16 - Año III               Poema I


Fanny Jaretón

 

Volver

PORFÍA


 

 

Señor:

Tú que reinas en el cielo

como en la tierra

dime que no es cierto

lo que mis ojos oprimidos

están obligados a ver sin renunciar.

Dime Señor, que no son esas niñas

que apenas dejan sus muñecas

las mismas que ofrecen sus boquitas

las manos, lo otro en prostitución.

Dime Señor, que el pan duro de cada día

que nos dan los basureros ecológicos

son el manjar de esos niños que piden

y piden y que por más que piden

"les será dado" dijiste Señor.

Dime que no es verdad,

¡que no puede ser verdad!

que los cuerpos de niños mutilados

que se ven en primeras planas


de las noticias ¡todas Señor!

sirven de escudo para sus mayores,

esos monstruos de pie de barro

que con imá-gen-es de sangre de su sangre

se sepultan manchando la verdad con impudicia.

Dime Señor, respóndele a este corazón probado

tantas veces por la fe

que cuando anunciaste que los niños vinieron

para salvar al mundo

no te referías a esta barbarie.

Dímelo Señor ¡dímelo!

Vuelvo al futuro

para que Ese que Eres y que prometiste

me hagas mirar la vida lejos del dolor.