Navegación

DGT: EL OBJETIVO DE UN PLAN DE MOVILIDAD ES EQUILIBRAR EL USO DE TODOS LOS MEDIOS DE TRANSPORTE

publicado a la‎(s)‎ 29/1/2011 8:19 por Libertia Filibustero

Movilidad se escribe con S de sostenible, para que caminar, ir

en bicicleta o en transporte público sea tan rentable como ir en

coche; S de segura, moderando el tráfico y la velocidad para

que el espacio que compartimos resulte cómodo y agradable; y

S de saludable, libre de humos y de ruidos. Más de 180

ayuntamientos españoles ya escriben Movilidad con S.


Un Plan de Movilidad Urbano Sostenible (PMUS) tiene por objeto “aprovechar al máximo el uso de todos los modos de transporte para garantizar la movilidad, la calidad de vida y la protección del medio ambiente” , según el Libro Verde de Movilidad Urbana de la Unión Europea. María Eugenia López-Lambas , profesora de Ingeniería Civil y Transporte de la Universidad Politécnica de Madrid, lo define como “un conjunto de medidas para que todos los modos de transporte sean sostenibles”.

En España no existe ninguna ley que prevea su existencia, al contrario de lo que sucede en Italia, F rancia o Reino Unido. Únicamente, Cataluña dispone de una Ley de Movilidad desde 2003. No obstante, el gobierno español recomienda y financia la implantación de PMUS a los ayuntamientos que lo soliciten.


Actualmente, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE), más de 180 municipios disponen de planes de movilidad. Mª Eugenia López-Lambas , advierte de que “no se trata de ir contra el coche, sino de utilizar lo realmente cuando se necesite”. Destacan como referentes ciudades como San Sebastián, que ya en sus primeros planes urbanísticos, en 1989, planteó el fomento de medios de desplazamiento alternativos al coche; Vitoria, que desde 1995 orienta su política de movilidad hacia la protección del medio ambiente; y Barcelona, que a través de iniciativa ciudadana firma su Pacto por la Movilidad en 1999. Pero, ¿qué actuaciones contempla un plan de movilidad? Veamos, paso a paso, cada una de las principales áreas.

ESPACIO PÚBLICO. Es fácil entender que para crear, por ejemplo , itinerarios peatonales o ciclistas no basta con ampliar a ceras o construir carriles bicis . Es necesario que estos circuitos sirvan a sus ciudadanos en sus desplazamientos y no solo para pasear o hacer deporte. Esto requiere un diseño urbanístico previo. Otro aspecto referido a la recuperación de espacios públicos es la peatonalización. En España se ha abordado por dos motivos, según explica la urbanista Isabela Velázquez: o bien para recuperar centros históricos por su atractivo turístico, como es el caso de los barrios del Sacromonte y Albaicín granadinos o el casco urbano de Toledo; o bien para revitalizar ejes comerciales, como las calles Preciados de Madrid o Sierpes de Sevilla. Una práctica cada vez más común de las políticas municipales en torno a la movilidad consiste en establecer una velocidad máxima de 30 km/h en determinadas vías, lo que se conoce con el nombre de Zona 30. La Fundación RACC, en su informe“Criterios de Movilidad”, explica que una Zona 30 “da mayor protagonismo al peatón y reduce la accidentalidad un 50%” . Como ejemplo mencionaremos el diseño de itinerarios peatonales y ciclistas que ha realizado la ciudad de Sevilla, no solo pensados como ejes de conexión, sino como infraestructuras verdes. Ello unido a la peatonalización del centro y reorganización del tráfico ha supuesto un importante descenso de la contaminación acústica y ambiental.

TRANSPORTE PÚBLICO. Según la Guía Práctica para la elaboración e implantación de Planes de Movilidad, editada por el IDAE, las medidas que incrementan el número de usuarios del transporte público son:

- carriles bus o plataformas reservadas; mejorar la comunicación e interconexión entre metros, tranvías y autobuses; disponer de un sistema integrado de tarifa que permita usar un único billete y, por tanto, facilite los transbordos y aplicar nuevas tecnologías, que permita la información del servicio al usuario en tiempo real o la lectura automática de billetes.

En relación a los autobuses urbanos, un número importante de ciudades está integrando el uso de biocombustibles y gas natural e incorporando vehículos eléctricos o híbridos . El 100% de la flota que circula por la ciudad de Burgos utiliza gas natural o biodiesel. Como consecuencia, el centro burgalés ha reducido su contaminación ambiental un 30%.

VEHÍCULO PRIVADO. Teniendo en cuenta que el tráfico urbano es responsable de la mayor parte de las emisiones contaminantes, no es extraño que muchos ayuntamientos hayan adoptado medidas par a limitar la circulación del coche. Impopulares pero muy generalizadas son las políticas de estacionamiento: regulación de las plazas en superficie,zona azul o zonas reservadas para residentes, o los garajes públicos externos. Los llamados aparcamientos disuasorios, ubicados en la periferia, gratuitos y en muchas ocasiones conectados a una red de transporte público, fomentan el uso de este medio en detrimento del vehículo privado. Como curiosidad, el ayuntamiento de Zaragoza establece un régimen fiscal de carácter positivo a los comportamientos adecuados desde el punto de vista ambiental. En el caso de los vehículos, ofrece una bonificación que oscila entre el50 y 75% en función de las características del motor , el tipo de combustible, etc.


“NO SE TRATA DE IR CONTRA EL COCHE, SI NO DE UTILIZARLO CUANDO SE NECESITE”. MARÍA EUGENIA LÓPEZ-LAMBAS, PROFESORA DE INGENIERÍA CIVIL Y TRANSPORTE

SEGURIDAD. La moderación de la velocidad, ampliación de aceras, mejora de intersecciones y señalización,restricciones al tráfico o fomento del transporte público forman parte de las medidas que la Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda en su Plan de Seguridad Vial Urbano. Como sintetizó Pere Navarro, director general de Tráfico, en las jornadas celebradas durante la Semana Europea de la Movilidad 2010, “una buena política de movilidad es condición previa para una buena política de seguridad vial”.

Desde 2005, la DGT ofrece este plan, que incluye financiación y apoyo técnico, y está dirigido a los municipios de más de 25.000 habitantes. Dos ejemplos son Soria, que presentó los resultados este año (ver “Tráfico y Seguridad Vial” nº 201), y Plasencia, que firmó su Plan Municipal de Tráfico y Seguridad Vial en 2008 con asesoramiento técnico de la DGT . Entre las medidas que contempla, destacan, entre otras, la creación de glorietas , el cambio a sentido único de siete calles de doble sentido, plazas de aparcamiento, peatonalización progresiva del centro, mejora de la señalización, itinerarios ciclistas y aparcamientos para bicicletas, moderadores de velocidad, zonas reservadas para carga y descarga, etc. ◆

Texto publicado en http://www.dgt.es/revista/num205/pages/reportajes.html#4





Comments