GRUPO DE ESTUDIOS
INTERACCIONISMO SOCIODISCURSIVO EN EDUCACIÓN


V Jornadas Internacionales de Investigación y Prácticas

en Didáctica de las lenguas y las literaturas




Bariloche, 3 y 4 de noviembre de 2016




El trabajo desarrollado en el ámbito educativo desde una perspectiva sociohistórica de la interacción humana, tanto en lo que respecta a la tarea docente como a la investigación, ha ido consolidando la relación y colaboración entre un grupo de docentes investigadores que ha dado en llamarse GEISE.

El Grupo de Estudios en Interaccionismo sociodiscursivo en educación se constituyó a partir de varios proyectos de investigación involucrados en  esta línea de trabajo y en el área de la formación humana.
 
El grupo GEISE permite articular lo realizado en distintas instituciones de la ciudad de San Carlos de Bariloche: la Universidad Nacional del Comahue, la Universidad Nacional de Río Negro y el Instituto de Formación Docente Continua. Cuenta, además con la participación  de investigadoras de otras universidades del país.
 
Desde el área de Lengua y, concretamente, de la Didáctica de las lenguas se inició y se nuclean las actividades del grupo, que no se circunscriben a esta única área, sino que progresivamente, van estableciendo vínculos con otras áreas de conocimiento, como la Filosofía del lenguaje, la Psicología del desarrollo, la Historia de las Ciencias del lenguaje siempre en lo que respecta a los efectos de la formación de humana.
 
El marco teórico del ISD

La corriente del Interaccionismo sociodiscursivo en su preocupación por el desarrollo  humano (Vygotski,1956) considera fundamental la problemática didáctica, que aborda mediante la concepción de lenguaje como acción (Bronckart, 1997, 2004) y la teoría de la actividad (Leontiev, 1983).
 
El Interaccionismo social defiende la tesis de que las propiedades específicas de las conductas humanas son el resultado de un proceso histórico de socialización que se hizo posible por la emergencia del lenguaje. Analiza las conductas humanas como “acciones situadas”, cuyas propiedades estructurales y funcionales constituyen ante todo un producto de la socialización. Sostiene que es en el contexto de la actividad que surge en las formaciones sociales (instituciones, ámbitos), donde se construyen las acciones imputables a agentes singulares. Y es en el marco estructural de las acciones donde se elaboran las capacidades mentales y la conciencia de esos mismos agentes humanos.
 
Las distintas líneas de investigación que se han ido desarrollando y que grupo GEISE agrupa, tienen su fundamento en la concepción de lenguaje como actividad. La acción de lenguaje constituye un comportamiento o un acto material, oral o escrito, inscripto en coordenadas espacio-temporales. Como la actividad de lenguaje produce textos, “el texto empírico es el producto verbal de esta interacción humana situada, es decir, es el correspondiente lingüístico de la acción de lenguaje.” (Riestra, 2000). Y, concretamente, en los textos de las consignas, como acciones verbales fundamentales del ámbito educativo. Al considerar las consignas de tareas para la enseñanza tanto en sentido estricto como en sentido amplio (reformulación, ampliación del texto inicial) se hace referencia a la interacción docente alumnos que constituye una clase. (Riestra, 2008).
Los efectos formativos de las clases de lenguas son estudiados con diversas metodologías del campo mayor de las Ciencias Humanas-Sociales, entre las que está el análisis del trabajo docente y el análisis textual de la interacción entre docentes y alumnos en el contexto comunicativo de la clase.
El análisis de los géneros textuales (Voloshinov, 2009) para la didactización y la articulación entre los tipos de discurso (Bronckart, 2008) y los mecanismos de textualización, los mecanismos de  enunciación y las gramáticas de las lenguas es otra línea de investigación en curso.