Canciones para mirar

 

Volver a Reseñas de Libros.

Volver a Mis Escritos.

 

CANCIONES PARA MIRAR

Autora: Mará Elena Walsh

Ilustraciones: Silvia Jacoboni (Perica)

Buenos Aires: Alfaguara, Infantil-Junvenil, Colección AlfaWalsh

2000, 134 p.

Rústica

Formato: 15x22.5 cm

Canciones infantiles

ISBN: 950-511-640-3

 

CANCIONES PARA MIRAR

 

El libro contiene las canciones producidas por la autora. Recopila las publicadas en 1960 bajo el nombre de  Tutú Marambá. Entre otras está  “La Vaca Estudiosa” y “La Pájara Pinta”. El Reino  al Revés (1965) ahí esta la famosa obra “En el País  del Nomeacuerdo” y “El reino al revés”. También hay una muestra de Juguemos en el mundo (1970) y Cancionero contra el mal de ojo (1976).

 

Estas canciones fueron la base para el montaje de un espectáculo teatral dirigido por la propia María Elena Walsh. Los actores representaban a los personajes de las canciones  en coreografías  que llamaron mucho  la atención de los niños y los adultos. Se estrenó el espectáculo en 1962 en Buenos Aires, luego en otras  ciudades y  en especial en  las aulas escolares de buena parte del mundo, con igual éxito. 

 

Tanto niños como adultos pueden alegrar su vida con el ritmo, melodía  y rima de estos versos bien pensados: “la mona Jacinta, se ha puesto una cinta. Se peina, se peina, y quiere se reina. Mas la pobre mona,  no tiene corona”. “Había una vez una vaca, en la Quebrada de Humahuaca. Como era muy vieja, muy vieja, estaba sorda de una oreja”. “En el país de Nomeacuerdo, doy tres pasitos y me pierdo. Un pasito para allí, no me acuerdo si lo dí. Un pasito para allá, ay qué miedo  que me da. Un pasito para atrás y no doy ninguno más. Porque ya ya me olvidé, dónde puse el otro pie”.

 

Los cuatro libros de la colección  son todos  un encuentro con la fantasía, la aventura, la imaginación y  el absurdo, pero al mismo tiempo constituyen un paseo por el mundo real y cotidiano de la escuela, la familia, diferentes países,  culturas y personajes.

Cada cuento enriquece el vocabulario del lector con el uso de términos fantásticos y otros de uso regional. Hay un vaivén entre realidad y ficción que incorpora los adelantos de la tecnología al escenario literario, al tiempo que reivindica los elementos clásicos de toda narración.   Todos los cuentos y canciones  están acompañados de ilustraciones atrayentes. La combinación de los colores y la estética de los dibujos proyectan vida a los personajes y ubican al lector  en un   tiempo y espacio específico.

 

La obra de Maria Elena Walsh fue  reconocida  con el Highly Commended  del Premio Hans Christian Andersen de la YBBY en 1991. sus libros son clásicos de la literatura infantil latinoamericana. Se han traducido al inglés, francés, italiano, sueco, hebreo, danés y guaraní. Su trabajo artístico  ha  sido poeta, novelista, cantante, compositora, guionista de teatro, cine y televisión.