B.Juárez

Diciembre 28, 2006

Home

Nada, Benito, nada, tenemos un pie libre y el otro anclado en el pasado. Así será imposible caminar, avanzar, descubrir y progresar: sólo nos queda soñar como lo estamos haciendo ahora.

Juárez se volvió a detener. Tomó con su mano izquierda el brazo derecho de Ocampo:

          -Todo ha comenzado como un sueño, Melchor. Todo comenzó con el surgimiento de un ideal, de una esperanza, de un deseo, por más remoto que éste fuera, de modo que vamos bien. Si ya soñamos es porque tenemos algo qué construir, algo qué hacer, algo por qué luchar y mejorar, algo por qué vivir distinto al amor y a la familia. Pero si tenemos un sueño ya hemos recorrido más de la mitad del camino.

Benito. Juarez-Melchor Ocampo

México ante Dios F.M.M.