LOS ORIGENES DE NUESTRA FAMILIA


La emigración de los Martin desde Francia

Johann Kaspar Martin

      De profesión herrero, llegó en 1778 a Berna, Suiza, y compró sus derechos como ciudadano “der Lanasasscuammer” por cien escudos (huradert) el 24 d4 agosto de 1786. Tenía a la fecha de su emigración 21 años de edad.

            Es el primer antepasado documentado en la familia Martin, cuyo origen es obviamente francés-alemán. Otto Emil Martin dejó en su historia familiar constancia de ello.

 

            Descendiente del sucesor de los Condes de St. Martin, de la Francia del norte Hugonotes). Emigraron en el año 1460, primero a Franfurt a/ Main ( a orillas del río Main), cuyos descendientes llegaron más tarde a Tubinger en Wutemberg (Alemania)*

 

            Sin embargo la fecha de emigración desde Francia a Alemania no corresponde al período histórico en que los hugonotes emigraron masivamente desde Francia. Ello lo hicieron en el año 1685. Anteriormente he analizado esta situación para establecer exactamente el tiempo de la emigración de los Martin desde su país de origen, es decir, Francia.

            Johann Kaspar Martin casó con Margaritha María Muller, dando formación a la familia Martin-Müller. Es el primer grupo familiar de origen suizo. Este matrimonio tuvo tres hijos, de los cuales dos fueron mujeres. Johann Kaspar tuvo además una hija fuera del matrimonio, a la cual, en 1803, le concedió el apellido.

             El único hijo varón fue Jacob Mathías Martin-Muller, quien continuo siendo el portador del apellido Martin.

            Johann Kaspar Martin falleció a los 42 años de edad y se ignora la fecha de nacimiento y defunción de Margaritha María Müller, de quien se puede suponer era de nacionalidad Suiza.

 

 

* Tomado del texto original de Otto Martin Burri. Traducción del alemán gótico al castellano.

 

Otto Emil Martin Burri, en su introducción a la historia familiar que dejara de sus antepasados y contemporáneos, “Stambaum u Geschilechwappenn Martin” indica dos fechas importantes relativas a la emigración de los Martin. Sostiene, en primer lugar, que su ascendencia proviene de Francia y que en el año 1460 emigraron, primero a Frankfurt a/Mail ( a orillas del lago Main) y cuyos descendientes llegaron más tarde a Tubinger en Wurtember (Alemania). La segunda fecha importante que Otto Emil documenta es el año 1778, cuando su abuelo, Johann Kaspar Martin, llegó y se estableció en Suiza.

 

         Además de estas fechas, proporciona un antecedentes muy importante: los Martin eran hugonotes y aparentemente esta condición los habría obligado a emigrar. Esta opción de ser o pertenecer a la Iglesia Reformada, protestantes, se escuchó frecuentemente en nuestra niñez y obviamente constituye una base histórica cierta, apoyada en la tradición oral de la familia.

 

         Si los Martin en Francia fueron hugonotes, queda claro que la fecha entregada inicialmente, 1460, no sería el tiempo en que tuvo lugar la emigración, al menos que hubieran salido de Francia en dicho año y hubieran vuelto posteriormente, para salir de nuevo cuando se produce el éxodo de los hugonotes. La razón es simple: el nacimiento de la corriente reformista iniciada por John Calvino en Francia se ubica históricamente en el año 1562, vale decir, un siglo después de la fecha entregada por Otto Emil como período de la emigración de los Martin. Si emigraron efectivamente en 1460, las razones de este traslado de un país a otro no habría que buscarlas en motivos de orden religioso, sino más bien en la situación vivida por Francia en dicho período.

 

         Curiosamente en el año 1460, Francia, está caracterizado por una enorme tranquilidad, confianza en la autoridad civil y prosperidad económica.

En efecto, la coronación de Carlos VII recibe una devoción inusitada hacia el Monarca. A partir de 1431, fecha en que Juana de Arco  fue incinerada por los ingleses, el Rey se jugó y aprovecho esta situación política para hacer la paz con Burgundy (enclave inglés en Francia), ignorando premeditadamente su influencia en los canales diplomáticos y eclesiásticos para salvar del martirio a esta heroína francesa que había liberado militarmente Orleáns y que en Reims había hecho posible su coronación como Rey de Francia.

         La astucia del monarca permitió en la práctica que el apoyo inglés en los enclaves terminara por desmoronarse y de esta forma, el rey de fracciones territoriales, empieza a ser  el rey supremo de Francia. Aún cuando la guerra con Inglaterra estalla de nuevo en 1449, se produce una vigorosa campaña militar que incorpora Normandía y Guyenne a los territorios franceses. Por último, el triunfo de la batalla de Castillon en 1553 pone fin a la guerra de los cien años, aún cuando Caláis continuaba siendo dominio inglés. Estas anexiones territoriales, la rehabilitación de Juana de Arco como heroína francesa y las disposiciones de estos pueblos de pertenecer a Francia y no a Inglaterra, entrega hacia la persona del monarca una gran confianza de parte de la población, situación que le permite iniciar una serie de reformas tributarias, militares, y económicas, ubicando a Francia como una de las naciones más prósperas y estables de Europa en el siglo XV. Con razón los historiadores califican este período como de “recuperación y unificación de Francia”.

         Estos antecedentes permiten presumir que la fecha indicada de la emigración del o de los Martin por Otto Emil es improbable. En otras palabras, no habría habido una razón seria para ausentarse del país, ya que Francia se ubicaba económicamente sobre las naciones europeas.

         Sin embargo, teniendo en consideración el consentimiento voluntario de carácter religioso contraído con la Iglesia Reformada, de lo cual no cabe duda, la emigración desde Francia se habría producido en el año 1685.

         La razón para determinar esta fecha como el tiempo de la emigración desde Francia a Alemania y luego desde Alemania a Suiza, está fundamentada por el fenómeno político y religioso que vivió Europa en el siglo XVI, es decir la llamada Reforma.

Martin Lutero había iniciado en Alemania la Reforma Protestante a partir de 1517 con la famosa publicación de sus proclamas contra las indulgencias establecidas por la Iglesia Católica. Su posición contra el papado romano está contenida en la Confesión de Augsburgo. Este movimiento luterano tuvo en Francia muy escaso éxito. Solo logró penetrar en algunos centros comerciales como Lyons y generalmente en los sectores sociales más pobres.

         En Francia, la reforma religiosa cobra importancia con las ideas de John Calvino, teólogo francés y administrador eclesiástico, caracterizado con grandes cualidades de liderazgo político y religioso.

         Una de las mayores preocupaciones que tuvo Calvino, entre 1555 y 1564, fue introducir la reforma en su tierra natal, para lo cual supervigiló directamente la instrucción y formación de pastores o ministros que tomarían la responsabilidad de desarrollar el movimiento tanto en Francia como en la región francesa de Suiza. Calvino se propuso y así lo hizo, crear en Francia una cadena clandestina de instituciones eclesiásticas para permitir introducirse y tener influencia en la vida social y política de Francia. Para darle apoyo material a esta iniciativa, Calvino, entró directamente en la esfera política, persuadiendo a los sectores de la aristocracia y de la burguesía francesa para que se incorporaran al movimiento protestante, situación que le permitió darle solvencia y protección política a las ideas que sustentaba.

         De este modo la reforma religiosa cobró en el país vitalidad y con cierta rapidez se extendió a todos los sectores sociales de la población. En otras palabras, mientras un sector importante se alineaba y tomaba posesión al lado protestante, otro se mantenía fiel e intransigente junto al catolicismo romano. A quienes habían tomado posición por el protestantismo introducido por Calvino se les llamó, peyorativamente, Hugonotes.

         La sociedad se dividió. Las diferencias entre católicos y protestantes se acentuaron de tal forma que su diferencias no pudieron ser resueltas pacíficamente. Estas permanentes confrontaciones llevaron a Francia a una guerra civil, que con intervalos, duró 67 años, es decir, desde 1562 a 1629. A través de sucesivas y cruentas batallas, grescas, riñas y mutuas descalificaciones, la población  francesa  fue  distanciándose  de su

unidad y convirtiéndose en un nido de intolerancia que fue exacerbado por la posición autoritaria de la Iglesia Católica Romana. Ella le impuso a la autoridad del rey la segregación de los cargos públicos para protestantes y la persecución del movimiento que ya había cobrado gran envergadura al apoderarse de iglesias, colegios e instituciones benéficas. Como consecuencia de este conflicto, los historiadores contabilizan 11 conflictos armados, en cuyos desenlaces, los católicos terminaron por vencer.

         Luis XIV al tomar posesión del reino de Francia, primero bajo la regencia del Cardenal Mazarino hasta 1661, inició una violenta persecución hacia los protestantes, hugonotes, para mantener la unidad política y espiritual del reino. Esta situación produjo un éxodo masivo de franceses protestantes en el año 1685, los que se exilaron en países europeos que ofrecían a la fecha mayores niveles de tolerancia política y religiosa. El número de emigrantes franceses varía según los autores consultados. Algunos hablan de 250 mil, mientras otros ponen la cifra en 750 mil. En todo caso, no cabe la menor duda, que fue una emigración de alta proporción comparada con la población total de Francia, que poseía a la fecha menos de 20 millones de habitantes. Los Hugonotes emigraron a Prusia (Alemania), Inglaterra, Suiza, España, Sudáfrica y algunos países de América.

         Ahora bien, si los Martin eran Hugonotes (protestantes), lo más probable es que su emigración se hubiera producido en este período, es decir, en el año 1685 (año de la emigración masiva) y no en 1460 como sostiene Otto Emil Martin en su historia familiar. De acuerdo a esta cronología, podría haber sido el padre o el abuelo de Johann Kaspar Martin quien habría salido de Francia en 1685, primero a Frankfurt y luego a Tubinger, ya que Johann Kaspar llegó a Suiza en 1778, es decir, 93 años después de producidos los acontecimientos del éxodo masivo francés.

         Por último, una observación sobre el nombre de hugonotes entregado a los protestantes franceses.

         En general los autores consultados son bastante cautelosos sobre el origen etimológico de este nombre entregado a los protestantes franceses.

         La mayoría se inclina por desconocer las razones filológicas por las cuales fueron bautizados de esta forma. Sin embargo, la Enciclopedia Universal Ilustrada, Espasa-Calpe, Madrid, tomo 28, 1925, páginas 618-619, opta por recoger la interpretación entregada por Enrique Eatienne, uno de los hombres más eruditos del siglo XV. Dice este autor en su Apologie d`Hérodote (1566) que:

         “... los protestantes de Tours solían congregarse de noche en un local próximo a la puerta del rey Hugo, a quien el pueblo tenía por un espíritu y como, con ocasión de esto, un fraile hubiese dicho, en su sermón, que los luteranos habían de llamarse hugonotes, como súbditos del rey Hugo, puesto que únicamente podían salir de noche, como hacían, el apodo se hizo popular desde 1560, y por mucho tiempo se conoció por hugonotes a los protestantes franceses”.

         Otro de los autores, H.G. Koenigsberger, en su historia de Europa Moderna, 1500-1789 (página 114) sostiene que el nombre podría provenir de la palabra del alemán “Eidgenossen”, que es la expresión usada para los suizos, teniendo en consideración que Calvino estableció su cuartel central de adoctrinamiento en Suiza. Personalmente me inclino por aceptar con mayor probabilidad la primera interpretación, ya que el nombre de hugonotes fue más bien un termino peyorativo impuesto por los católicos franceses a los disidentes de la religión oficial del reino.

         He creído conveniente introducir estos comentarios con la finalidad de facilitar el contexto histórico del período en que los Martin emigraron desde Francia; situación que también presentaré en el momento de ver la emigración a Chile de Otto Emil Martin y de los Martin hacia Australia.

 Volver a:  HISTORIA DE LA FAMILIA MARTIN