Esotérica y "espiritualosa"... 


 

Desde que tengo memoria me interesó lo esotérico y lo espiritual... será porque mi mamá hacía meditación y me enseñó desde chica que existía algo que se llamaba energía... o porque mi tío era una especie de "gurú" que hacía yoga y se iba al cerro Uritorco a sacarles fotos a los OVNIs... 

El tema es que siempre me interesó y siempre supe que había algo "más allá" de la vida cotidiana. Nunca creí que con la muerte se termina todo, nunca creí en el cielo versus el infierno, y tampoco creía que faltar a misa fuera pecado mortal. 

Me crié con unos padres abiertos, pero fui a un colegio católico y con iglesia incorporada... me bautizaron, tomé la comunión, la confirmación, y seguía sin cerrarme el tema de los curas como representantes de Dios sobre la tierra... para mí el Dios que me enseñaban nunca fue el mismo que el mío... 

En mi adolescencia comenzó mi "despertar espiritual". Comencé a leer libros esotéricos... Richard Bach, Enrique Barrios, Lobsang Rampa, donde ahí encontré cosas que coincidían con mi sentir interno... que cada cual es dueño de su propio destino, lo que nos tocó vivir es nuestra propia elección... el cielo y el infierno están acá en la tierra, y la muerte es solo una puerta hacia otra aventura...  

Cuando terminé el secundario estudié Parapsicología, en un lugar que se llamaba "Disciplinas de Apertura" y veíamos además de fenómenos paranormales, lo básico de distintas mancias (astrología, tarot, quiromancia, numerología, grafología), fenómenos OVNI y meditábamos y hacíamos tai-chi. Me sirvió mucho porque me abrió la cabeza en muchos sentidos... además de los amigos que hice... me di cuenta de que no se puede hablar de lo que se desconoce... tanta gente me decía por ejemplo "Yo no creo en los ovnis", y yo me pasé cuatro años investigando fenómenos de objetos voladores no identificados... Me daban ganas de decirles a todos "Investiguen y van a comprobar que es cierto!!!", no se queden con lo que dicen los demás... estudien ustedes para comprobarlo... o si no, no hablen... 

También me di cuenta de que no me puedo llamar "astróloga" porque solo vi un pantallazo de todo lo que hay para estudiar de astrología... y lo mismo podría decir de todos los otros grandes y apasionantes temas que vislumbré...  Es verdad que hay muchos que leen un libro y se ponen a tirar las cartas...y a hacer plata... pero yo no estudié para dedicarme a ello sino porque me gusta investigar...

Lo más importante para mí fue aprehender que Dios está dentro de cada ser... desde entonces no puedo decir que crea en Dios... porque no creo en Dios. Yo comprobé que Dios existe, porque lo sentí adentro mío, entonces no necesité más creer... También vivencié que Dios está dentro de todos, pero cada uno llega a ese descubrimiento por diferentes caminos... el mío fue por medio de una maestra espiritual de canto zen, con quien vislumbré el ser maravilloso que hay en mi interior... tuve dos o tres "experiencias cumbre" donde empecé a cantar y sentí que había alguien ahí adentro que cantaba, adentro mío, pero no era yo! Esa voz salía desde adentro y me cantaba en todas las células... pero no era mi "yo" externo, mi ego, era una chispa divina... Las veces que me pasó esto me emocioné y reí, y me costó mucho volver a mi estado "normal". 

La otra experiencia en la que vivencié a Dios en mi interior fue oliendo una flor. No acerqué la flor a la nariz, sino que acerqué mi nariz a la flor, y de golpe sentí el perfume adentro mío, como si la flor se abriera para compartirlo con ese ser divino de ahí adentro... fueron experiencias muy breves, instantes... pero los más importantes de mi vida... en esos momentos comprendí que todo está bien en el universo... que todos los problemas y preocupaciones externas son experiencias de aprendizaje, que nuestra misión en esta vida es aprender a amar, descubrir que somos todos UNO con el universo... 

No siempre recuerdo esos instantes de plena conciencia... y no volví a tener ninguna vivencia parecida... me bastaron para ese chispazo de luz y comprensión...