Tipos de gastritis

Gastritis crónica

La inflamación de la mucosa gástrica suele distribuirse en placas y afecta inicialmente la porción superficial y glandular de la mucosa gástrica. A veces el cuadro avanza a una destrucción glandular más grave, lo que puede llegar a una atrofia (reducción en el tamaño de la célula) y metaplasia (cambio del tipo de célula).
  • La fase precoz de la gastritis crónica se caracteriza por una disminución de mucina (moco).
  • En la fase final  se presenta atrofia de las células gástricas, se pierden las estructuras glandulares y hay pocas células inflamatorias. En la endoscopia se observa una mucosa gástrica plana que permite ver con claridad los  vasos sanguíneos subyacentes.


                                                                
      

CLASIFICACIÓN DE LA GASTRITIS CRÓNICA

La gastritis crónica se clasifica con  base en la localización predominante. El tipo se refiere a la forma principal en el cuerpo (autoinmunitaria), mientras que el tipo es la forma de predominio central (relacionada con el Helicobacter Pylori). 


GASTRITIS TIPO A ( Gastritis autoinmune )

Es la forma menos común de los dos tipos de gastritis la cual afecta principalmente al fondo y el cuerpo del estómago, respetando el antro.


GASTRITIS TIPO B

Este tipo de gastritis es de predominio antral y es la forma más frecuente de gastritis crónica, cuya causa es la infección por Helicobacter pylori.
Esta forma de gastritis se incrementa con la edad y está presente hasta en el 100% de las personas mayores  de 70 años, ya que en la mayoría de los casos la infección se adquiere en la infancia y persiste durante décadas.

La infección aguda por H. pylori no produce síntomas suficientes para requerir asistencia médica en la mayoría de los casos, por lo cual, es la gastritis crónica la que hace que, finalmente, el paciente  busque tratamiento. 

Además, el H. pylori tiene un importante papel en otras enfermedades gástricas y duodenales. Por ejemplo, el aumento de la secreción de ácido gástrico puede dar lugar a una enfermedad ulcerosa péptica, además de aumentar el riesgo de cáncer gástrico.
Las formas de transmisión de la bacteria más frecuentes son: oral-oral, fecal-oral y la diseminación ambiental.

Aunque la gastritis se presenta predominantemente en el antro, esta puede evolucionar y afectar el cuerpo y el fondo gástrico. Este tipo de evolución se asocia a atrofia de la mucosa en varias partes del estómago, reducción de la secreción de ácido gástrico, metaplasia intestinal y aumento del riesgo de cáncer gástrico.

La severidad de la enfermedad dependen de la respuesta inmune del paciente y de la cepa (tipo) de H. pylori.
 


El Helicobacter pylori coloniza el epitelio de la mucosa gástrica, secreta enzimas y toxinas que interactúan con las células epiteliales del estómago produciendo una respuesta inflamatoria, sin embargo, el factor de virulencia más importante del H. pylori es la enzima ureasa. Esta enzima se encarga de aumentar el pH volviéndolo casi neutro, esto genera que el epitelio del estómago produzca más ácido gástrico, el cual produce una irritación en este, manifestándose con un ardor severo en la boca del estómago.

Por lo tanto, la gastritis por H. pylori es consecuencia del desequilibrio entre las defensas de la mucosa gastroduodenal y las fuerzas perjudiciales que superan esas defensas.







Además, en la gastritis crónica las glándulas gástricas pueden sufrir una transformación morfológica llamada metaplasia intestinal, es decir, se parecen a las glándulas del intestino delgado. Este cambio de morfologia es un factor predisponente para cáncer de estómago.








Comments