NORUEGA


Lo mejor de Noruega es que se disfruta de la naturaleza en estado puro:

Fiordos, cascadas, glaciares, bosques, valles, aguas cristalinas ...

 Lo malo es que llegamos directamente a OSLO, la capital,  y en lugar de naturaleza nos encuentramos con gente poco amable y con una actitud de ostentación que nada tiene que ver con lo que tanto nos había gustado en Dinamarca y Suecia.

 

La ciudad nos pareció fea, con muchos edificios mamotretudos, sucia, caótica y sin ningún encanto. No parece Escandinavia. Tiene algo más de medio millón de habitantes.  

 

 

               Karl Johansgate, la gran avenida de Oslo                          Pocas casas antiguas en el centro

 

Lo que hace famosa la ciudad es que aquí queda en Centro Nobel de la paz y en el ayuntamiento se hace entrega de dicho premio, que a propósito es el único nobel que se entrega fuera de Estocolmo.

 

 

                El centro Nobel de la paz            ...   y  en frente ...     El ayuntamiento, donde lo entregan

 

También son famosos sus museos, especialmente el de Munch y los de la península de Bygdoy (hay que llegar en barco).  Nosotras no fuimos a ninguno. 

  

   

   

                         

                     Protesta frente a la catedral                                           En pleno mundial de futbol

 

A pesar del buen tiempo no nos quedamos en Oslo. Teníamos ganas de ver los famosos fiordos noruegos y aunque esta ciudad queda precisamente en uno, por ser un fiordo tan grande pues ni se percibe, así que preferimos empezar a recorrer el país (de sur a norte). 

 

En esta foto (bastante mala, ya sabemos) tomada desde la furgo se alcanza a ver  otra "atracción" de Oslo, el gran trampolín de salto de esquí. Es la mancha blanca en la montaña, entre el Ayuntamiento y la grúa.

 

 

TELEMARK

 

Así se llama esta región montañosa al sur del país, y da nombre a un estilo de esqui. El paisaje ya lo verán en las fotos, bosques, colinas verdes, lagos, fiordos, y es lo que veremos en todo el país. Es decir, el vacío, con pequeños asentamiento urbanos, y granjas dispersas.

 

En  HEDDAL vimos la primera iglesia de madera (Stavkirke), tan famosas en el país.  A pesar de que la mayoría están reconstruídas, lo han hecho conservando su arquitectura original. La entrada cuesta unos 4€/persona.

 

      

 

Pasamos por MORGEDAL donde queda una tienda-museo con la historia del esquí.

 

Otra iglesia de madera en EIDSBORG, junto a un museo de vida tradicional y el cementerio

 

  y por fin, nuestro primer fiordo ... en DALEN. Pero hay que seguir a la página siguiente.

   VOLVER                                                                                                                                  CONTINUAR