CONTENIDO

Parte I

Parte II

Parte III

Las Clases del Reino de los Hongos

1- ¿Cómo se organizan los hongos?. Taxonomía.

Los hongos como el resto de seres vivos se agrupan en Clases, Órdenes, Familias y Géneros atendiendo fundamentalmente a las características de los órganos reproductores, es decir, a lo que popularmente conocemos como "setas" u "hongos".
Aunque existen muchas clasificaciones u ordenamientos, según los autores y según los criterios que se manejen nosotros vamos a plasmar a continuación la más didáctica y una de las más tradicionales y más manejada por los aficionados al mundo de la Micología.

 
2.- ZIGOMICETOS
 
Un gran grupo de hongos los ZIGOMICETOS no producen cuerpos fructíferos, es decir, carpóforos o lo que popularmente se conocen como "setas y hongos". Se reproducen por esporas producidas directamente del micelio o de esporangios o conidióforos microscópicos o casi, comprenden los conocidos popularmente como "mohos" y no despiertan el interés de micólogos sino de fitopatólogos, médicos, biólogos, etc, por sus formas de desarrollo parásitas o saprófitas. Un ejemplo típico es el del moho del pan.
El restos de los hongos se reproducen por esporas de origen sexual producidas en estructuras microscópicas agrupadas a su vez en otras más grandes y visibles, los carpóforos, las típicas setas. 
 
3- ASCOMICETOS
 
Dentro de estos grupos nos encontramos los que presentan unas estructuras microscópicas productoras de esporas llamadas "ascas" se encuadran dentro del grupo ASCOMICETOS.
 
4- BASIDIOMICETOS
 
Los que presentan unas estructuras microscópicas productoras de esporas llamadas "basidios" se encuadran dentro del grupo BASIDIOMICETOS. Éstos a su vez según la textura de su carne, el lugar donde se producen los basidios, la forma de desarrollo y otra amplia serie de caracteres se subdividen en tres grandes grupos: Afiloforales, Gasteromicetales y Agaricales.
 
 
Aunque esta clasificación se basa fundamentalmente en características microscópicas e incluso bioquímicas, más que morfológicas, sin embargo, las especies que comprenden presentan en general unas claras diferencias morfológicas que permiten fácilmente su identificación en la mayoría de los casos sin el uso de técnicas especiales y sofisticadas.