Hongos manchadores de albura

    En la región patagónica se registra una incidencia elevada de manchas de origen biológico en la madera, comúnmente llamadas ‘manchas de albura’ (sap-stain’ o ‘blue-stain’ en inglés). Este tipo de manchas no son superficiales, sino que colonizan la madera en sentido radial, siendo difíciles de eliminar. Este defecto estético ocasiona una pérdida en la calidad de la madera y una merma de su valor comercial. La mancha de albura, entre otras características de la madera de la región, pone en situación de desventaja a los productos de la industria local frente a los productos importados de Chile y la Mesopotamia argentina. Por otro lado, el empleo de madera manchada en la construcción de embalajes para exportación (pallets) aumenta las posibilidades de que la carga sea rechazada como consecuencia de restricciones cuarentenarias.

 

  

    El manchado de la albura se origina y desarrolla por el crecimiento de hongos  (reino Fungi, phylum Ascomycota) que infectan la madera recién  apeada  y/o elaborada  que no recibe un tratamiento adecuado. Los hongos manchadores se alimentan de compuestos celulares simples; no degradan compuestos complejos como la celulosa y la lignina, de tal manera que no ocasionan  problemas físico-estructurales a la madera.  Pero al crecer  en el  tejido de la planta, sus paredes celulares oscuras (marrones a negras) manchan la albura ocasionando un problema estético importante. En Patagonia existen diversos grupos de hongos manchadores. Principalmente deben considerarse 2 de ellos, diferenciados por el grupo taxonómico al que pertenecen y por la estrategia de colonización empleadas:

    A) Algunas especies de la familia Botryosphaeriaceae Theiss. & Syd. (Diplodia pinea (Desm.) J. Kickx f., Lasiodiplodia theobromae (Pat.) Griffon & Maubl.) constituyen un serio riesgo en relación al manchado. Estos hongos están presentes en conos, acículas, corteza y pinocha. Sus esporas son dispersadas por la acción conjunta del viento y la lluvia. La infección de los árboles está típicamente asociada a heridas mecánicas causadas por las tareas de poda, heladas  o daño por insectos. La susceptibilidad de las plantas aumenta bajo condiciones de estrés y disminuye con un sitio de mayor aptitud forestal.  Las temperaturas entre 24 y 30 ºC junto a un 90 % de humedad relativa ambiente, son consideradas las condiciones óptimas para la infección. En la región patagónica estas condiciones suelen darse, en los valles cordilleranos, en los meses de Octubre-Diciembre, durante los días posteriores a una lluvia. Estas infecciones no siempre manchan la madera de inmediato. Suelen acumularse durante la vida del hospedante, colonizando la madera ante la ocurrencia de estrés severo, la muerte o la cosecha del ejemplar. Durante esta colonización la troza resulta severamente manchada.

 


    B) Otro grupo de ascomicetes de gran importancia en relación al manchado de la madera son los llamados ‘hongos ofiostomatoides’. Estas especies están adaptadas a la dispersión por insectos, especialmente a los escarabajos de corteza (Coleoptera: Scolytinae). Se caracterizan por formar estructuras reproductivas que exudan gotas de esporas pegajosas, producidas en sincronía con la maduración de los insectos adultos. Al emprender el vuelo y colonizar nuevos fustes, estos transportan esporas en su cuerpo. Una vez introducido por los insectos en el tejido fresco del hospedante, el hongo se desarrolla. El crecimiento óptimo se registra cuando la madera tiene entre 60‒80% de humedad relativa y la temperatura está en el rango de 22‒30 ºC. La severidad de la mancha suele estar directamente relacionada con los niveles poblacionales de los escarabajos vectores presentes. En Patagonia han sido reportadas 3 especies de escolítidos: Orthotomicus laricis (Fabricius), Hylastes ater (Paykull) e Hylurgus ligniperda (Fabricius). En Chile estas especies suelen presentar uno o dos picos de vuelo entre Octubre a Febrero, dependiendo de la zona, y casi no registran eventos de vuelo en invierno. H. ligniperda produce 3-4 generaciones al año, mientras que H. ater solo una. El régimen de tareas silviculturales y la correspondiente disposición de residuos son, entonces, aspectos claves para el manejo de la densidad poblacional de los escarabajos y, por consiguiente, de las manchas de albura.





    Si bien los grupos referidos anteriormente son los más importantes, existen otros ascomicetes capaces de causar manchas de albura, los que serán refereidos en el presente trabajo simplemente como hongos 'dematiáceos'

 

                                                                                                                                

                                                                                                                                                       

        
                                                                                                                                 

 



                                                                                                    adeerrasti@ciefap.org.ar