cierras los ojos,

al oscurecer de tus sábanas,

masturbo mi soledad,

entrelazadas las manos,

imaginando que las tuyas me toman,

fuertemente,

y me duermo

vistiéndome con tu piel.

 

Así

 

Sí, en ti,

irremediablemente,

así...

 

¿Me ves?

 

Sin ti,

la luz contigo.

 

Encuentros

en la oscuridad

 

Piel de mujer

 

A un centímetro...

... de tu piel

 

un universo...

... de aromas

 

Arrepentimiento

 

El arrepentimiento de lo no realizado puede ser

más doloroso que el error de su acto.

 

Amor y vino

 

Me miras

en busca de una complicidad,

igual que el rocío a la viña

en las horas previas a la madrugada,

con escalofríos,

como desea la luna al mar.

 

Te acaricio

aireando tu copa de cristal,

juego previo a tomar tu vino,

abocado en tus frutos rojos,

pinceladas del ayer

sobre un óleo real.

Nos amamos

escanciados en la tierra,

fragancia de hojas secas

embriagan nuestra mente

y los cuerpos

apuran ávidos las últimas gotas.

 

Opciones

 

Me sabes

intangible

 

interpreto

tu arpa

en tercera opción

 

A tu salud

 

Cuando en mi alma oscurece y se asienta la cordura...

tomo un trago de luna.

 

¿Y Tú?

 

Apareceré en tu fiesta con una botella de poesía

y un ramo de lluvia fresca.

Y... ¿tú?