Santiago, 

Comuna Vertedero


 

Nadie duda que el trabajo edilicio es una labor compleja que requiere un alto grado de expertise administrativa, capacidad de emprender proyectos innovadores y conocimientos técnicos. Por esto, cuando no se tienen estas competencias, los resultados saltan peligrosamente a la vista y en este caso también al olfato.

Este es el caso de la Municipalidad de Santiago y su flamante alcalde, Raúl Alcaíno. Es extraño, pero este ingeniero civil, digno representante de la clase no-política, ha demostrado una total incompetencia en el manejo de algo a lo cual uno consideraría una de sus mayores fortalezas, vale decir la basura.

En efecto, el 18 de julio de 2005, el edil, cambió la modalidad diaria de retiro de basura por uno diferido de carácter domiciliario. Para implementar el plan, retiró 3000 contenedores de las calles, medida que generó un amplio debate en la comuna el que fue salvado reinstalando los contenedores, pero manteniendo la recolección diferida. El problema radica en que todo cambio de hábitos en la población, éste debe ir acompañado de políticas educativas, de fiscalización y sanciones si son necesarias.
 

Perros vagos y Palomas


    Si bien, el alcalde logró reducir costos limitando los retiros de basura, al no existir debida información, fiscalizaciones y sanciones, está generando un grave problema ambiental. Esto, debido a que un porcentaje importante de sus habitantes sigue depositando bolsas de basura diariamente en las calles; muchos de ellos, aduciendo que las casas no cuentan con patios o lugares para guardar los deshechos. Santiago Centro, es una de las comunas con mayor número de perros vagos, éstos deambulan pacíficamente por el día, pero en las noches se concentran en verdaderas jaurías que espantan a los transeúntes y se alimentan de los desperdicios domiciliarios, que expanden por toda la calle. Esta situación, no solo rompe con la estética de barrios históricos, si no que ha atraído la presencia de enjambres de palomas y ratas. En efecto, estas aves que por disposición del año 2002 el SAG les dio carácter de plaga, se solazan comiendo en calles infectadas de basura. La concentración de palomas es de tal envergadura en la comuna, que están produciendo problemas serios a la infraestrura, suelen anidar en los techos provocando infecciones y rotura de los mismos, en ductos de ventilación y calefones. 

Las calles de Santiago Centro, se han vuelto sucias y malolientes debido a que los equipos de limpieza de la Municipalidad no dan abasto para limpiar la basura, que en conjunto con las heces de palomas y perros adornan el espacio urbano, transformándose en una comuna vertedero.

Son muchas las personas que han decidido fijar residencia en esta comuna, atraídos principalmente por los beneficios de conectividad, servicios urbanos y la belleza arquitectónica del casco antiguo; pero, claramente la gestión de Alcaíno es una invitación a salir del sector.

Santiago Centro, 27 de Octubre de 2006