Melodía y armonía... la música que me acompaña


 

Mis padres son artistas, así que era difícil que no se me contagiara algo... Mi mamá es artista plástica, y además es artista de teatro, actriz. La facilidad por la plástica la tuvo siempre, de chiquita dibujó muy bien, y fue a un colegio de bellas artes y todo. Jamás tuvo oído, eso sí. 

Quería ser actriz de chiquita, incluso tenía un seudónimo que usaba para jugar: Monique Wilson. Pero un amigo le dijo que no podía ser actriz porque “era fea”. Así que mi mamá no estudió actuación hasta que fue mucho más grande, con sus tres hijos ya adultos y dos divorcios a cuestas... 

Pero nunca es tarde... porque demostró tener un talento innato y un manejo en escena envidiable... Pero como dije antes, oído no tuvo nunca. 

Todo lo contrario fue mi papá, que de chico estudió música, aprendió a tocar distintos instrumentos, e integró varias bandas de Jazz, la que más le duró fue la Eureka Jazz Band, aunque últimamente han ido falleciendo varios de sus integrantes... 

Mi recuerdo de infancia es la banda de mi papá ensayando en casa, mi mamá nos acostaba a dormir, pero yo me levantaba y le bailaba a los músicos en camisón!!!

 Acompañé tantos años a mi papá a tocar con su banda, tenía su música tan metida a dentro, que no era consciente de su belleza y no la aprecié en su momento... Si bien mi papá no pudo vivir de la música, siempre me inculcó que siguiera el camino de mis sueños, que tratara de vivir de lo que me gusta... y aunque en el día de hoy vaya a tocar por dos mangos a la apertura de un supermercado (lo ha hecho hasta vestido de Papá Noél), se que él es feliz tocando su música. 

Ese fue mi primer contacto con la música. En casa, además de escuchar jazz, escuchábamos a Los Beatles y a Les Luthiers. 

Más acercándome a la adolescencia, empecé a ser influenciada por la música de mi hermano mayor... la música de los ochenta... música romántica, baladas en inglés... que formaron mi “base” musical. El primer grupo de música que admiré con todas las letras fue “A-ha”. Estaba en la edad ideal para enamorarme del cantante. Nunca me gustó la música “latina”, ni los cantantes como Luis Miguel... siempre preferí escuchar música en inglés, como A-ha, Duran Duran, y solitas como Madonna y David Bowie. En la adolescencia empecé a ir a bailar y a escuchar la radio que pasaba los temas que bailaba los fines de semana... la Z-95. Ya estaba en los 90 y sonaba New Order y Depeche Mode. Si tuviera que hacer un ranking de temas preferidos, por épocas, empezaría con “The beds are burning” de Midnight Oil. Después haría una seguidilla de tres temas de los 90, “Round in round” de New Order, “Oh l’amour” de Erasure, y “Everything counts” de Depeche Mode (estos dos últimos las versiones en vivo). 

Después, muchos otros grupos y solistas pasaron por mi vida... The Cure, Billy Idol, Iggy Pop, The Cult, U2... y también algo de música nacional… Los fabulosos cadillacs, los pericos, Fricción... Pero me quedé en el pasado... lo mejor me sigue pareciendo la música de los 80 y los 90... no entiendo la música actual... 

Un párrafo aparte tengo que hacer con Pink Floyd, La Banda con mayúsculas. Y en castellano tengo que nombrar a Los Redondos, que también tuvieron mucha influencia en mi vida, sobre todo en mi adolescencia ya más tardía... cercana a los 20 años... 

Más adelante, con mi despertar espiritual, me empecé a interesar por la música new age... empezando con Enya, luego Awankana, Kitaro, Yanny... 

Y siempre me gustaron las bandas de sonido de las películas... 

Mucho después me interesé en aprender danzas árabes y así fue como empecé a bailar... Si bien siempre me gustó bailar, cualquier cosa, me volqué con entusiasmo a la danza del vientre... estudié cinco años, tres con una profesora y dos con otra, disfruté inmensamente de la danza y de la música... pero ahora dejé de bailar... no se si cambiar de rubro o cambiar de profesora... 

Mis gustos musicales se abrieron cuando me puse de novia, y más tarde me fui a vivir en pareja... Martín es muy amante de la música autóctona, del tango, del folclore, de la música regional, de la murga, el candombe, y sobre todo de la música en español, entonces me fui abriendo e incorporé a Joaquín Sabina, a Serrat, a Mercedes Sosa, a León Gieco, a la Bersuit... 

En la actualidad, me gustaría fusionar la música tranqui, new age, con los tambores africanos... lo que me atrae tanto de la música árabe, el sonido del “tambor” árabe, el derbake. Cuando escucho los tambores, me pongo a vibrar, y me dan ganas de revolear la cabeza... Quién sabe, de donde vendrá mi próxima influencia musical...

 

 

 

----------------------------------

Actualización: En estos momentos estoy haciendo Danza Arabe Mística, cosa que disfruto muchísimo!!! No puedo vivir sin el baile... La música me llama y el cuerpo responde...

Esto continua en... DANZA SAGRADA