Libro del Itikaf

I• El i‘tikâf en los últimos diez días de Ramadán y el i‘tikâf en cualquier mezquita

978. ‘Âisha, esposa del Profeta (B y P), relató que el Profeta (B y P) solía hacer el i‘tikâf durante los últimos diez días de Ramadán hasta que Dios se llevó su alma. Después, sus esposas también practicaron el i‘tikâf.

II • El mu‘takif (quien practica el retiro) no entrará en su casa sino por necesidad

979. ‘Âisha dijo: ‘El Mensajero de Dios (B y P) solía introducir su cabeza (a su casa, desde la mez- quita al lado) y yo lo peinaba y ungía con aceite. Además, cuando estaba en i‘tikâf, no entraba en la casa sino fuese por alguna necesidad’.

III • El i‘tikâf (sólo) por la noche

980. ‘Umar preguntó al Profeta (B y P): ‘En la Ignorancia (antes del Islam) hice un voto de reti- rarme a la Mezquita Sagrada por una noche (¿qué debo hacer?)’. El Profeta (B y P) dijo: «Cumple, pues, con tu voto».

IV • Las tiendas en la mezquita

981. ‘Âisha relató que el Profeta (B y P) quiso retirarse a la mezquita. Cuando llegó al lugar (de la mezquita) donde estaría, lo halló lleno de tien- das, las tiendas de ‘Âisha, de Hafsa y de Zaynab; dijo: «¿Decís que es piedad lo que hacéis con es- tas tiendas?» Y se retiró de la mezquita sin hacer el i‘tikâf, el cual hizo en el mes de Shawwál, por diez días.

V• ¿Puede el mu‘takif salir a la puerta de la mezquita por alguna necesidad?

982. Safiyya, esposa del Profeta (B y P), relató que fue a visitar al Mensajero de Dios (B y P) du- rante su retiro en la mezquita, en los últimos diez días de Ramadán. Estuvo con él por un tiempo y, cuando ella se levantó para volver a su casa, el Profeta (B y P) la acompañó hasta que llegaron a la puerta de Umm Salama. En ese momento, pa- saban por allí dos hombres ansâríes y saludaron al Mensajero de Dios (B y P). Él les dijo: «¡Con calma! (No os vayáis) Es (mi esposa) Safiyya bint Huyay». Ellos dijeron: ‘¡Glorificado sea Dios! ¡Oh mensajero de Dios! (¿Cómo podríamos pen- sar algo malo?)’ y les afectó bastante. El Profeta (B y P) les dijo: «Satán alcanza todo el cuerpo del hombre como la sangre y yo temí que pudiese in- troducir en vuestros corazones algún mal pensa- miento».

VI • El i‘tikâf en los segundos diez días de Ramadán

983. Abû Huraira dijo: ‘El Profeta (B y P) solía hacer i‘tikâf en cada Ramadán durante diez días. El año que murió hizo i‘tikâf por veinte días de Ramadán’.

Comments