La evolución de Calpurnia Tate

TITULO: La evolución de Carpulnia Tate

AUTOR: Jacqueline Kelly

Traducción de Isabel Margelí

EDITORIAL: Rocaeditorial

LUGAR Y AÑO DE EDICIÓN: Barcelona,  2010

NÚMERO DE PÁGINAS: 268

GÉNERO: Narrativa juvenil

 

 

 

1.- ARGUMENTO

Los acontecimientos transcurren a finales del siglo XIX en el seno de una conservadora familia de Texas dedicada a la producción de algodón. Calpurnia Tate, Callie Vee para sus amigos, es la única chica entre seis hermanos Con sus once años, está destinada a ser, como su madre, una mujer eficiente que en el futuro se haga cargo de su familia, por eso, algunas de sus  obligaciones son asistir a clases de piano con la señorita Brown, hacer calcetines para sus hermanos y aprender a cocinar.

Sin embargo, ella prefiere corretear por el campo y por el río observando la naturaleza. El de 1899 era un verano asfixiante y la naturaleza se veía influida por la canícula. Callie observa como al lado de unos saltamontes verdes y pequeños conviven otros más grandes y amarillos que nunca había visto hasta ese momento. Nadie es capaz de explicarle este extraño fenómeno. Sin embargo, su curiosidad la lleva a hacer algo que sus hermanos no serían capaces de hacer: se atreve a molestar a su abuelo, un viejo huraño que vive recluido en un pequeño laboratorio en el que intenta, sin demasiado éxito, destilar pacanas para hacer licor. Poco a poco descubre que su abuelo no es tan insociable como ella se había imaginado. Él te presta un libro que Calpurnia deseaba leer: El origen de las especies, y ella descubre por sí misma el misterio de los saltamontes verdes y amarillos. Nace así una estrecha relación que impregna toda la obra. Juntos incluso llegarán a descubrir una nueva especie vegetal, un algarrobo que llevará el nombre de la familia, Vicia Tateii.  Mientras Calpurnia intenta sortear con desigual éxito las tareas encomendadas con su madre, aprenderá a observar la Naturaleza y a sacar sus propias conclusiones, no solo del comportamiento de esta, sino también del comportamiento de los seres humanos que la rodean: sus padres; Viola, la infatigable cocinera negra; su amiga Lula, que se prepara dócilmente para ser la señorita que su madre espera que sea; los hermanos, que empiezan a sentir la llamada del sexo y del amor. Callie observa todos estos hechos confusa pero sintiendo que debe seguir su propio camino.

 

2.- VALORACIÓN

La originalidad de este libro reside en que cada capítulo comienza con una cita del clásico de Charles Darwin El origen de las especies, libro que el abuelo presta a Callie aunque a esta le parece muy difícil de entender.

Por lo demás, y a pesar de la campaña de marketing en la que se pueden leer alabanzas como: «La evolución de Calpurnia Tate es la novela más deliciosa que he leído en muchos, muchos años… La lucha de Callie porque le permitan tener curiosidad intelectual resulta refrescante, divertida y muy acertada incluso para la época en que vivimos.» —The New Yorker,  esta no deja de ser una novela juvenil, eso sí, refrescante y agradable de leer, con una protagonista con inquietudes personales e intelectuales que la hacen enfrentarse a la cerrada sociedad en la que le tocó vivir. El libro resulta entretenido y divertido, ya que, a pesar de situar los hechos en una sociedad encorsetada y puritana,  al estar narrado desde un punto de vista infantil y al ser sus protagonistas niños y adolescentes, los asuntos serios son percibidos por ellos  desdramatizados y, al contrario, asuntos que resultarían banales para un adulto se convierten en auténticos dramas infantiles.  Ejemplo del primer caso sería la primera relación sentimental  del hermano mayor, Harry, con una estirada muchacha que no gusta a la familia (Capítulo 7: Harry se echa novia). Callie, inconscientemente, y el abuelo, sabedor de lo que hace, conseguirán dar al traste con dicha relación. Ejemplo del segundo caso sería el capítulo 22, Acción de gracias, en el que se cuenta como el cuidado de los pavos que se sacrificarán en la cena de Acción de Gracias es encomendado a uno de los pequeños, Travis, que se encariña tanto con los animales que se niega vehementemente a que la familia se coma sus mascotas.

La novela está dividida en  28 capítulos relativamente cortos, por lo que su lectura para un público juvenil resulta fácil.

 

3.- EL AUTOR Y SU OBRA

Jacqueline Kelly es una escritora americana nacida en Nueva Zelanda de la que apenas conocemos nada, ya que esta es su primera novela. Pueden consultarse algunos datos sobre su biografía y su obra en la página web (en inglés): http://www.jacquelinekelly.com/index.html

 

 

4.- NIVELES A LOS QUE VA DIRIGIDO EL LIBRO

En un libro con un lenguaje y una organización de contenido sencillos, que puede ser leído con agrado por cualquier alumno de secundaria, aunque sus 268 páginas lo hacen recomendable para el segundo ciclo.

 

5.- MATERIAS EN LAS QUE PUEDE SER DE UTILIDAD

Lengua Castellana y Literatura.

Ciencias Naturales.

Ciencias Sociales.

 

6.- PROPUESTAS DE TRABAJO

Se puede prestar atención a los siguientes aspectos para comentarlos y desarrollarlos en clase:

§    La acción se desarrolla en el último año del siglo XIX. De hecho  la

narración termina el primer día del año 1900. A lo largo del libro se hace referencia a algunos inventos que resultaban asombrosos en aquella época. El capítulo 16  se dedica a la llegada del teléfono a la pequeña población de Festress.  El hecho se convierte en todo un acontecimiento local. Lo que más impresiona a Calpurnia es que Magie Medlin, la operadora, ganará su propio dinero y podrá ser una mujer independiente.

En el capítulo 23, durante la feria de Fentress  el abuelo ve por primera vez un coche.  Tanto él como su nieta se montan en el vehículo. Poseer uno será desde entonces el mayor deseo del anciano.

 

§     Los hechos se sitúan en  la Norteamérica profunda, en Texas, en una época

en la que aún el hombre negro estaba sometido al blanco. Aunque los padres de Callie aprecian a sus criados y valoran su trabajo,  las condiciones laborales de estos siguen siendo  duras. Viola, la cocinera, dedica su vida a elaborar exquisitos  platos para los diez miembros de la familia. Ella parece estar contenta con su suerte y se escandaliza cuando ve a Callie trabajar con un rozón (“¿Se puede saber qué te pasa? ¿Es que has perdido el juicio? Actuando como si fueras negra...”, Capítulo 14).

 

§     Lecturas de la protagonista:

Calpurnia es la única de los siete hermanos que tiene acceso a la biblioteca

del abuelo. Gracias a sus recomendaciones se aficiona a leer. En el libro la protagonista - narradora hace algunas menciones a personajes literarios:

Página 167:”La única cara alegre era la del abuelito, que sonreía como el gato de Cheshire”

Página 171: “Yo me imaginaba que un Rumpelstiltskin malévolo se colaba de noche en mi habitación y deshacía lo que yo había hecho bien, y convertía el oro de mi esfuerzo en una basura patética con su rueda perversa que hilaba hacia atrás”.

Página 174: “Con gran satisfacción iba masticando, por decirlo así, los ejemplares de Dickens del abuelito, y ya había llegado hasta Oliver Twist.”

Página 178: “Yo estaba en mi cuarto leyendo el ejemplar del abuelito de Historia de dos ciudades.

Página 227: “Otra vez me echaban. Aun así, la idea de acurrucarme con La isla del tesoro y un paño frío no estaba tan mal.”

 

§     Callie ha nacido en una sociedad en la que el papel destinado a la mujer

está claro: debe prepararse para ser una buena esposa y madre. Así lo desea su madre y así lo asume su mejor amiga Lula Gates. Sin embargo, Callie quiere ser científica e ir a la universidad, aunque se siente incapaz de comentar este pensamiento con nadie.

 

7.- EL LIBRO POR DENTRO

En el capítulo  18, Callie debe aprender a cocinar, ya que su madre, en un futuro cada vez más cercano,  desea presentarla en sociedad para que encuentre marido. Las habilidades en la cocina son fundamentales para un futuro éxito matrimonial, pero Callie no lo tiene tan claro:

Mi tiempo con el abuelito se escurría mientras la rueda de la factoría doméstica cobraba velocidad, machacando su principal materia prima –que era yo- en pedacitos cada vez más pequeños.

  - Calpurnia –me llamó mamá desde el pie de la escalera, con ese tono peculiar que yo ya temía-, te estamos esperando en la cocina.

   Yo estaba en mi cuarto leyendo el ejemplar del abuelito de Historia de dos ciudades. Lo dejé a un lado sin responder.

   - Sé que estás ahí arriba –insistió mamá- y sé que puedes oírme. Baja.

   Suspiré, coloqué en el libro una vieja cinta de pelo como punto de lectura y bajé sin ganas. Era como la aristócrata condenada que va hacia el patíbulo con la cabeza bien alta. Cosa que habría suido muchísimo mejor...

   - No hay necesidad de poner esa cara –señaló mamá cuando entré en la cocina donde ella y Viola me esperaban sentadas a la mesa de pino-. Sólo es una clase de cocina.

   Sobre la mesa había la tabla de mármol, el tarro de azúcar, un rodillo, un cuenco grande de manzanas verdes y un limón amarillo brillante. Y un libro. Eso me animó, hasta que vi cuál era.

   - Mira –dijo mamá-, mi libro de cocina de Fanny Farmer. Te lo presto hasta que tengas tu propio ejemplar. Contiene todo lo que puedes necesitar.

   Lo dudaba. Me lo ofreció de la misma manera que mi abuelo me había entregado su libro, el otro, hacía sólo unos meses.

 

 En el Capítulo 25  Callie narra la ilusión de todos al recibir sus regalos de Nochebuena. Ella abre con expectación los suyos:

“¿Y a mí que me regalaron? Los pequeños me dieron una bolsa de caramelos arrugada, y los mayores, cintas nuevas para el pelo. Mis padres me regalaron un hermoso medallón de plata con las iniciales grabadas. Y aún había otro regalo para mí: me pareció que era un libro, aún envuelto en papel marrón. Qué bien, un libro. Sería estupendo añadir otro a la pequeña biblioteca que ya acumulaba en el estante de encima de mi cama. El ejemplar era tan grueso y pesado que supe que era algún tipo de obra de consulta, un libro de texto o quizá incluso una enciclopedia. Al quitar el rígido papel, vi  la palabra Ciencia impresa con florituras.

   -Oh – exclamé.

¡Qué maravilla! Pero mejor aún que la realidad palpable del libro en mi mano era el afortunado hecho de que mis padres entendieran al fin qué clase de nutrientes necesitaba yo para sobrevivir. Les dediqué a ambos  una sonrisa radiante. Ellos me la devolvieron y asistieron. Rasgué el papel y descubrí el título entero: La ciencia de las amas de casa.

Comments