Cómo aplicar TIC orientado a Educación y no
Morir en el Intento

 

    En nuestro país existen pocos o ningún seguimiento a metodologías de aplicación educativas, ya sean estas exitosas o carentes de resultados relevantes, que sirvan de modelo para aplicarla en el Aula. Un seguimiento público, podría a nivel de docentes, apoderados, en definitiva la sociedad toda, generar un debate sobre hechos concretos y no elucubraciones teóricas.

    Si bien, ya nadie se atrevería en público a poner en duda la eficacia de los TIC aplicados a la educación; sobre su implementación no existe una literatura a nivel docente que permita discutirla, adaptarla o lisa y llanamente desecharla. Al contrario, la mayoría de los proyectos está a cargo del rubro ingenieril, lo que no necesariamente comporta los elementos educativos necesarios para ser exitoso… en este sentido, empieza a resultar necesario que, o los ingenieros estudian pedagogía o los profesores estudian ingeniería… o simplemente leer este artículo.

    La experiencia se realizó durante los cuatro años en que me desempeñé como docente en un colegio Técnico Profesional de la ciudad de Santiago, con alumnos de un nivel socioeconómico medio bajo; en el cual según cifras recabadas, el 95% aproximadamente, era el primer integrante en cursar la Enseñanza Media.


Primer Año:

El Caos


    Debe ser para muchos profesores que recién egresan de las diferentes Universidades, chocante e incluso violento, enfrentarse al panorama educativo que impera en muchos colegios. El Colegio en cuestión, estaba constituido por un plantel directivo sin liderazgo ni coherencia, los aspectos administrativos eran dirigidos por un director fuertemente cuestionado, con una inspectoría general de un perfil a lo menos extraño. Como anécdota, recuerdo que uno de los inspectores de patio solía castigar a los alumnos que llegaban atrasados con flexiones o los llamados sapitos en el patio o en la sala de clases… tal vez esta conducta obedecía a que el personaje en cuestión había sido ex miembro de la fuerza Aérea y, la instrucción militar la aplica en el colegio.

    Desde el punto de vista técnico pedagógico, no existía prácticamente nada, una profesora normalista recibía planificaciones que eran fotocopias de los años anteriores; aquí, me viene al recuero otra anécdota, un colega me sugirió que todo documento que hiciera entrega en UTP, debía ser bajo firma, ya que al directivo solían perdérseles los papeles, con los consiguientes perjuicios para el docente.

    En estricto rigor, carecía de la mínima coherencia, tanto administrativa como pedagógica. Esto incidía, como es lógico suponer, en un bajísimo rendimiento y en una situación disciplinaria agobiante… los profesores que querían hacer clases, perdían más del 60% del tiempo aula en mantener “relativamente” ordenado al curso. De mas está decir, que la evaluación que se nos hacía por nuestro desempeño era por el llamado “dominio de curso”, para lo cual se nos pedía que fuéramos buenos gendarmes en vez de buenos profesores.


Segundo Año:

Investigación


    Si el primer año tendía por la fuerza de la razón a ser el último, algo hizo que persistiera en el intento. En efecto, al finalizar el año anterior, hubo un cambio radical en la administración del colegio, se renovó casi íntegramente la planta directiva, así como también llegaron al colegio una gran cantidad de profesores jóvenes. Cuál era la diferencia, tanto el director, el inspector general, la jefa técnica y el cuerpo de inspectores tutores eran un equipo. Si bien quedaron enquistados funcionarios del antiguo sistema en todos los estamentos, su poder o toma de decisiones mermó radicalmente… pasaron a ser un poder fáctico o en las sombras.

    Con la aplicación de de una administración basada en gestión de calidad, se ordenó radicalmente el colegio, permitiendo a los docentes enfocar su atención hacía un área más específica, vale decir, enseñar. El problema es cómo enseñar, cómo hacer de la sala de clases un instrumento interesante que capte la atención del alumno; recordemos que la mayoría de nuestros alumnos carecen de incentivo… la pregunta más recurrente es “¿y esto para que me va a servir? Los padres, tampoco son un gran aporte, la mayoría trabaja y no hay un seguimiento efectivo de los logros académicos de sus hijos.

    Ese año me toco desempeñarme como profesor de historia en los niveles de octavo a cuarto año medio, dado lo árido que resultan los contenidos traté de captar la atención de mis alumnos utilizando el recurso video, en efecto, en el área de la historia existe mucha producción fílmica de buena calidad que permite a los docentes del área contextualizar los contenidos. Incluso, el Departamento de Historia, que me tocó presidir logró realizar durante dos años consecutivos un ciclo de cine chileno, como una actividad para académica obligatoria para todos los cursos, en período de fiestas patrias.

    ¿Es el video un método efectivo de aprendizaje? no voy a entrar en el tema en este artículo, permítanme sí una observación en la cual debemos usar la imaginación. Supongamos que 5 minutos antes de salir a recreo soltamos un fiero león el patio principal de un colegio, desde la sala de clases los alumnos se agolpan en las ventanas viendo impactados la escena, 5 minutos después tocan el timbre de recreo, ¿cuántos alumnos, por su propia voluntad saldrían a recreo? Lo más probable que ninguno, ¿de donde viene el conocimiento efectivo del peligro? de las visitas guiadas al zoológico, de los contenidos en clases de ciencias naturales… lo más probable es que se haya extraído de algún programa de TV sobre el reino animal. El punto es, gran cantidad del conocimiento que acumulamos lo henos extraído de los medio audio visuales. Educamos a una generación de jóvenes que, cuando llega a primero medio, tiene largas horas de televisión en el cuerpo… tal vez demasiadas.

    Al respecto, realicé una experiencia de campo que me sirvió para iluminar los procedimientos siguientes. Es claro que nuestros alumnos tienen un bajísimo nivel de comprensión lectora, lo que se ha llamado técnicamente “analfabetismo funcional”. Al respecto, con un cuarto año medio en el contenido de Guerra Fría, específicamente la Guerra de Vietnam se realizó el siguiente ejercicio:

    Bajé de Internet el guión completo de la película de “Born to Kill”, caratulada en Chile como “Cara de Guerra”, del afamado director Stanley Kubrick; tomé el guión y lo adapté como obra de teatro. Para los que han visto este film, se recordarán que tiene una gran cantidad de diálogos por lo cual nuestra obra de teatro resultó de cerca de 60 páginas tamaño carta con letra ntr de 12 Pts., con algunas ilustraciones para no hacer tan pesado el texto. Multicopié el texto por el número de alumnos del curso (37) y se los entregué indicándoles que tendrían control de lectura en dos semanas más; básicamente, seguí el mismo procedimiento que haría cualquier profesor de Lenguaje y Comunicación. El resultado fue el esperado, 75% de notas deficientes (bajo cuatro) y la nota superior un 5.5 (con una escala de un 60%).

    Inmediatamente, después de entregar los resultados, se exhibió el film que tiene una duración de 118 min. (que excede en 28 minutos las 2 Hrs. pedagógicas que el ramo generalmente tiene). El resultado fue llamativo, se vio íntegramente la película, a petición de los alumnos se ocupó el recreo y se pidió el tiempo restante al colega que venía a continuación (curiosamente de leng. y com.). Inmediatamente después, se aplicó otra evaluación, donde los resultados fueron a lo menos interesantes, 92% de notas sobre cuatro, con un 52% sobre 5.0, con una escala evaluativa de 50%.

    Al respecto caben las siguientes preguntas, ¿aprenden mejor los alumnos cuando existe un soporte visual? Si el texto que estaba en soporte de papel era el mismo que el de los subtítulos electrónico… ¿tienen comprensión de lectura los alumnos o es sólo desinterés? Convengamos que para entender la película había que leer.

    Dificultades enfrentadas: 1°, claramente los colegios no cuentan con videotecas apropiadas ( incluso los textos del Ministerio recomiendan películas, las que brillan por su ausencia en bibliotecas); 2°, el establecimiento cuenta con un viejísimo TV de 29 pulgadas con un pésimo sistema de sonido; 3°, existe la opinión generalizada en que llevar a un curso a ver un film, es una forma de sacar la vuelta para no hacer clases, situación que sucede bastante a menudo; y 4°, la mayoría de lo jefes técnicos no tienen un criterio cinematográfico para dirimir qué materiales son relevantes y cuáles no.


Tercer año:

Las primeras prácticas.


    En razón de de mi esperticie legal, la dirección me encomendó hacerme cargo de todos los ramos de normativa del Comercial en que trabaja; como condición puse que se me entregara a lo menos un 4° año en el área de historia, para seguir con la experimentación. Debo señalar al respecto, que en este artículo abordaré sólo el trabajo realizado en historia para no cansar al lector; sin perjuicio de lo cual, el trabajo en normativa tuvo el mismo hilo conductor.

    Por ese año, hizo aparición el colegio un aparato nuevo: “el proyector digital”… “él”.

    Debido a los logros obtenidos el año anterior y, con la nueva tecnología incorporada, empecé a realizar una serie de trabajos en power point (pp), alusivo a las siguientes áreas: 1° Guerra Mundial, 2° Guerra Mundial, Guerra Fría. Estas presentaciones, estaban compuestas por sonidos, imágenes y videos; cada una de estos pp. eran un resumen final de cada contenido lectivo. El resultado fue particularmente interesante, los alumnos esperaban la presentación para aclarar dudas, creciendo ostensiblemente el nivel de motivación. Al respecto, permítanme un ejemplo, Ud. puede hablar en extenso sobre el holocausto judío en la 2° Guerra Mundial, mostrar cifras hacer correr por la sala imágenes… pero si Ud. inserta un video auténtico donde una grúa apila un montón de cadáveres famélicos… créame la reacción es diferente.

    Dificultades: Si Ud realiza un pp. con esquemas (mapa conceptual) y algunas fotos, no tendrá mayor problema desde el punto de vista tecnológico; pero, si Ud introduce sonidos, como I have the dreams de Luther King o el video de la bomba atómica explosionando sobre Hiroshima, lo más probable que el PC del colegio no cumpla los requerimientos… con suerte los PC de escuela son unos pentium III de 64 mb. en RAM, resultado: Ud. trabajó largo rato en la presentación, la coloca y no puede darla… frustración.

    Por otra parte, se ha empezado a generalizar una práctica desformativa en el uso del proyector; por ejemplo, el profesor que se da cuenta que en vez de escribir la materia en el pizarrón, la tira al proyector y le dice a los alumnos: escriban. Debo consignar que en los años que realicé esta experiencia siempre tuve el apoyo de UTP, situación que considero privilegiada debido a la escasa cantidad de proyectores que existen en los colegios.


Cuarto Año:

Los resultados


    El colegio en el cual me desempeñaba, producto de la atinada norma del Mins. de Educación, en relación la acreditación de las especialidades de los liceos técnicos profesionales, se vio en la obligación de construir un nuevo taller computacional. Este dato no es menor, debido a que, como indiqué anteriormente, me desempeñaba como profesor de normativa, por lo cual tenía durante semana por medio 2 horas en el referido taller (el taller estaba compuesto de un servidor central, un proyector y 20 PCs, repartidos en dos alumnos por computador).

    El sistema que había implementado me permitió que los alumnos tuvieran un mayor interés en la historia, pero siempre estaba aquel conocimiento duro que el joven debía adquirir, ya sea por intermedio de guías o el odioso dictado (ya que los alumnos carecían de la habilidad de tomar apuntes).

    La solución ideada fue básica, implementé una página web, donde se encontraban los contenidos mínimos que ellos debían manejar; se buscó un servidor gratuito (http://personales.com/chile/santiago/Elprofe) donde se exhibían los contenidos con abundantes actividades y material gráfico.

    Los alumnos podían ir a estudiar a la web, imprimir y multicopiar los contenidos… no necesitaban cuadernos; la materia estaba en exhibición para todos: jefes técnicos, apoderados, sostenedores, etc. Cada actividad se cerraba con una presentación pp mejorada (el suscribiente, tuvo que comprar un computador portátil acorde a los requerimiento técnicos).

    En un principios los alumnos se sentían extrañados, alguno comentó que en la clase no se hacía nada; claro, no necesitaban escribir, se llegaba a la clase a resolver dudas y a ampliar el conocimiento.

    Dificultades: La mayoría de los colegios tienen pocos medios tecnológicos a ocupar, es difícil que un profesor pueda adquirir un notebook de calidad, los docentes requieren ciertas habilidad en el manejo de programas computacionales que no fueron cubiertos por el curso ENLACES, no existen incentivos claros y efectivos por parte de los sostenedores para estimular estos tipos de trabajos.

    Resultados: El nivel de los alumnos mejoró ostensiblemente en el ramo y en el colegio, claramente los puntajes en historia en la PSU fueron notoriamente superiores a los años anteriores; utilizando este sistema, con alumnos de 7° a 4° año medio, llegamos a las semifinales del Torneo de Debates organizado por el MINEDUC, dejando en el camino al Liceo Lastarría. Los alumnos terminaron leyendo textos históricos de alta complejidad (ver página web), mejoró la autoestima intelectual de los alumnos, creándose una iniciativa por estudiar Pedagogía en Historia y Derecho.


Conclusiones


    No cabe duda que generar TIC orientados a la educación favorece y facilita la comprensión y estimulación de los alumnos, permite trasparentar los contenidos a las autoridades, apoderados y al Ministerio. Cada uno de estos actores sabría en cualquier momento qué está aprendiendo el alumno; la pregunta es, está preparado nuestro sistema educativo para caminar hacia los TICs educativos. A esta pregunta básica, habría que contestar con una rotunda afirmación o en subsidio con un “debiera”; lo que pretendo, desde mi perspectiva, es plantear las soluciones que deberían tomarse para crear este clima educativo; en el cual el MINEDUC debería tomar partido, basado en el hecho que tanto la educación pública como la particular subvencionada es financiado por todos los contribuyentes.

1. Administrativo: Resulta fundamental que tanto los colegios públicos como los subvencionados tengan niveles organizativos basados en gestión de calidad, una institución que funciona fluidamente en la administración docente y en lo técnico pedagógico genera un clima apropiado para hacer intervenciones de carácter pedagógico. En términos generales nuestros docentes son hombres y mujeres honestos que tienen claro que su función y tarea es la enseñanza, pero, cuando se ven enfrentados a climas semi feudales con administraciones incoherentes y absolutistas, donde se transforman en verdaderos gendarmes dirigidos por individuos muchas veces incompetentes. Cuando se los califica muchas veces por su grado de connivencia o docilidad con los dueños o autoridades, es difícil pedirles demasiado.

2. Remunerativo: Es fundamental cambiar el eje mediante el cual se ha movido la situación remunerativa del mundo docente. Resulta imperioso aplicar la Remuneración por Desempeño; debe mantenerse el mínimo, pero generar una instancia transparente donde la buena calificación docente importe necesariamente una mejor remuneración. Para lograr este objetivo, es fundamental una administración responsable que de garantías a todos los estamentos vivos de una institución educacional.

3. Infraestructura: El año 2004, el MINEDUC obligó a todos Colegios Técnico Profesional a acreditar sus especialidades; vale decir si un Técnico que había funcionado 20 años impartiendo la especialidad de administración, en ese momento debía demostrar con pruebas tangibles que estaba en condiciones de seguir impartiéndola. Esto obligó a los sostenedores a hacer algo que no habían hecho hasta ahora, invertir en infraestructura. Esta instancia, se debe hacer en toda la educación que recibe fondos del Estado. Una educación basada en TIC orientados a la educación, requiere implementar salas de clases o laboratorios multimediales, con computadores con una configuración actualizada a los requerimientos del mundo tecnológico, proyectores digitales, programas acordes a las necesidades y videotecas con títulos seleccionados por su calidad.

4. Competencias tecnológicas: Creo no pecar de ingenuo al decir que la mayoría de los profesores posee un PC en su hogar, pero ¿lo vincula como una herramienta de trabajo? Se deben generar cursos orientados al manejo de programas enfocados a la educación de nivel básico, medio y superior en diseño de páginas web, animaciones, transparencias y presentaciones. Estos cursos deben tener un carácter obligatorio y gratuito, con el fin que después de un año de aplicados los cursos sea un requisito obligatorio para hacer clases, tener una certificación digital enfocada al área de la educación.

    Con este artículo no he querido entrar en la filosofía del cómo enseñar, sólo contar una experiencia y tratar de abordar algunas soluciones. Tengo la impresión que sobre pedagogía y los TIC orientados a la educación ya se ha escrito demasiado, se acabó la hora de filosofar es tiempo de ponerse a trabajar en serio. En este sentido, la principal responsabilidad recae en el Estado, ya que este maneja nuestros recursos, los que muchos de ellos van destinados a la educación.

    Por último y, como una anécdota, me gustaría decir que tanto directivos el profesor relatante en conjunto con otros fuimos despedidos de la institución… la verdad, nunca quisimos preguntar por qué... así es nuestra educación.