Las firmas de los políticos, ¿qué dicen?


Tu escritura revela tu personalidad... si alguien sabe cómo leerla, por supuesto. Eso hace la grafología. Leer, es decir, interpretar, la escritura, las firmas. Hoy se la utiliza con diversos fines: selección de personal, criminalística, asesoría vocacional, etc. Diversos especialistas y profesionales la estudian y usan para complementar las herramientas propias de su oficio. 
Compara, por ejemplo, las firmas de Eduardo Frei Montalva y Augusto Pinochet. La del primero, sin ninguna duda, revela confianza en sí mismo, energía, carácter, optimismo y la proyección hacia adelante de un estadista. Al mismo tiempo, la rúbrica final descendente es indicadora de insistencia y energía, además de un necesario anclaje. La de Pinochet, con exceso de rasgos superiores al inicio y al final, revela autovaloración excesiva y tendencia al autoritarismo; su escritura decreciente, capacidad de penetrar en los actos de los otros, sin mostrar los suyos; tendencia al disimulo, inclusive a la mentira. La de Michelle Bachellet con sus guirnaldas entrelazadas indica capacidad de adaptación y flexibilidad, y otros rasgos muestran extraversión moderada,  sencillez, amabilidad, buenos modos, e impresionabilidad y afectividad controladas. Una personalidad equilibrada, que acepta sus aciertos y errores.  Entusiasta, con iniciativa e ilusión. Pero, ¿por qué tacharse? ¿Qué no le agrada de sí misma? Es como poner un telón para ocultar el horizonte. La de Piñera muestra cierto atarantamiento por ir hacia adelante, optimismo, sin duda, expansividad, pero cierta confusión estratégica que no se observa ni en Frei Montalva ni en Pinochet.  Estos son análisis todavía muy básicos... ¿Y tú?