¿Quiénes somos?

 
        El grupo de investigación GIECO pretende abordar el estudio de las relaciones entre los seres humanos y el medio ambiente desde el ámbito de las humanidades. Dichas relaciones se entienden de manera más específica como una más de las expresiones culturales de un pueblo. En este sentido hay que señalar que el punto teórico de partida para nuestro proyecto, la ecocrítica, nació como una rama más de la crítica literaria que, junto a la filosofía, pretendía analizar los valores, representaciones y comportamientos con respecto a la naturaleza y al medio ambiente en dichas expresiones culturales.    

        Esta teoría surge pues como respuesta y añadido al proyecto humanista contemporáneo, el cual ha considerado al ser humano como ente social además de individual, pero ha dejado de lado su estrecha relación e interdependencia con la naturaleza y los seres que la pueblan. Esta escuela ha alcanzado un cierto eco entre los investigadores norteamericanos, ingleses y alemanes, pero es todavía poco conocida en España.

        El grupo consta de profesores e investigadores de varias filologías y otras áreas de conocimiento dentro de las humanidades. La investigación por tanto se basará en el estudio y análisis de los valores, representaciones y comportamientos éticos con respecto a la naturaleza en las literaturas en lengua inglesa, castellana y francesa, al igual que en el cine, arte u otros medios de expresión cultural. Asimismo abarcará el estudio de las relaciones entre los seres humanos y no humanos desde puntos de vista filosóficos.


Esperamos la llegada de la vida
después de escribir sobre ella.
Decidimos dónde atracar,
islas, grutas bajo el agua, fronteras
donde aislarnos sin ser reconocidos.

Ahora que no hay bosques
hablamos de su simbología.
Sabemos que la realidad brota de sus raíces
pero estas se queman al nacer.
No veo ramas ni pájaros
sí los mitos sobre ellos,
sobre el ruiseñor en la enramada,
los olivos y las encinas,
los olmos y los cedros,
el manzano;
no vemos nada sobre esta tierra
pero aquí dejamos
nuestro árbol de palabras,
nuestra voz.

Julia Barella, Aguas profundas (Madrid, Huerga&Fierro, 2008)