El hombre fantasma

Lo ve uno a Maximiliano Rubén Rodríguez y no se sabe muy bien por qué es titular, pero nadie lo discute.
 
Es derecho y juega por la izquierda, tiene desborde pero poco, marca todavía menos aunque sabe guardar el sitio, tiene buen disparo pero no es un cañonero.
 
Y entonces qué hace Maxi para estar siempre ahí, para haber sido una de las figuras del Sub-20 Campeón Mundial en Argentina, de Newell’s, del Espanyol, del Atlético de Madrid.
 
Es que Maxi tiene una conexión con el gol alucinante. Posee el olfato goleador de un nueve nato jugando de volante. Llega con una potencia y clarividencia innatas.
 

Y cuando nadie lo espera aparece Maxi y hace el gol, los marcadores no pueden marcarlo, simplemente no está, aparece, es el hombre fantasma.

 

Andrés Margolles

Gelsenkirchen, 16-06-2006
 

 

Comments