libro Salat del Temor

   ILa oración ante el temor (salât ul-jawf)

524. ‘Abdullah bin ‘Umar dijo: ‘Participé en una batalla junto al Mensajero de Dios (B y P) en Naÿd. Estabamos frente al enemigo y nos organi- zábamos en filas. Entonces el Mensajero de Dios (B y P) se levantó para dirigir la oración; un gru- po se paró detrás de él y otro grupo se puso en guardia ante el enemigo. El Mensajero de Dios (B y P) y el primer grupo hicieron una rak‘a con sus dos prosternaciones y (después de completar cada uno la segunda rak‘a por su cuenta) se fue- ron a ocupar el lugar de los que (estando de guar- dia) no rezaron. Luego vinieron estos últimos y rezaron una rak‘a con dos prosternaciones detrás del Mensajero de Dios (B y P) (que se había que- dado de pie rezando su segunda rak‘a), que al ter- minar pronunció el taslîm; luego se levantó cada uno por su cuenta y completaron la segunda rak‘a con sus dos prosternaciones’.

II Salât ul-jawf (la oración del temor) de pie o montando

525. ‘Ibn ‘Umar añadió que el Profeta (B y P) también dijo: «Si el número de enemigos es mayor al de los musulmanes, que recen de pie o monta- dos (cada uno según sus posibilidades)».

III El perseguidor y el perseguido pueden rezar montando y con gestos

526. ‘Ibn ‘Umar relató que el Profeta (B y P) nos dijo, cuando volvía de la batalla de los aliados (al Ahzâb): «Que nadie rece el ‘asr sino es en Banu Quraydha». La hora del ‘asr llegó y un des- tacamento de los musulmanes estaba aún en el camino. Unos dijeron: No rezaremos hasta llegar (aunque se pase el tiempo prescrito). Otros dije- ron: ‘Debemos detenernos para rezar; (el Profeta (B y P)) no quiso decir eso’. Después le mencio- naron el asunto al Profeta (B y P) y él no criticó a ninguno de los dos grupos.


Comments