GAMMAGRAFIA O CENTELLEOGRAFIA TIROIDEA

La Gammagrafia Tiroidea es una exploración que permite obtener una imagen de la glándula tiroides, aprovechando el que la glándula, que utiliza el yodo en la elaboración de las hormonas tiroideas, lo "atrapa" de la sangre y lo almacena dentro de la ella.

Los isótopos radiactivos son elementos químicos que teniendo el mismo número atómico, tienen distinto número másico.

El número atómico es el número de electrones que orbitan alrededor de núcleo del átomo. Define sus características químicas. El
número másico es la suma de electrones y neutrones del núcleo.

El yodo radiactivo tiene las mismas características químicas que el yodo estable (el mismo número atómico), pero tiene en su núcleo un exceso de energía (neutrones sobreañadidos) y se desprende de ella emitiendo unas partículas radiantes, rayos beta y gamma.

La radiación beta altamente ionizante y con una penetración de solo milímetros es la que se utilizará con fines terapéuticos en el tratamiento el hipertiroidismo o en la terapia de ablación de restos después de la tiroidectomía en el cáncer de tiroides.

Los rayos gamma son un tipo de radiación de alta energía y poco ionizante, muy parecidos a los rayos X y se emiten desde las zonas de tiroides donde se fija el radioyodo,

Cuando hablamos de emisión de algún tipo de energía hablamos de cosas extraordinariamente parecidas. La luz, los rayos X que se utilizan en radiología y los rayos gamma que emiten los elementos radiactivos, constituye lo que se denomina "radiación electromagnética" solo que con distinta energía y capacidad de penetración. La luz, sus variaciones y lo que constituye las imágenes los captamos mediante placas fotográficas; y las llamamos fotografías; los rayos X mediante placas radiográficas, que son placas fotográficas pero con una emulsión mas gruesa y por ello con mayor sensibilidad las llamamos "radiografías". La radiación gamma también se puede registrar en placas radiográficas, y así se hace en las aplicaciones industriales y a este se le llama "gammagrafía". Pero los primeros sistemas de medición de las radiaciones gamma se llamaban "detectores de centelleo" porque aprovechaban el que esta radiación al chocar contra unos cristales muy densos provocaban la formación en el cristal de "destellos" o "centelleos" que se registraban con un sistema fotoeléctrico. En latinoamérica empezó a utilizarse el nombre de "centelleografia" basándose en el equipo que detectaba las radiaciones y en España el de Gammagrafia por parecerse a la radiografía.