https://sites.google.com/site/giulianacesariniproart/opera-dei-pupi-siciliani/italia.png  Opera dei Pupi Siciliani de los Hermanos Napoli
                                                                                                                                                                                                                           La Familia Napoli      
https://sites.google.com/site/giulianacesariniproart/opera-dei-pupi-siciliani/pupiSiciliani01.jpg
La Compañía de “Opera dei Pupi Siciliani” (Teatro de Marionetas sicilianas) de los “Hermanos Napoli” fue fundada por Gaetano Napoli en el año 1921 en la ciudad de Catania (situada en la costa Este de la isla de Sicilia, a los pies del volcán Etna, Catania es la segunda ciudad más grande de esta gran isla italiana). Hoy en día, ya en su cuarta generación trabajando sin interrupción, esta magnífica Compañía de Títeres representa la antigua y famosa tradición del “Teatro de Marionetas” siciliano de la “Escuela Catanesa”.

      “L’ Opera dei Pupi” es un tipo especial de “Teatro de Títeres” que surgió y se consolidó de manera permanente en el Sur de Italia (y especialmente en Sicilia) entre la segunda mitad del Siglo XIX y la primera mitad del Siglo XX. Las marionetas sicilianas se diferencian de otro tipo de marionetas por su peculiar manejo y por su repertorio compuesto (casi en su totalidad) por narraciones caballerescas derivadas en gran parte de las novelas y los poemas del Ciclo Carolingio (que llegaron a Sicilia de la mano de la dominación Normanda del Siglo XII). En la marioneta siciliana, una varilla de metal resistente sustituye al cable que maneja el brazo derecho de los otros tipos de marionetas; esto permite unos movimientos más rápidos y directos del citado brazo, necesarios para imitar las escenas de combate y duelos propios de las Historias de Caballería.

       Hay dos tradiciones diferentes en Sicilia (o dos estilos de “Teatro de Marionetas”). Una es la “Palermitana”, consolidada en Palermo y muy extendida en la parte Occidental de la isla de Sicilia; la otra es la “Catanesa”, establecida en la ciudad de Catania y difundida en la parte Oriental de Sicilia y también en Calabria (región del Sur de la península italiana). Estas dos tradiciones difieren en el peso y en el tamaño de las Marionetas, en algunos aspectos del funcionamiento mecánico y del sistema de maniobra de los Títeres, pero, sobre todo, por una concepción diferente del Teatro y del espectáculo (traducido en un repertorio caballeresco mucho más grande en Catania que en Palermo). Los Títeres de Catania alcanzan 130 centímetros de altura y pueden pesar hasta 35 kilos, mientras que los Títeres de Palermo rara vez superan los 80 centímetros de altura y los 5 kilos de peso. Por otro lado, los Títeres de Catania tienen las piernas rígidas, mientras que los de Palermo pueden articular las rodillas.

       En el año 1921, Don Gaetano Napoli fundó la Compañía “Hermanos Napoli” e inauguró en la ciudad de Cibali (región de Catania) el Teatro Etna. Desde ese momento, y hasta el año 1973, la familia Napoli desarrolló una intensa actividad en los Teatros Populares trabajando con Títeres de 130 centímetros de altura y de un peso de hasta unos 35 kilos (siguiendo la tradición Catanesa). Durante esos años la Compañía de Marionetas de los “Hermanos Napoli” puso en escena todas las historias del repertorio de la tradición Catanesa. Las actuaciones se dirigían a un público “iniciado” que ya conocía de antemano a los personajes y las tramas de las Historias de Caballería; estas representaciones tenían la función de un rito, en el curso del cual la audiencia presente y los Titiriteros reafirmaban simbólicamente la cultura del grupo de pertenencia y buscaban en los héroes Paladines códigos de conducta a seguir. Este trabajo de años se vio enriquecido continuamente con Títeres, escenografías y carteles que creaban los propios Hermanos Napoli. Al mismo tiempo, los hijos de Don Gaetano Napoli (Pippo, Rosario y Natale) fueron perfeccionando, en sus respectivas especializaciones, las normas y técnicas de la puesta en escena aprendidas de su padre. Este gran patrimonio de conocimientos fue transmitido, posteriormente, a Gaetano, Salvatore, Giuseppe y Fiorenzo (los hijos de Natale Napoli y de Italia Chiesa Napoli).

Arnaldo y Guerrino, dos personajes del Teatro de títeres de los Hermanos Napoli      
https://sites.google.com/site/giulianacesariniproart/opera-dei-pupi-siciliani/pupiSiciliani02.jpg
En el año 1931 el “Teatro de Marionetas” de los Hermanos Napoli recibe, al mismo tiempo que el gran Marionetista Nino Insanguine (también de Catania), la Medalla de Oro en el “Primer Concurso Regional de Marionetas Sicilianas”. En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial el “Teatro de Títeres” retomó la habitual tradición de espectáculo gracias a los hijos de Gaetano Napoli: Pippo y Natale Napoli; en el año 1949 había en Catania hasta 6 Teatros de Títeres. En el año 1958, participando en la “Exposición Universal de Bruselas”, los Hermanos Napoli realizaron una de sus representaciones teatrales con la que obtuvieron su primer éxito en el ámbito internacional.

       En los últimos años (desde el año 1973) la familia Napoli ha evolucionado, sin dejar de ser fiel a los códigos y a las reglas de la puesta en escena de la tradición Catanesa, y ha trabajado para adaptar el “Teatro de Títeres Catanés” a las exigencias y necesidades de un público nuevo. Efectivamente, en los años 60 y 70 del pasado Siglo XX muchos espectadores comenzaron a abandonar las salas de cine y, en su lugar, acudieron al “Teatro de Títeres” de los Hermanos Napoli; estos últimos, tuvieron que adaptarse a un público “no iniciado” que poco sabía de las “tramas” de las Historias de Caballería y que, generalmente, no hubiera vuelto otro día a ver de nuevo este tipo de espectáculo. Las dificultades que tuvieron los Hermanos Napoli para la adaptación de su “Teatro de Títeres” fueron, principalmente, de dos tipos: en primer lugar, necesitaban preparar espectáculos en los que se relatara una historia completa para presentar en una sola sesión (renunciando, así, a la cíclica tradicional y manteniéndola sólo para ocasiones especiales); en segundo lugar, tuvieron que “ajustar” los códigos tradicionales de la puesta en escena del “Teatro de Títeres” con el gusto de un publico nuevo y diferente.

       Otra dificultad añadida consistía en que cada vez les era más difícil encontrar espacios que permitieran la utilización de los “Títeres grandes” que utilizaban los Hermanos Napoli en sus actuaciones, siguiendo la tradición Catanesa, ya que no siempre era posible encontrar Salas con capacidad para montar el escenario que precisan este tipo de Títeres (de 130 centímetros de altura). Para resolver este problema y poder llevar el “Teatro de Títeres” a espacios cerrados tales como gimnasios, escenarios de colegios, salas de conferencia de clubes y asociaciones culturales, Natale Napoli decidió (en el año 1973) reducir el tamaño de sus “Marionetas”, utilizando los “Títeres pequeños” (de 80 centímetros de altura), permitidos por la tradición Catanesa, para hacer frente a un número mucho mayor de espectadores que el que permitían los “Títeres grandes”. Los “Títeres pequeños” de los Hermanos Napoli marcaron una verdadera “transición histórica” manteniendo absolutamente intactos los códigos, reglas y técnicas de la puesta en escena tradicional y, al mismo tiempo, asegurando la oportunidad de poder aficionar al “Teatro de Títeres” de la tradición Catanesa a un público nuevo compuesto por jóvenes en edad escolar, estudiantes universitarios, profesionales e intelectuales.

                                                                                                                                                                                                                La familia Napoli en una de sus numerosas representaciones    
https://sites.google.com/site/giulianacesariniproart/opera-dei-pupi-siciliani/pupiSiciliani03.jpg
En el año 1976 los Hermanos Napoli consiguieron el “I Premio” en el “Festival Regionale dell’Opera dei Pupi” de Ispica (Sicilia). Posteriormente, en el año 1978, la Compañía de “Teatro de Títeres” de los Hermanos Napoli recibió en el “Festival de Holanda” el prestigioso Premio “Praemium Erasmianum”, concedido por la Familia Real de Holanda a personas e instituciones que por sus actividades hayan contribuido a enriquecer la Cultura europea. La razón oficial por la que les fue concedido este importante Premio es el reconocimiento al compromiso de la Familia Napoli en la adaptación de las antiguas Historias de Caballería de la tradición siciliana a las necesidades y gustos del público contemporáneo. En el año 1980 los Hermanos Napoli recibieron en la ciudad de Bronte (provincia de Catania) el “Premio dei Ventiquattro Casali” y en el año 1985 recibieron en Ispica (Sicilia) el Premio de poesía y cultura: “Incontri con i Contemporanei”.

       Tras el fallecimiento de Natale Napoli (en 1984), su hijo, Fiorenzo Napoli, se convirtió en el nuevo Director Artístico de la gran Compañía de Títeres “Hermanos Napoli”, a la que se incorporaron los tres hijos de Fiorenzo (Davide, Dario y Marco Napoli); estos últimos aprendieron todo el conocimiento adquirido por la Familia Napoli durante cuatro generaciones de trabajo permanente con las Marionetas, participando activamente en las representaciones y en las actividades artesanales, asegurando, así, la continuidad de la tradición Catanesa del “Teatro de Títeres”. Todos los miembros de la Familia Napoli participan en la puesta en escena de los espectáculos, cubriendo con maestría los roles habituales del Teatro: Italia Chiesa Napoli, “Parratrici” (persona que pone la voz a los personajes femeninos de las Marionetas); Fiorenzo Napoli, Director artístico de la Compañía, “Parraturi” principal (persona que presta su voz a los personajes masculinos) y Maestro Constructor de Marionetas; Giuseppe Napoli, encargado de los “Manianti” (los que dan vida a las Marionetas utilizando sus manos) y Escenógrafo; Salvatore Napoli, diseñador de la iluminación y Técnico de sonido; Gaetano Napoli, “Parraturi”; Agnese Torrisi (esposa de Fiorenzo Napoli), Directora de escena y Diseñadora de vestuario; Davide Napoli, “Manianti”, segundo “Parraturi” y Constructor de Marionetas; Dario Napoli, “Manianti” y asistente del palco escénico; Marco Napoli, “Parraturi” y “Manianti”; Alessandro Napoli, Antropólogo, coautor de los textos junto a Fiorenzo y “Manianti”.
Representación del duelo entre Guerrino y Napar.

https://sites.google.com/site/giulianacesariniproart/opera-dei-pupi-siciliani/pupiSiciliani05.jpg
       Los Hermanos Napoli no solo mantienen y difunden la tradición de la Escuela Catanesa del “Teatro de Títeres siciliano” con su intensa actividad teatral de casi un siglo; los Hermanos Napoli diseñan y construyen ellos mismos las Marionetas, las telas pintadas (con  distintos motivos según el espectáculo) para el fondo del escenario y los carteles publicitarios con los que anuncian las representaciones. La construcción de la marioneta Catanesa implica una gran variedad de habilidades artísticas: el tallado del busto, la escultura y pintura de la cabeza, el trabajo de sastrería y la elaboración de la armadura; los Hermanos Napoli aplican las técnicas ancestrales de orfebrería para realizar las piezas de metal de los Títeres (pulseras, collares, pendientes, armaduras, cascos, escudos, etc).

       La Compañía de “Teatro de Títeres” de los Hermanos Napoli ha puesto en escena todos los episodios del Ciclo Épico tradicional: “Il duello di Agricane e Orlando”, “Amore e follia di Orlando”, “Guerrin Meschino”, “La leggenda di Colapesce”, “La sfida di Orlando e Don Chiaro”, “La Rovenza incantata”, “Il Paladino folle”, “Rinaldo in campo”, etc. Además del repertorio clásico caballeresco, la magnífica Compañía “Hermanos Napoli” ha puesto en escena otras obras teatrales como: “L’oro dei Napoli”, “La tragedia di Machbet” (de William Shakespeare), “Orfeo ed Euridice”, “La vita è sogno” (de Calderón de La Barca), “Retablo de Maese Pedro” (de Miguel de Cervantes), “Amleto” (de William Shakespeare), etc. También han representado dramas sagrados durante la Navidad y la Pascua como “La Natività di Gesù Bambino”.

      En los últimos años esta gran Compañía de “Teatro de Títeres” de los Hermanos Napoli ha recibido varios Premios por su intensa actividad teatral y artística. En el año 2003 consiguieron en Nicolosi (Catania, Sicilia) el Premio “Genius Loci” a la creatividad artística y a la artesanía. Ese mismo año, recibieron en Fiumefreddo (Catania, Sicilia) el Premio “Poseidón 2003”. En el año 2009 los Hermanos Napoli obtuvieron en S. Alfio (Catania, Sicilia) el Premio “Castagno Dei Cento Cavalli” y también en ese mismo año 2009 recibieron en Aci Catena (Catania, Sicilia) el Premio “Isidoro Platania”.

      Destacar por último, que la gran Compañía de los Hermanos Napoli tiene en Catania un Museo donde custodian el único y antiguo arte de la tradición Catanesa. La colección incluye marionetas, carteles y material de atrezo teatral que ha ido acumulando la Familia Napoli en los ya casi 100 años que lleva trabajando para asegurar la continuidad de la tradición Catanesa del “Teatro de Títeres”. Con este material, de considerable relevancia histórico-antropológica, realizan exposiciones sobre el “Teatro de Títeres Catanés”. Además, los Hermanos Napoli reciben a diario en su
                                                                        casa-taller a estudiantes y aficionados a los que enseñan, en varios seminarios, las técnicas y reglas de esta antigua tradición de la escuela
                                                                        Catanesa de Títeres.

https://sites.google.com/site/giulianacesariniproart/opera-dei-pupi-siciliani/pupiSiciliani04.jpg