Libro liberación de esclavos

1139. Abû Huraira dijo: ‘El Mensajero de Dios (B y P) dijo: «Todo musulmán que libere a un esclavo musulmán tendrá todos sus miembros librados del Fuego por Dios, así como él liberó todos los miembros del esclavo»’.

I¿Cuál de las manumisiones es mejor?

1140. Abû Dharr dijo: ‘Pregunté al Profeta (B y P): ‘¿Cuál es la mejor obra?’ Dijo: «La fe en Dios y la lucha en Su causa». Dije: ‘¿Y cuál es la mejor manumisión?’ Dijo: «La liberación del esclavo más caro y apreciado para su amo». Dije: ‘¿Y si no puedo hacerlo?’ Dijo: «Ayuda a una persona débil o ayuda a quien no puede trabajar por sí mismo». Dije: ‘¿Y si no puedo?’ Dijo: «Abstente de dañar a los demás, pues esto se te contará como una caridad en tu favor»’.

II Si alguien libera a un esclavo que es propiedad de dos dueños o una esclava que es propiedad de varios socios

1141. ‘Abdullah bin ‘Umar relató que el Mensajero de Dios (B y P) dijo: «A quien libera su parte de un esclavo que es propiedad de varios y tiene para cubrir el precio total del esclavo, se le valúa el esclavo por un precio justo y él pagará a sus socios las partes que les corresponden. Así estará liberando completamente al esclavo; y si no, pues estará liberando parcialmente al esclavo».

III El error y el olvido en la manu- misión, el divorcio y otros

1142. Abû Huraira dijo: ‘El Mensajero de Dios (B y P) dijo: «Dios perdonará a mi nación, por mis plegarias, por lo que le susurran sus pechos, excepto que lo ejecuten o lo pronuncien»’.

IV Quien dice a su siervo que es de Dios, con la intención de manu- mitirlo, y el procurar testigos de la manumisión

1143. Se relata de Abû Huraira que: Cuando se dirigió (a Medina) para islamizarse lo acom- pañaba su joven esclavo y en el camino ambos se separaron involuntariamente. Después, cuando el muchacho llegó a Medina, encontró a Abû Huraira sentado junto al Profeta (B y P). El Profeta (B y P) dijo: «¡Abû Huraira! Este es tu sirviente que ha llegado». Abû Huraira dijo: ‘Y yo quiero que tú seas testigo de que es libre ahora. Eso fue cuando Abû Huraira recitó estos versos: ‘¡Qué noche más larga, cansadora y aburrida! Aunque nos liberó de la tierra de la incredulidad’.

VLa manumisión de un politeísta

1144. Hakîm bin Hizâm relató que en la ig- norancia preislámica manumitió a cien esclavos y sacrificó cien camellos (para caridad). Cuando abrazó el Islam manumitió nuevamente a cien es- clavos y sacrificó cien camellos (en caridad). Dijo: ‘Y pregunté al Mensajero de Dios (B y P)...’ y lue- go mencionó el hadiz que ya mencionamos en el zakat (Nro. 726).

VI Quien posee esclavos árabes

1145. ‘Abdullah bin ‘Umar relató que el Profeta (B y P) atacó por sorpresa a la tribu Banu Al-Mustaliq mientras estaban descuidados y su ganado estaba en los abrevaderos. Mató a sus guerreros y tomó como esclavos a sus mujeres y ni- ños; fue ése día que el Profeta (B y P) obtuvo a Ÿuwayriyya.

1146. Mensajero de Dios (B y P) dijo: ‘Quise a Banu Tamîm después de tres cosas que el Profe- ta (B y P) dijo de ellos; le oí decir: «Serán los más fuertes de mi nación contra el Falso Mesías», y cuando llegaron sus limosnas le oí decir: «Estas son las limosnas de nuestra gente» y dijo a ‘Âisha, por una esclava que tenía de esta tribu: «Libérala, pues es de la descendencia de Ismá‘íl (Ismael el profeta)»’.

VII Es detestable ser soberbio con los esclavos

1147. Abû Huraira también relató que el Pro- feta (B y P) dijo: «No digáis: ‘alimenta a tu dueño’, ‘lava a tu dueño’, ‘da de beber a tu dueño’ que digan: ‘Mi custodio’ o ‘mi señor’. Tampoco digáis: ‘Mi esclavo y mi esclava’; decid: ‘Mi chico y mi chica’ o ‘mi muchacho’».

VIII Si vuestro sirviente os trae vuestro alimento

1148. Abû Huraira también relató que el Profeta (B y P) dijo: «Si vuestro sirviente os trae vues- tra comida, si no lo sentáis con vosotros, alcanzadle un bocado o dos, o una comida o dos, pues él la preparó».

IX Si alguien golpea a un esclavo que evite hacerlo en la cara

1149. Abû Huraira también relató que el Profeta (B y P) dijo: «Si alguien pelea (o golpea) que evite la cara».

XLas condiciones lícitas para un acuerdo de manumisión

1150. ‘Âisha relató que Barîra vino a ella para que la ayude en su contrato de manumisión y aún no había pagado nada de lo acordado. ‘Âisha le dijo: ‘Vuelve a tus amos y diles que si quieren que pague yo lo estipulado en el contrato y que tu walâ’ sea para mí, así lo haré’. Ella fue y mencionó eso a sus amos pero éstos se rehusaron y di- jeron: ‘Si ella quiere ganar la recompensa de Dios por ti que lo haga, pero el walâ’ será para nosotros’. ‘Âisha mencionó lo sucedido al Mensajero de Dios (B y P) quien dijo: «Compra y libera, pues el walâ’ es para quien libera». Luego el Mensajero de Dios (B y P) se levantó y dijo: «¿Qué pasa con la gente que pone condiciones no mencionadas en el Libro de Dios? Quien impone una condición que no está en el Libro de Dios no le será válida, aunque la ponga cien veces. Las condiciones de Dios son más verdaderas y sólidas».


Comments