Libro Salat en el Haramain

ILa virtud de rezar en las mez- quitas de Makka y Medina

620. Abû Huraira relató que el Profeta (B y P) dijo: «No se viaja (sólo para visitar) sino a tres mezquitas: La mezquita sagrada de Makka (al masÿid al harâm), a la mezquita del Mensajero de Dios (B y P) y a la mezquita del Aqsa (en Jerusa- lén)».

621. Abû Huraira también relató que el Profe- ta (B y P) dijo: «Un salat en esta mi mezquita es mejor que mil salat en otra mezquita, excepto la Mezquita Sagrada (de Makka)».

II La mezquita de Qubâ’

622. Nâfi’ relató que Ibn ‘Umar nunca rezaba Al-duhâ sino en dos ocasiones: Cuando llegaba a Makka, pues llegaba a media mañana; hacía el tawâf (circunvalación a La Ka‘ba) y luego rezaba dos rak‘ât detrás de Maqâm Ibrâhîm. Y cuando visitaba la mezquita de Qubâ, pues la visitaba to- dos los sábados, cuando estaba en la mezquita le disgustaba salir de ella sin rezar allí. Y relataba: ‘Que el Mensajero de Dios (B y P) la visitaba a pie o montado’. Y decía: ‘Hago sólo lo que vi hacer a mis compañeros; y no prohibo a nadie que rece en hora alguna de la noche o el día, excepto que se propongan rezar en (el momento exacto de) la salida del sol o el ocaso’.

III La virtud del lugar entre el púlpito y la tumba del Profeta (B y P)

623. Abû Huraira relató que el Profeta (B y P) dijo: «Entre mi casa (donde hoy está enterrado) y mi púlpito hay un jardín de los jardines del Paraí- so. Y mi púlpito está sobre mi alberca».


Comments