La Radio L.T. 41







Autor: Horacio Alippi

Comenzamos la jornada,

Mercedes en plena acción,

y Mancini con entradas

desde nuestra Redacción.


Micheloud, que todo acota,

analiza la cuestión;

y Fiorotto, en la consola,

hace muy bien su función.

Y por si eso fuera poco,

con su vasto y gran temario,

desayunamos con Petty

acompañada de Mario.

Todo pasa con presteza,

la Radio es algo vital,

y con Roberto Fariña

informa la capital.

Hay gente que a esto de hablar

lo lleva impreso en el alma,

si no cree escúchelos

a Luis Usle y a Lapalma.

Pero si ama lo campero,

con guitarreada y baguales,

dedíquele su atención

a lo que dice Morales.

Para agilizar sus ventas

o comprar más y mejor,

pida que haga sus ofertas

el gran Carmelo Muñoz.

Si lo enamora la música,

con un amor sin igual,

deléitese con Bonilla

y su Expreso Musical.

Aunque en éste solo rubro

tiene usted muchas opciones:

A la hora del regreso

o escuchando “Vibraciones”.

Y si quiere más compases

a los papeles me voy,

completamos la jornada

escuchando “Disco-Show”.

Para rematar la cosa

el domingo es excepción,

porque más que un gran programa

tiene en verdad un programón.

Y después de la tangueada,

donde Velásquez se afina,

nos conduce el “NegroAraoz

por sus Huellas Argentinas.

El deporte aquí es tratado

con cordura y corrección,

Cacho Roldán con su equipo,

Serorena y Bonzón.

Con excelentes laderos,

pa’ muestra basta con tres,

Pancho Grecco, Casenave,

Carlos Máximo Biré.

En estos humildes versos

todo el accionar resumo

de es gran radio local

Ele Te Cuarenta y Uno.

Post Data:

Y saco en mi “popurrí”

mientras me duren las pilas,

a la voz de Luis Recalde

y en consola, Capdevilla.