Presentación

Genearcas

El término genearca proviene del latín genearcha y éste del griego, γενεαρχης. Se entiende por tal a una persona que cabeza de una familia o clan que deja una nutrida descendencia; por extensión se llama también así al fundador de un linaje o apellido en un determinado país o zona geográfica. Se define como linaje la ascendencia o descendencia de cualquier familia.

 

Cada costarricense desciende de una persona que nació o se estableció hace muchos años en un poblado específico de Costa Rica. Si aquélla hubiera nacido en el siglo XVI, es factible que su descendencia llegue, en la actualidad, hasta la decimocuarta generación. Si lo fuera en el siglo XIX, su progenie arribaría hasta la sétima generación.

 

En los últimos años, Costa Rica ha estado enfrascada en una reconceptualización del término familia. De una unidad clásica integrada por hombre y mujer, se reconoce que hay hogares liderados por madres solteras e incluso algunos pocos donde el concepto supone dos padres o dos madres. Asimismo, se aplica cada vez menos la figura de familia extendida, donde entran parientes por consanguinidad o afinidad.

 

Pocas personas conocen más allá de sus abuelos paternos o maternos y hay pocos vestigios del interés que en las generaciones actuales hay de conocer quienes fueron sus ancestros, qué rol tuvieron en la época en que nacieron, se reprodujeron y murieron; qué valores y costumbres mantenían en su vida cotidiana y qué legado genético, social y familiar dejaron a sus descendientes.

 

Recuérdese que forman parte de esa progenie tanto aquellos que conservan el apellido original como los que, por mezclas de familias, portan ahora otros apellidos, pero lo cierto es que por consanguinidad, por parentesco natural, descienden de una misma raíz o tronco, de un mismo genearca.

 

Lo anterior obliga al genealogista a ser muy cuidadoso en el manejo de sus datos, ya que una fuente primaria, los archivos eclesiásticos, ahora disponibles, en su mayor parte, en la Web debido a la microfilmación que hizo The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints de los registros administrados por la Iglesia Católica en Costa Rica, deben complementarse con los datos existentes en el Tribunal Supremo de Elecciones, Registro Civil, http://www.tse.go.cr/consulta_persona/menu.htm, pues estos contienen matrimonios civiles y divorcios que lógicamente están ausentes de los citados archivos eclesiásticos. Igualmente, son de significancia los testamentos, mortuales y otros documentos conservados en el Archivo Nacional.

 

El editor de esta página es un apasionado de la gente y de los contextos históricos y sociales en que se desenvuelven. De ahí que la historia, la genealogía, la genética y otras ciencias sociales están presentes cuando se estudian familias y personas. Algunas de estas tienen relevancia por ser partícipes de hechos o cargos públicos, o bien por haber desarrollado en el sector privado una reputación que trasciende y se conoce en el ámbito nacional e internacional.

 

Hubo genearcas que quizás no fueron conquistadores españoles, gobernadores, alcaldes, capitanes, regidores, o bien, en la época moderna, presidentes, diputados, o, tal vez, profesionales de reconocida importancia. Pero merecen ser rescatados de las páginas ignominiosas del olvido, pues fueron fundadores de familias que se distinguieron por ser vecinos de respeto, hombres y mujeres de bien, que desempeñaron aún un encargo aún más honroso, un ministerio más augusto, fueron patriaras o matriarcas. O integrados ambos, genearcas, cabezas de linajes o de familias, que se extendieron prolíficamente por los hermosos valles y montañas de Costa Rica.

 

A todos ellos y ellas está dedicada esta página, en la que el editor aporta sus artículos, ensayos y libros, que se verán complementados por los de aquellos autores que deseen participar ene este proyecto.

 

Agradezco la invaluable colaboración brindada por mis dilectos amigos Michael O'Reilly y su esposa Ana Isabel Herrera Sotillo.

 

Todo material contenido en esta página puede ser descargado, copiado o reproducido, en el tanto se indique su fuente de procedencia.  

 

Sean bienvenidos. Están en su casa.

 

Emilio Gerardo Obando Cairol, editor