El Arte de la Contemplación

Consuelo Martín


La vida, en su inteligencia, nos va poniendo todas las situaciones necesarias para que   comprendamos y nos liberemos.  No existe ninguna protección para el mundo relativo. El mundo relativo de la energía física, el cuerpo físico o el pensamiento es algo que esta en movimiento constante, en cambio permanente; incluso se hacen y deshacen las formas. Si esto es así, ¿Qué seguridad vamos a conseguir?, Nunca en esa vida relativa voy a alcanzar esa seguridad y firmeza que imagino

Una vez que lo se, ya no me esfuerzo; sobre todo porque comprendo que es un camino equivocado. Podríamos decir: ¿este camino conduce alguna parte? No. Pues entonces no daré más pasos en la dirección que iba. Ahí empieza la sabiduría. Cuando esta acompaña un ser humano la vida se transforma de tal manera que podría pasarme horas, días, años hablando de cómo se transforma. Aunque es difícil hablar de ello, se puede decir, que nunca mas estaremos, tristes, aburridos. Estaremos aprendiendo en cada instante, descubriremos lo nuevo que encierra el ser del todo consciente. Es como si se abriera una ventana de repente y entrara un resplandor que nos abre a la luz. No debemos de menospreciar el pensamiento, el pensamiento no es el culpable, nos puede ser de mucha utilidad, el problema esta en identificarnos totalmente con él y quedarnos ahí atrapados. Desde la limitación no podemos hacer nada.

Solo el darnos cuenta parara todas esas exigencias de deseos y ambiciones, y nos sacara de la alineación en la que esta el ser humano. La salida mágica es la siguiente: De lo condicionado se sale comprendiendo que no soy nada de lo conocido, ya sean pensamientos, deseos, emociones, situaciones, etc. Entonces salgo de ahí y empiezo a vivir con sabiduría.

 SOLO DESPERTAR LIBERA

Antes de la sabiduría hay muchos problemas que requieren muchas soluciones, una para cada problema. Pueden ser mentales, de relación, materiales, etc.  Pero a partir de la sabiduría no buscamos diferentes soluciones para cada problema; todos los problemas tienen una única solución.  Esto simplifica mucho las cosas. Si damos con esa solución  única, se han acabado nuestros  problemas. No es que la vida se vaya a hacer a la medida de nuestros deseos, sino que ya no tendremos tales deseos.

Mantenernos simplemente despiertos, dándonos cuenta de todo, es la única forma de comprender y liberarse. Cuando estamos en el pensamiento es cuando tenemos muchas pegas, pero el estar alerta, el darnos cuenta abrirá todas las puertas. Este es el único camino.