Libro Tahayud

IEl tahaÿÿud (oracion nocturna supererogatoria)

590. Ibn ‘Abbâs dijo: ‘Cuando el Profeta se levantaba en la noche para realizar el tahaÿÿud, decía: «Allahumma lak alhamd. Anta qayyimus samawáti wa alard wa man fíhinna. Wa lak al- hamd. Anta Mâlikus samawáti wa alard wa man fíhinna. Wa lak al hamd. Anta haqq wa wa‘duka alhaqq, wa liqá‘uka haqq wa qauluka haqq, wal ÿannatu haqq, wa annáru haqq wa annabí‘una haqq. Wa Muhammadun haqq wa assâ‘atu haqq.

Allahumma laka aslamtu wa bika amantu wa ‘ala- yka tawakkaltu, wa ilayka anabtu, wa bika jasam- tu wa ilayka hákamtu. Fagfirli ma ajjartu wa ma qaddamtu wa ma asrartu wa ma a‘lantu. Anta al muqaddim wa Anta al mu‘ajjir La iláha illa Ant –o: La iláha gayruk–». (¡Oh Dios! Todas las ala- banzas son para Ti. Tú sostienes los cielos y la tie- rra y quien hay en ellos. Y Tuya es toda alabanza. Tú eres el soberano de los cielos, la tierra y quien haya en ella, y Tuya es toda alabanza. Tú eres la Verdad, Tu promesa es verdadera, Tu encuentro es real y Tu palabra es real. El Paraíso es real y el Infierno es real. Los profetas son reales, Mu- hammad es real y la Hora es real. ¡Oh Dios! A Ti me entrego y en Ti creo, y a Ti me encomiendo y hacia Ti vuelvo arrepentido. Con Tu ayuda argu- mento y te tomo como juez. Perdóname, pues, lo que dejé atrás y lo que tengo por delante, lo que oculté y lo que anuncié. Tú adelantas y Tú retra- sas. No hay deidad (que merezca ser adorada) sino Tú –o: No hay deidad fuera de Ti–»’.

II La virtud del tahaÿÿud

591. Ibn ‘Umar dijo: ‘En la época del Profe- ta (B y P) quien veía un sueño se lo contaba al Mensajero de Dios (B y P). Yo deseaba tener al- gún sueño para relatárselo al Mensajero de Dios (B y P). Yo era casi un adolescente y dormía en la mezquita en esa época. Y tuve un sueño, como si dos ángeles me llevaran hasta el Infierno. Y vi que el Infierno era circular como una noria y tenía dos maderos que sobresalían. Adentro vi a gente que conocía. Me puse a decir: ‘Me refugio en Dios del Fuego’. Luego, nos encontró otro ángel, que me dijo: ‘No temas’. Le relaté el sueño a Hafsa y ella se lo relató al Mensajero de Dios (B y P); él dijo: «Es un buen hombre ‘Abdullah; si rezara el tahaÿÿud por la noche (sería mejor)»’. Después de esto Ibn ‘Umar no dormía sino un poco de noche.

III El enfermo deja la oración nocturna

592. Yundub bin ‘Abdullah dijo: ‘El Profeta (B y P) se enfermó y dejó la oración nocturna una o dos noches.’

IV El Profeta (B y P) exhortaba a la gente para que hicieran el tahaÿÿud y las oraciones vo- luntarias por la noche sin ha- cerlas obligatorias

593. ‘Alî bin Abi Tâlib relató que el Profe- ta (B y P) vino a visitarlo a él y a Fâtima, hija del Profeta (B y P) una noche y les dijo: «¿Es que no rezáis el tahaÿÿud por la noche?». ‘Alî dijo: ‘Dije: ‘¡Mensajero de Dios! Nuestras almas están en ma- nos de Dios, si él desea despertarnos nos hará des- pertar’. Cuando dije eso el Profeta (B y P) se mar- chó sin decir nada; cuando se iba lo escuché decir, mientras se golpeaba el muslo: Pero el hombre es, de todos los seres, el más discutidor (18:54)’.

594. ‘Âisha relató: ‘El Mensajero de Dios (B y P) solía dejar de hacer alguna buena obra, a pesar de gustarle hacerla, por temor a que la gen- te la haga y se les imponga (como obligación). El Profeta (B y P) nunca rezó la oración del duhâ, pero yo lo hago’.

VEl Profeta (B y P) se quedaba de pie hasta que sus pies se hinchaban

595. Al-Mughîra bin Shu‘ba dijo: ‘El Profeta (B y P) se levantaba para rezar por la noche hasta que sus pies –o sus pantorrillas– se le hinchaban. Se le preguntaba (porqué lo hacía) y respondía: «¿Acaso no debo ser un siervo agradecido?».’

VI Quien duerme en las últimas horas de la noche

596. ‘Abdullah bin ‘Amrû bin Al-‘As relató que el Mensajero de Dios (B y P) le dijo: «El salat más querido para Dios era la oración de Dawúd (Da- vid) y el ayuno más querido para Dios era el ayu- no de Dawúd. Dawúd solía dormir la mitad de la noche, rezar un tercio y dormir la sexta parte res- tante; y ayunaba un día sí y otro no».

597. Masrûq dijo: ‘Pregunté a ‘Âisha cuál era la obra que más gustaba el Profeta (B y P). Ella respondió: ‘La obra que más le gustaba era la con- tinua y permanente’. Le dije: ‘¿Cuándo solía orar (por la noche)?’ Respondió: ‘Se levantaba al oír el canto de un gallo’.’

598. ‘Âisha dice en otra versión: ‘Se levantaba para rezar cuando oía el canto del gallo’.

599. ‘Âisha dijo en otra versión: ‘El Profeta (B y P) nunca pasó conmigo las últimas horas de la noche excepto durmiendo’.

VII Prolongando la posición de pie durante la oración de la noche

600. Ibn Mas‘ûd relató: ‘Una noche recé el tahaÿÿud con el Profeta (B y P) y él se mantuvo tanto tiempo de pie que me vino un mal pensa- miento’. Se le preguntó: ‘¿Cuál era ese mal pensa- miento?’ Dijo: ‘Sentarme y dejar al Profeta (B y P) de pie’.

VIII Cómo era la oración del Profe- ta (B y P) y cuánto rezaba por la noche

601. Ibn ‘Abbâs dijo: ‘La oración del Profeta (B y P) consistía en trece rak‘ât –por la noche–’.

602. ‘Âisha dijo: ‘El Profeta (B y P) solía rezar por la noche trece rak‘ât, incluyendo el witr y las dos rak‘ât (voluntarias antes) del faÿr’.

IX El despertar del Profeta (B y P) por la noche y cuanto se abro- gó de la oración nocturna

603. Anas dijo: ‘El Mensajero de Dios (B y P) dejaba de ayunar tanto en el mes que pensába- mos que no ayunaría nada en ese mes. Y ayunaba tanto, otras veces, que pensábamos que ayunaría todo el mes. Y sobre su oración, rezaba tanto que si deseabas verlo rezando por la noche lo veías, y si deseabas verlo durmiendo lo veías.’

XSatán ata nudos detrás de la cabeza si no se reza por la noche

604. Abû Huraira relató que el Mensajero de Dios (B y P) dijo: «Satán ata tres nudos en la par-

te trasera de la cabeza de cada uno de vosotros cuando duerme. En cada nudo recita y exhala: ‘Duerme que la noche es larga’. Si la persona se despierta y menciona a Dios se desata el primer nudo. Si realiza la ablución se desata el segundo y si reza se desata el tercero. Así el hombre amanece dinámico y de buen carácter; si no, amanece pe- rezoso y de mal carácter».

XI Si se durmió y no rezó (el faÿr) es que Satán orinó en su oido

605. ‘Abdullah dijo: ‘Se mencionó a un hom- bre ante el Profeta (B y P); se dijo: ‘Se quedó dor- mido hasta que amaneció y no rezó el salat (del faÿr)’. Dijo: «Satán orinó en su oído»’.

XII La oración y la plegaria (du‘á) en las últimas horas de la noche

606. Abû Huraira relató que el Mensajero de Dios (B y P) dijo: «Nuestro Señor, bendito y en- salzado sea, desciende al cielo del mundo terre- nal cuando sólo resta un tercio de la noche y dice: Quién me ruega para que le responda; quién me pide para que le dé; quién me pide perdón para que lo perdone».

XIII Quien duerme al principio de la noche y se levanta para orar al final

607. Al-Aswad relató que preguntó a ‘Âis- ha sobre la oración del Profeta (B y P) de noche. Ella respondió: ‘Dormía en la primera parte y se levantaba al final; rezaba y luego volvía a su le- cho. Cuando el muecín pronunciaba el adhân se levantaba. Si tenía necesidad hacía el gusl, si no, realizaba la ablución y salía (al salat del faÿr).’

XIV La oración del Profeta (b yp) en las noches de Ramadán y otros meses

608. Abû Salam bin ‘Abdu Rahmân relató que preguntó a ‘Âisha sobre la oración del Profeta (B y P) en Ramadán. Ella dijo: ‘El Profeta (B y P) nunca se excedía de once rak‘ât, ni en Ramadán ni en otros. Rezaba primero cuatro, y no me pre- guntes sobre lo largas y perfectas que eran. Luego rezaba cuatro más, y no me preguntes de lo largas y perfectas que eran. Luego rezaba tres’. Y añadió: ‘Pregunté: ‘¡Mensajero de Dios! ¿Duermes antes del witr?’ El me dijo: «¡‘Âisha! Mis ojos duermen pero mi corazón no».’

XV Lo detestable de la exagera- ción en los rituales de adoración

609. Anas bin Mâlik relató que, una vez, el Profeta (B y P) entró (a la mezquita) y vio una cuerda entre dos columnas. Preguntó: «¿Qué sig- nifica esta cuerda?» Le dijeron: ‘Esta cuerda es para Zaynab; cuando se cansa de rezar se cuel- ga de ella (para seguir de pie rezando)’. El Profeta (B y P) dijo: «No, desatadla; cada uno debe rezar mientras se sienta con fuerzas; y si se cansa debe sentarse».

XVI Lo detestable que es abandonar la oración nocturna para quien la practicaba

610. ‘Abdullah bin ‘Amrû bin Al-‘ás dijo: ‘El Mensajero de Dios (B y P) me dijo: «¡‘Abdullah! No seas como fulano que rezaba la oración noc- turna y ahora no lo hace»’.

XVII La virtud de quien despierta por la noche y reza

611. ‘Ubâda bin As Sâmit relató que el Profeta (B y P) dijo: «Quien despierta por la noche y dice: ‘Lá iláha illa Dios wahdahu lá sharíka lah, lahul mulk wa lahul hamd, wa hua ‘ala kulli shay‘in qa- dír. Al-hamdu lillah wa subhán Dios wa lá iláha illa Dios wa Allahu akbar wa lá hawla wa la qwata illa bil lah (No hay Dios sino Dios, el Único sin copartícipe. Suya es la soberanía y la alabanza y Él es Todopoderoso. Alabado sea Dios y glorificado, no hay Dios sino Él, Dios es el más grande y no hay fuerza ni poder fuera del Suyo)’ y luego agre- ga: ‘Allahumma gfirli (¡Oh Dios perdóname!)’; o

si ruega, se le responderá. Y si se hace la ablución y reza, su salat será aceptado».

612. Abû Huraira, en una de sus narraciones, dijo: ‘El Mensajero de Dios (B y P) dijo: «En ver- dad que vuestro hermano, ‘Abdullah bin Rawâha, no dice obscenidades (en sus poemas):

Entre nosotros está el Mensajero de Dios (B y P)

que recita su libro cuando llega el alba. Nos mostró la guía después de que nues-

tros corazones eran ciegos Ahora tenemos certeza de que todo lo que

dice es verdad Pasa las noches sin que sus costados to-

quen la cama Mientras que los politeístas duermen pro-

fundamente»’.

613. Ibn ‘Umar dijo: ‘Tuve un sueño en la épo- ca del Profeta (B y P). Mi mano sostenía un peda- zo de seda y volaba con él donde yo deseaba ir en el Paraíso. Y vi a dos personas que venían’. Luego mencionó el hadiz anterior (Nro. 591).

XVIII Lo que nos llegó sobre rezar las rak‘ât de las oraciones vo- luntarias de dos en dos

614. Ÿâbir bin ‘Abdullah dijo: ‘El Mensajero de Dios (B y P) nos enseñaba cómo hacer la Is- tijâra (pedir la ayuda de Dios para decidirse por una opción) así como nos enseñaba una sura del Corán; decía: «Si alguno de vosotros decide ha- cer algo debe rezar dos rak‘ât (voluntarias) y lue- go decir: ‘Allahumma inni astajyiruka bi‘ilmik, wa astaqdiruk bi qudratik wa as‘aluka bifadlik al ‘adhím fainnak taqdir wa lá aqdir, wa ta‘lam wa lá a‘lam wa Anta ‘Allám ul-guyúb. ¡Allahumma! In kunta ta‘lam anna hadha al amr jayrun lí fi díni wa ma‘áshi wa ‘áqibat amri –o: ‘Aÿil amri wa áÿiluhu– faqdurhu lí wa yassirhu lí, zumma bárik li fyh. Wa in kunta ta‘lam anna hadha al amr sharrun lí fi diyni wa ma‘áshi wa ‘áqibat amri –o: Fi ‘aÿil amri wa áÿiluhu– fasrifhu ‘anni wasrifni ‘anhu waqdur lí al jayr hayzu kan, zumm ardini bih (¡Oh Dios! Pido Tu ayuda para decidir por tu sabiduría; te pido este gran favor pues Tú eres poderoso y Te pido por Tu inmensa gracia. Pues Tú puedes y yo no puedo; Tú sabes y yo no sé; Tú eres el sabedor de lo Oculto. ¡Oh Dios! Si sabes que este asunto me beneficia, en mi religión, mi vida terrena y la Otra vida, entonces hazlo posible y facilítamelo, y luego bendíceme en él. Y si sabes que este asunto es perjudicial para mí, en mi religión, mi vida te- rrena y la otra vida, aléjalo de mí y aléjame de él; y destíname el bien donde esté, luego compláceme con él)». Luego dijo: «Y menciona su asunto»’.

XIX La regularidad de las dos rak‘ât antes del faÿr y quien las llama tatawwu’ (obra voluntaria)

615. ‘Âisha dijo: ‘El Profeta (B y P) practica- ba con más regularidad las dos rak‘ât del faÿr que ninguna otra oración (voluntaria)’.

XX Lo que se recita en las dos rak‘ât (voluntarias) del faÿr

616. ‘Âisha dijo: ‘El Profeta (B y P) hacía tan ligeras las dos rak‘ât antes del faÿr que yo me pre- guntaba si realmente había recitado Al-Fâtiha.’

XXI Salât ul-duhâ (oración de la media mañana) cuando uno no está viajando

617. Abû Huraira dijo: ‘Mi amigo (el Profeta (B y P)) me aconsejó tres cosas que no dejaré has- ta morir: 1. Ayunar tres días de cada mes. 2. rezar Al-duhâ 3. rezar el witr antes de dormir.’

XXII Las dos rak‘ât antes del dhuhur

618. ‘Âisha relató que el Profeta (B y P) nunca dejó de rezar las cuatro rak‘ât antes del dhuhur y dos rak‘ât antes del faÿr.

XXIII El salat antes del magrib

619. ‘Abdullah Al-Muzâni relató que el Profeta (B y P) dijo tres veces: «Rezad antes del salat del magrib». La tercera vez dijo: «Quien quiera ha- cerlo», por temor a que la gente lo tome como una sunna (tradición).

Comments