La Navidad

La Navidad puede ser la ocasión idónea para mirar de una nueva manera la vida familiar y social de nuestra comunidad. El intercambio de formas de pensar y de estar en el mundo se expresa en estas reuniones. Puede ser momento para valorar antiguas tradiciones populares: los villancicos, el aguinaldo, el Belén, la tronca, la gastronomía, etc.

Las primeras  heladas invernales anuncian el comienzo de un tiempo mágico: la Navidad.



El frío invita a quedarnos en casa, antiguamente al amor de la lumbre y en la actualidad enganchados al televisor o al ordenador. Pero algo del viejo espíritu permanece. Nos reunimos con nuestros familiares, hay un intercambio generacional. Nuestros mayores cuentan historias del pasado,
anécdotas, cuentos, mientras que los pequeños les escuchan embobados. La figura de los abuelos retoma la importancia que se merece. También miramos al futuro, compartiendo nuestros planes con la familia y escuchando sus consejos.

Algunas familias, según el lugar donde viven, aprovechan estas fechas para realizar faenas domésticas y agrícolas propias del invierno, como la matacía del cerdo o la recogida de la oliva. Ambas, faenas laboriosas con necesidad de abundante mano de obra, invitan a compartir momentos de trabajo pero también de fiesta y de alegría.

Los días cada vez más cortos, reunen a niños y grandes en la casa junto al fuego del hogar. De alguna caja, recogida con sumo cuidado el año anterior, salen las figuritas envueltas en papel de periódico y se prepara el Belén con mucho esmero. Los Reyes Magos, siguiendo la estrella de Navidad, se  acercan ayudados por la mano de un niño, que cada día los aproxima un poco al portal. La tranquilidad habitual de la casa se ve alterada por los juegos de ahora y de siempre (Antón Pirulero, las chapas, adivinanzas,...). Los niños salen en cuadrillas y acompañándose de instrumentos como panderetas, cañeras, sartenes y zambombas, cantan villancicos por las calles y llaman a las puertas de casas conocidas para pedir el aguinaldo, que consiste en alguna pasta, golosina o moneda.


Calendario festivo

En la Nochebuena nace el Niño. Alrededor del Nacimiento se cantan villancicos. La cena familiar es abundante: cardos, besugo, bacalao, asado..., seguido de postres como guirlaches, turrones, mazapanes... A las doce se celebra la misa de Gallo. Luego se regresa a casa para continuar con la colación o recena. Es éste el momento de una animada tertulia en la que se prende fuego a la tronca en algunos lugares. Los niños dirigidos por un adulto golpean la tronca diciendo alguna formulilla para conseguir alguna golosina o juguete.

El día de Navidad también es fiesta principal. La comida copiosa vuelve a reunir a toda la familia. Se representan belenes vivientes en las iglesias o en lugares recogidos.

Transcurridos unos días nos encontramos en la festividad de los Santos Inocentes, en la que se conmemora la matanza de los niños ordenada por Herodes. Las bromas están permitidas ese día y no es fácil librarse de ellas.

El 31 de diciembre, noche de San Silvestre, se dice a los niños que salgan a la calle para ver al hombre de las 365 narices o a un burro con otros tantos rabos. La Nochevieja tiene un carácter más social y menos íntimo que la Nochebuena. Después de la cena familiar, se sale a la calle a "correr bares" o se va de casa en casa. Tomar las uvas al oír las campanadas de la torre, los brindis y los deseos de prosperidad son los primeros actos del año que comieza.

Para Año Nuevo  se siguen repitiendo los buenos deseos de salud y prosperidad, y se vuelve a reunir la familia en la comida.

La Víspera de Reyes es uno de los días más especiales para los pequeños. En la cabalgata, los niños ven a los Reyes y los paquetes donde se adivinan los regalos tan esperados. Los preparativos para esa noche de ilusión son precisos: ir a dormir pronto, dejar los zapatos bien lustrosos en el balcón o ventana, añadir un poco de cebada y agua para los camellos y alguna copita de anís y pastas para los Reyes.

El  día de Reyes, los niños se despiertan temprano y se ponen a jugar con lo que les han traído Sus Majestades. Es seguro que les ponen más juguetes que a sus padres y abuelos, aunque la ilusión no es mayor que la de sus antepasados.


Glosario

Villancicos

Parece ser que su origen se remonta al s. XVI, cuando la misa era en latín. Entonces se inventaron unas canciones (que explicaban  contenidos de la liturgia), en romance, la lengua del pueblo (los villanos), con una estrofa cantable y un estribillo rítmico contrastado, melodía pegadiza y ritmo sencillo, que se entonaban a lo largo del año. 

A partir del s.XIX, debido a la mayor aceptación que tuvieron en las liturgias de Navidad y Reyes, el término se concreta para designar los cantos típicos navideños, que se acompañaban con instrumentos sencillos de tañer, sobre todo de percursión. 
En Aragón, además de villancicos, se cantan albadas y canciones de ronda.



La tronca

Conocida también como zoca, tizón, troncada, toza o corniza de Navidad.

Costumbre europea preneolítica conservada en Aragón con dos variantes: "hacer cagar la tronca" en la zona oriental o "quema de la toza" en la occidental. Es un rito cuyo centro es el hogar-fuego donde la familia busca la prosperidad para la hacienda y para sus dueños.

La abadesa del monasterio de Casbas (Huesca) Ana Abarca de Bolea (hermana del Conde de Aranda), ya nos habla de ella en el siglo XVII:

"Toz la claman buena noche,
dirálo la colazión
y lo tizón de Nadal
que ye nombrado tizón"

En la primavera se va al bosque a recoger la leña para el invierno. Los picadores reservan la toza más grande para el día de Navidad. En Nochebuena se coloca en el fogaril. En la zona oriental (Ribagorza, Litera, Bajo Aragón) se bendice y se aprovecha algún hueco de ella para esconder golosinas o presentes. Ramón J. Sender la recuerda en Alcolea de Cinca: "Tronco de Nadal, manda al mayoral que nos dé confites la noche pascual". En la zona occidental se bendice y se quema un poco cada día hasta Reyes. Según los lugares la ceniza tenía poderes fertilizantes, protectores de animales y personas. La parte no quemada se guardaba en la falsa para proteger contra los rayos.


Actividades

  • Fomentar la transmisión oral escuchando cuentos en casa a sus familiares y luego contarlos al resto de la clase.
  • Llevar al aula instrumentos domésticos (botella de anís, cucharas, almirez, sartén, molinillo de café,...) y de pequeña percusión (triángulo, cascabeles, pandereta, zambomba,...) para acompañar canciones navideñas.
  • Construir algún instrumento de percusión. Por ejemplo una cañera, uniendo distintas cañas con una cuerda.
  • Aprender canciones navideñas, propuestas por el profesor o por el alumno.
  • Salir a pedir el aguinaldo por las casas, tiendas,... de su localidad; cantando las canciones aprendidas y acompañándose con los instrumentos de percusión.
  • Realizar pequeños trabajos de investigación sobre las actividades propias de la navidad en la infancia de sus padres y abuelos. Después compararlas con las de la actualidad.
  • Cocinar alguna receta tradicional de estos días: guirlache, pastas de coco de Alcubierre, buñuelos de Teruel,...
  • Construir algún juguete con materiales de deshecho. Por ejemplo una carrascleta con media cáscara de nuez, un hilo y un palico.
  • Vivenciar la tradición de la Tronca de Navidad. Buscar un tronco de leña o algo que lo sustituya. Adornarlo y colocar en un lugar preferente. Esconder en los agujeros y ranuras de la tronca frutos secos, caramelos o regalos. Con agua o naranjada bendecir la tronca utilizando una fórmula parecida a la que decía R. J. Sender. Golpearla con un palo, para que aparezcan los regalos, y se cumplan los buenos deseos para todos.


Bibliografía

Unidades Didácticas de Cultura Popular Aragonesa 1. La Navidad. Ed. Asociación de Gaiteros de Aragón. Zaragoza, 1999.

El material es una propuesta de trabajo en forma de fichas, en cuyo reverso se proponen al profesor objetivos, contenidos y actividades. Las fichas se complementan con un desplegable, un cartel, un CD con los temas musicales tratados en las fichas y un cuadernillo para el profesor con indicaciones y amplia bibliografía.