16-Año III                     De   Viajes


Conózcamos  mágicos lugares de la mano de amigos que nos invitan a "viajar" con la imaginación...

 

< INICIO >

por

Emilio Medina Muñoz

 

 Viaje a Burgos y Valladolid. 

Día 15 por la mañana.

 

A las nueve nos juntamos

para iniciar la jornada

de visitar los lugares

de bodegas y de casas.

Aranda de Duero es,

la primera visitada

construida sobre un monte

todo hueco por la azada.

En cada casa bodega

que en el suelo es excavada.

Como las parras prosperan

el vino se fabricaba

y se ponía en barricas

que en la cueva, eran guardadas.

Cuando se hicieron bodegas

de otra manera al usarlas,

las cuevas se macizaron

para conservar la casa.

Ahora, en estos tiempos

se recuperan las cuevas,

para visita viajera

o para peñas en juerga.

Andando y ya visto esto,

Gloria nos lleva y se empeña

en mirar Santa Maria

labrados ricos en piedra.

Simón de Colonia narra

en arte vida de Cristo;

en escudos ya se ha visto

de quien pagó todo esto.

Los escudos de Fernando

e Isabel, mandan lo mismo,

alardean de su gloria

o del oro en suministro.

Tres naves con un crucero

bajo la torre románica,

un pulpito plateresco

y vamonos, que aquí se acaba.

Paseo por ver el pueblo,

ese que el Dueño lo baña;

en un bar que al paso está

se paran a descansar

y la tripa, se avitualla.

El bus hacia Peñaranda,

de Duero, naturalmente;

Palacio de Avellaneda,…

¡ que pasta tenía esta gente!.

De la Duquesa de Alba

ha sido hasta reciente

y ahora ha devuelto al pueblo

¿pagando, por ir a verle?.

Detrás de una gran portada

se abre un amplio portal;

una puerta da hasta un patio

y allí, su belleza está.

La guía de este recinto

se tiene que cabrear

con un señor insistente

que la quiere retratar.

A ella no; era muy fea,

al palacio, nada mas.

Aunque mucho protesto,

las fotos, podéis mirar.

La belleza, no se cuenta;

para poderla apreciar

hay que gastarse los euros

para poderla admirar.

¿ Como cuento yo ese techo

de artesonado que está

pareciendo muy “picudo”,

cuando muy planito está  ?.

¡ Que arte sus galerías

de capiteles y fustes!,

¡que bellísimos  salones;

que escalera!, ¡ gran disfrute !.

Merece un paseo el pueblo

por sus calles y sus casas;

de madera y argamasa

mezcla de barro en los pies

de adobes con mucha paja.

Comimos sobre la marcha

en un hotel del camino;

esta tarde es en Silos

donde veremos la casa.

 

 

 


Viaje a Burgos y Valladolid.

En la tarde del día 15.

 

 

Después de la comida hecha,

café u hojas de tilo,

se llega al ciprés de Silos

y la puerta no está abierta

que los monjes se han dormido.

Un estanque a la llegada

con agua muy milagrosa:

echas euros y pides cosas

y  a esperar la milagrada

de que se pierda tu esposa.

Un antiguo lavadero

de mujeres hacendosas

lavaban allí sus cosas

y hablaban al panadero

de hacer sus cosas hermosas.

Al fin, la puerta se abre;

aparece una persona

- otra guía bacalada-,

que no parece una rosa.

Directo al claustro nos lleva;

es la parte mas hermosa

de este convento de frailes

que en Gregoriano pregonan.

A los frailes, no los vemos;

si vemos tienda con obras

para vender al cristiano

al que le guste tal cosa.

Belleza total del arte

en este claustro de asoma,

disfrutando de las luces

y degustando sus sombras.

En las esquinas del claustro,

la Biblia, cuenta sus cosas

y dicen que aquí los frailes,

rezan, mirando las formas.

El celebérrimo árbol

que en un rincón se reposa

después de la cirugía

para asegurar su sombra.

Ciento veinticinco años

se recrean en su historia

y lo han dejado dispuesto

para continuar su gloria.

En el museo del arte

a Juan, el viajero solo,

le ha dado una lipotimia

y rueda al suelo por el coro.

Las carreras, las llamadas;

aparece un lego y lleva,

un vaso de dulce agua

por si diabético fuera.

Al momento, se incorpora:

Gloria lo quiere llevar

a verlo en el hospital

y Juan a lo cual, se niega.

La excursión se deja aquí,

pues el animo ha caído

asustados como amigos

de este señor de Madrid.

Regresamos al hotel;

la tarde se ha vuelto mala

hace un aire despiadado

y se acaba la jornada.

Pendiente esta Covarrubias

para poder visitarla.

 

  

 

  

 

 

 ---------------------------------

parapapa240143@gmail.com