Hablan los Profesores

9 de Noviembre de 2006 

 El número 3 de la “RevistaUDP”*, editada por la Universidad Diego Portales, viene dedicado íntegramente al tema educativo. Dentro de los interesantes artículos que vienen en ella, hemos extractado los testimonios de dos profesores que nos muestran las profundas diferencias que existen en nuestro sistema educativo. De las palabras de los docentes, no sólo se desprenden diferentes filosofías, sino también las dos caras de un país profundamente poco equitativo.

  
 
Renato Fuentes

Profesor de Lenguaje
Colegio Politécnico Los Héroes de La Florida.
En este colegio hay muchas carencias, no hay biblioteca, no hay laboratorios, no hay gimnasio adecuado, pero el problema de fondo es el entorno en que viven los muchachos. Llegan a la casa y están solos, porque los padres trabajan, si es que tienen papas. Muchos no tienen padre o el padre está en la cárcel, otros no viven con sus padres biológicos, son adoptados o recogidos. Algunos roban, incluso dentro del colegio. Otros cometen abusos. El año pasado un profesor de biología duró un solo día por que el Fredy, un cabro de acá, le pegó un cachamal súper fuerte en la cabeza. El profe, llorando, dijo, “yo no aguanto estas cosas” y se fue. Acá los alumnos sn brígidos. Yo me demoro un cuarto de la clase solo en hacerlos callar y la mayoría de los alumnos va en la segunda hoja de anotaciones, y eso que estamos recién promediando el primer semestre. Aquí, compadre, los profes somos héroes. Trabajamos con alumnos irrespetuosos, que no te toman en cuenta, que te gritan, que te faltan el respeto, que te tiran papeles.

Para mí, hay dos problemas fundamentales: el primero es que se necesita una fuerte inyección de recursos, y el segundo es un asunto emotivo. Acá, casi todos los muchachos van a salir a trabajar, uno o dos van a dar la PSU y uno o ninguno va a entrar a la Universidad. Yo les digo: “Compadre, ser exitoso no es tener plata, es ser buena persona y darle una buena educación a tus hijos”.

  
 
Cristine Yeomans

Profesora de Historia
Grange School de La Reina.
A veces es difícil justificar el hacer clases a los niños que tienen mejores condiciones económicas, pero para mí es sumamente importante, porque muchos van a ser líderes en sus áreas el día de mañana, y si uno los puede formar con valores, en las habilidades, en tolerancia, en pensamiento crítico, el impacto que van a tener en la vida de mucha gente es enorme. Creo que el sistema completo de educación en Chile es muy limitante. El currículum nacional, aunque sea de contenidos mínimos, es absolutamente restrictivo y amenaza las iniciativas de superación de calidad, dada la gran cantidad de contenidos que hay que pasar de primero a cuarto medio por la PSU. Pero también hay algo mayor, es que la sociedad da excesiva valoración a cierto tipo de carreras, y no te contratan si tú no eres ingeniero comercial de la católica o la Chile. Entonces, el mundo laboral es muy restrictivo y la posibilidad de que los niños se desarrollen en áreas diferentes no se da. En Inglaterra o Estados Unidos tú puedes estudiar historia en la Universidad y después te contratan en un banco, o estudias literatura y terminas trabajando en un organismo de gobierno. Otro punto es la preparación de los profesores. Si tú quieres hacer una buena evaluación del aprendizaje e incentivar a los niños, no puedes hacer 30 horas** frente al curso trabajando mañana y tarde. Además de aumentarle el sueldo al profesor, hay que mejorar sus condiciones de trabajo, darle tiempo para que se prepare. Aquí juega un rol muy importante la educación de los profesores, que yo considero muy mala. Las facultades de educación no están entregando herramientas para hacer frente a la educación moderna. A mí me pasó que gran parte de mi educación universitaria fue irrelevante. Aparte de los contenidos, me dijeron muy pocas cosas que en la práctica me sirvieron para ser profesora.
 

* RevistaUDP, Pensamiento y Cultura, publicación trimestral, año 2 número 3, dirigida por Carlos Peña. Valor $ 3000. Biblioteca Universitaria (Ejército 278).

 ** La jornada promedio de un profesor, para percibir $ 450.000 promedio mensuales es de 44 horas semanales, con dos horas de colaboración.