Libro sutra

ILa sutra del imâm es tambien la sutra de quienes oran detrás de él

312. Ibn ‘Umar relató que, cuando el Mensaje- ro de Dios (B y P) salía el día del ‘îd, nos ordenaba poner una jabalina (clavada en el suelo) delante de él. El rezaba hacia la jabalina y la gente rezaba detrás de él; también acostumbraba hacerlo du- rante los viajes. Después del Profeta (B y P), esta fue adoptada por los emires.

313. Abû Ÿuhayfa relató que el Profeta (B y P) los dirigió en la oración en Al-Bathá, y frente a él había una lanza (clavada). (Rezaron) dos rak‘ât por Al-dhuhur y dos rak‘ât por el ‘asr. Delante de él pasaban mujeres y asnos.

II ¿Cuál debe ser la distancia entre quien reza y la sutra?

314. Sahl bin Sa‘d relató que entre el lugar donde rezaba el Profeta (B y P) y la pared había un espacio apenas suficiente para que pase por ahí una oveja.

III La oración poniendo una vara (como sutra)

315. Anas ibn Mâlik dijo: ‘Cuando el Profeta (B y P) salía a hacer sus necesidades, lo seguíamos yo y un muchacho; llevábamos una vara o un palo y un odre con agua (a fin de higienizarse). Cuando terminaba le alcanzábamos el odre’.

IV La oración hacia un pilar

316. Salama bin Al-Akwa’ relató que solía rezar detrás del pilar cercano al lugar donde se guardaban los manuscritos del Corán. Se le dijo: ‘¡Abû Muslim! Te veo procurando rezar detrás de este pilar’. Dijo: ‘Pues yo vi al Profeta (B y P) pro- curando rezar allí’.

VOfreciendo oraciones no grupales entre pilares

317. Ibn ‘Umar dijo (después de relatar la en- trada del Profeta (B y P) a la Ka‘ba): ‘Pregunté a Bilâl, cuando salió: ¿Qué hizo el Profeta (B y P)? Me dijo: ‘(Rezo) y dejó un pilar a su izquierda y un pilar a su derecha y tres pilares atrás’. En esos días la Ka‘ba era sostenida por seis pilares.’

En otro relató (Mâlik dice): ‘Había dos pilares a la derecha del Profeta (B y P)’.

VI La oración hacia una montura, un camello, un árbol o una silla de montar

318. Ibn ‘Umar relata que el Profeta (B y P) solía sentar a su camella cruzada y rezaba hacia ella. Pregunté: ‘¿Qué hacía si el animal se movía mucho?’ Dijo: ‘Solía tomar la silla del camello y la ponía frente a él (como sutra) y hacía la oración hacia la parte trasera de la silla’. Ibn ‘Umar solía hacer lo mismo.

VII La oración hacia una cama

319. ‘Âisha dijo: ‘¿Nos igualáis (a las mujeres) con los perros y asnos? Aún me veo: Acostada sobre la cama; el Profeta (B y P) venía y hacía su oración hacia la parte media de la cama. Me des- agradaba estar frente a él en sus oraciones, así que

me escurría silenciosamente por el pie de la cama hasta que me salía de mi frazada’.

VIII Quien está rezando debe rechazar a quien intenta cruzar frente a él

320. Abû Sâlih relató: ‘Vi a Abû Sa‘îd Al-Ju- drî rezando el día viernes hacia algo que lo prote- gía de la gente (una sutra). Un muchacho de Banu Abi Mu‘it quiso cruzarse justo delante de el (entre él y la sutra). Abû Sa‘îd lo rechazó empujándolo en su pecho. El muchacho se detuvo y no encon- tró más alternativa que cruzar frente a Abû Sa‘îd y lo intentó nuevamente. Abû Sa‘îd lo empujó con más fuerza esta vez y el muchacho se escabulló para ir ante Marwân y quejarse ante él por lo que Abû Sa‘îd le hizo. Poco después, Abû Sa‘îd tam- bién entró donde estaba Marwân, persiguiendo al chico. Marwân le preguntó: ‘¡Abû Sa‘îd! ¿Qué pasó entre ti y el hijo de tu hermano?’ Respondió: ‘Oí al Profeta (B y P) decir: «Si uno de vosotros está rezando hacia algo que lo protege de la gen- te y alguien quiere cruzarse justo frente a él debe rechazarlo; y si insiste debe golpearlo con fuerza, pues es un demonio»’’.

IX El pecado de quien se cruza justo frente a quien reza

321. Abû Ÿuhaym relató que el Mensajero de Dios (B y P) dijo: «Si la persona que se cruza fren- te al que está rezando supiese la magnitud de su pecado, preferiría esperar cuarenta (días, meses o años) en vez de pasarse frente a él». Abû Al-Nadr añadió: ‘No recuerdo exactamente si dijo cuaren- ta días, meses o años’.

XRezar detrás de alguien durmiendo

322. ‘Âisha relató: ‘El Profeta (B y P) solía ha- cer el salat mientras yo dormía atravesada en su cama frente a él. Cuando deseaba rezar el witr me despertaba y yo rezaba el witr con él’.

XI Si se carga una niña pequeña al cuello en el salat

323. Abû Qatâda Al-Ansâri relató que el Men- sajero de Dios (B y P) solía rezar cargando a Umâ- ma hija de Zaynab, hija del Mensajero de Dios (B y P). Ella era hija de Abû l ‘As bin Al-Rabî‘ bin ‘Abd Shams; cuando se prosternaba la asentaba en el suelo y cuando se levantaba la cargaba.

XII Una mujer puede quitarle una molestia a un hombre que está rezando

324. Ver hadiz 178; Ibn Mas‘ûd añade: ‘Sus cuerpos fueron arrastrados y lanzados al pozo y el Mensajero de Dios (B y P) dijo: «La maldición de Dios ha descendido sobre la gente del pozo»’.


Comments