BIENVENIDO‎ > ‎

DECORACIONES

 
           Creaciones en frutas y verduras naturales
 
 
 
Como elemento novedoso.Reemplazar el centro de flores de las mesas por una espectacular papaya, sandía o melón tallado en forma de flor, da el cariz elegante y distinguido que toda empresa desea para cada acto.La decoración con frutas y verduras ofrece insospechadas posibilidades.Creaciones originales que despiertan el interés de todo el que las contempla.Con la talla de frutas y verduras conseguirá que lo estético supere la tendencia natural de degustar un producto de por sí apetitoso y comer pasa a un segundo plano.Cada pieza debe hacerse en función de las características intrínsecas de su materia prima.Es un arte dirigido tanto al mundo de la gastronomía como a todas las personas que quieran mejorar la presentación de sus comidas, fiestas o buffets.Frutas talladas para integrar en el conjunto de su evento empresarial.

            
 

 
DEFINICIÓNES DE DECORACIÓN

El  término DEORACIÓN,  cuyo  origen proviene del latín decoratío, se refiere a la acción  y efecto de decorar (adornar una cosa o un lugar). También permite nombrar al conjunto de los elementos que adornan un ambiente, a la cosa que decora y al arte que estudia la combinación de los elementos ornamentales.

 

Decorador

Se denomina decorador a la persona dedicada a diseñar el interior de oficinas, viviendas o establecimientos comerciales con criterios estéticos y funcionales.

El decorador planifica la distribución de espacios interiores junto a sus clientes presentándoles un proyecto acorde a sus necesidades, preferencias y presupuesto. En primer lugar, determina junto a su cliente el tipo de arquitectura preferida para el local, sus funciones y destino y el tipo de equipamiento a instalar.

 

El decorador aconseja a su cliente sobre el estilo de los muebles y otros objetos de decoración, el color y estilo de las tapicerías, la pintura de las paredes y el techo y la distribución de los espacios. El decorador busca y selecciona los muebles, cuadros y objetos decorativos apropiados a los requerimientos del proyecto. También adapta al nuevo espacio con criterios estéticos los muebles u objetos de que dispone. Presenta el proyecto al cliente por medio de dibujos, esquemas o ilustraciones.

Cuando el proyecto y su presupuesto han sido aprobados, el decorador subcontrata la fabricación de tapcierías, cortinas, alfombras y piezas de carpintería, la construcción de tabiques y otros elementos separadores, el tratamiento y pintura del techo y las paredes, la instalación del suelo y otras actividades relacionadas. El decorador también puede planificar otros espacios interiores como barcos, aviones, autobuses, stands feriales, etc.

 

Centro de mesa

                                                                                                                                                       Decoración con varios centros de mesa

Un centro de mesa es un elemento decorativo que se coloca en el centro de las mesas que se han dispuesto para comer.

El objeto de los centros de mesa es mejorar la estética de la mesa en combinación con el resto de los elementos que las componen, fundamentalmente, la vajilla, la mantelería y la cubertería. Los centros aportan personalidad a la mesa y pueden tener un contenido temático adaptado a la estación del año o a la festividad o celebración que se lleva a cabo: Navidad, halloween, banquete de bodas, etc.

Los centros de mesa pueden estar compuestos por multitud de elementos entre los que gozan de especial relevancia los naturales: flores, frutas, hortalizas, ramas, pequeñas plantas, etc. Los centros más efectivos se componen de una estética combinación de flores o frutas de temporada. La sencillez de su elaboración, los convierten en habituales objetos de manualidades

. Las velas son otro elemento que aporta a la mesa una iluminación suave e intimista. Son especialmente adecuadas para la decoración de cenas, sobre todo, si se van a hacer en el exterior. A menudo, se combinan con flores y plantas naturales o artificiales, con piedras e incluso se pueden hacer flotar en un cuenco con agua junto con hojas o frutas. Los centros también pueden consisitir en fuentes artísticas, soperas, candelabros u otros elementos decorativos.

              Centro de mesa

 

 
Como norma general, los centros no deben impedir la vista ni la conversación con el resto de comensales por lo que no deben ser demasiado altos o voluminosos. Si están compuestos por elementos naturales, éstos no deben desprender olores que se puedan confundir con los de la comida. Además, podrían molestar a los comensales. Su tamaño y forma han ser proporcionales a los de la mesa. En este sentido, se aconsejan los centros con formas alargadas para las mesas rectangulares y los redondos para las mesas de configuración redonda.

 

 
El centro se coloca antes de comenzar la comida y se mantiene en su sitio hasta que ésta ha finalizado. Al ser un elemento decorativo, no se considera adecuado desmontarlo cogiendo alguno de los elementos que lo componen como flores o ramas. Tampoco, llevárselo al acabar la comida, ni siquiera si se trata de un banquete de celebración.
 
 
 
 
La decoración de la mesa.
 
 
 
  Centros de mesa y otros elementos decorativos.
 
 
 Tan importante como el menú a servir en una mesa, bien sea un almuerzo o una cena, es la correcta disposición de los elementos que la componen (como cubiertos, vajilla, cristalería, etc.), y de los elementos decorativos que hacen que la mesa luzca más elegante. De los
primeros, ya hemos hablado con cierta profundidad en otros capítulos de esta web. Pero vamos a entrar un poco más de lleno en los elementos decorativos.

El elemento decorativo estrella de una mesa es el centro. El centro de mesa, es uno de los más utilizados en cualquier tipo de mesa. Flores, frutas, hojas, ramas, y multitud de posibles combinaciones solo limitadas por la imaginación de la persona que los crea. Pero, cuidado, hay ciertas recomendaciones o limitaciones a tener en cuenta.

 

 1. El tamaño. No es correcto crear un centro de mesa de un tamaño desproporcionado al tamaño de la mesa. Ni en anchura ni en altura. En anchura, porque puede ocupar un espacio en la mesa necesario para el "tránsito" normal de la comida (es necesario contar con un espacio mínimo para poder colocar unos saleros, fuentes, salseras, etc.). Y en cuanto a la altura, porque no se deben crear barreras entre los invitados, aislando a unos invitados de otros por un "muro" decorativo llamado centro de mesa.

2. Elementos a utilizar. Un centro de mesa de elementos naturales, como flores o frutas frescas, hojas, ramas de árbol o arbusto, etc. deben tener una característica común: no desprender un fuerte aroma. Un olor intenso o peculiar, es una de las cosas que más puede molestar a los invitados, interfiriendo en el propio paladeo de un buen plato o un buen vino. Incluso puede ser motivo de una molestia mayor para algunos invitados, por las alergias a este tipo de elementos. Una de las mejores opciones es utilizar frutos o elementos secos, los cuales no desprenden ningún tipo de olor, o es muy ténue, y además se mantienen mucho mejor bajo cualquier circunstancia ambiental. Las fustas o flores frescas, pueden marchitarse o perder cierta frescura a lo largo de la jornada.

3. Forma. Aunque no hay una forma estandar, pues su diseño queda a la imaginación de los creativos, los centros de mesa, al menos los más clásicos, suelen tener una cierta relación con la forma de la mesa. A mesas redondas, centros de mesa redondos; a mesas cuadradas centros de mesa cuadrado; a mesas rectangulares centros de mesa rectangulares ...

4. Tamaño. Los centros de mesa deben guardar "proporcionalidad" al tamaño de la mesa. Dependiendo de las medidas de la mesa el centro de mesa deberá ser proporcional al espacio disponible, descontando los espacios mínimos necesarios para los servicios de los comensales y de los necesarios para otros usos de la mesa durante el desarrollo de la comida.

5. Combinación. Los colores, tamaños, etc. de los elementos decorativos deberían combinar o contrastar con los otros elementos de la mesa: vajilla, mantelería, etc.

Los centros de mesa no dejan de ser pequeñas obras de arte, por lo que no es correcto tomar ningún elemento que lo compone. Está bastante extendida la costumbre, sobre todo en banquetes de tipo familiar, "desarmar" los centros de mesa quitando flores y otros elementos decorativos que lo componen. No se debe hacer. Si aún así, se empeña en quitar algún elemento del centro de mesa, al menos espere a que finalice la velada.

Románticos centros de mesa con rosas

 

 

Si estas planeando una romántica velada las velas siempre son un lindo detalle. Pero para completar el ambiente hoy te traemos estos delicados centros de mesa

Se trata de unos delicados corazones decorados con rosas para dar vida a tu cena.

Materiales:

Rosas pequeñas
Hojas de limones
Alfileres
Oasis (para arreglos florales)
Cúter
Papel
Lápiz

Paso a paso:

Lo primero que debes hacer es trazar sobre el papel un corazón y recortarlo por el contorno. Colóca el corazón sobre el oasis y marca la silueta. Luego con el cúter corta el corazón de oasis. Luego pincha las rosas en toda la superficie del corazón.

Luego en el espesor del corazón pincha las hojas de limón con alfileres y listo. Solo resta colocar el corazón sobre un bonito plato y a la mesa.

 
 
 
 
 
 
 
En esta ocasión no te traemos una manualidad  propiamente dicha. Se trata de darte ideas para realizar estos originales centros de mesa. Si tienes una fiesta en casa o una reunión, es una linda idea para decorar tu mesa.
Te llevará muy poco tiempo hacerlos. Solo precisas de imaginación y jugar con los colores. Como puedes ver en las fotos, lo único que necesitas son frascos transparentes de diferentes tamaños.
Combina frutas y verduras con especias, obtendrás un lindo centro de mesa, y además darás un rico aroma a tu hogar.
 
 
 
 
 
 
 
Otoñales centros de mesa
 
 
 
A la hora de preparar una deliciosa cena, no te puedes olvidar de vestir la mesa. La comida no es lo único que hace especial a una velada, y por eso, para dar vida hoy te contamos como realizar unos sencillos y otoñales centros de mesa con nueces.
Materiales:

Vase de vidrio
Nueces
Agua
Flores

Paso a paso:

Lo primero que debes hacer es llenar la vase de vidrio con las nueces, luego llena el recipiente con agua y por último coloca la flor en la parte superior.
 
 
 
 
Divertidos centros de mesa con patitos
 
Si tienes que dar un cumpleaños de un bebé o bien festejar el babyshower de una futura mamá seguramente estos bonitos y delicados centros de mesa te encantarán. Se trata de unas simpáticas peceras con patitos realmente sencillas y rápidas de realizar. Y por supuesto, le darán al lugar un toque muy divertido.
Materiales:
Pelotas de telgopor en varios tamaños
Patitos de goma
Bols tipo pecera (es mejor que sean plásticos)
Pequeños vasos plásticos
Paso a paso:
Coloca dentro de bol más grande las pelotas de telgopor hasta la mitad y el patito en el centro para que se vea. Luego coloca el vasito boca abajo y la pecera arriba. Así de simple tienes los centros de mesa listos.
Asegúrate de decorar la fiesta con la misma temática. Puedes optar por individuales en colores amarillo o celestes, o bien servilletas blancas que combinen con las pelotas de telgopor.

                                                        

 

Centros de mesa con huevos decorados con cintas

Si te has olvidado de los centros de mesa para la reunión de Pascuas no tienes de que preocuparte. Hoy te traemos estos simples centros de mesa con huevos decorados con cintas muy simples y rápidos de realizar. Podrás jugar con los diseños y los más pequeños te podrán ayudar.

Materiales:

Cintas decorativas variadas
Pegamento

Huevos
Papeles de colores
Platos de plástico u otros recipientes
Bol
Punzón

Paso a paso:

Lo primero que debes hacer es vaciar los huevos. Realiza un pequeño en l aparte superior e inferior de cada huevo y luego sopla por uno de los lados para retirar la yema y la clara. Asegúrate de hacerlo en un bol para aprovechar el huevo. Una vez que los tienes vacíos lávalos y déjalos secar.

Cuando ya estén secos toma la cinta y aplica cola o pegamento por detrás y pégala alrededor del huevo formando el diseño que más te guste. Deja secar y realiza otros.

Aparte corta tiras de papeles de colores, colócalos en el plato y arriba los huevos terminados. Ya tienes listos los centros de mesa.

 

Ideas para diseñar un bonito centro de mesa

Con ellos conseguirá dar a sus comidas o cenas más formales un toque de color, elegancia y originalidad

 

Conseguir un bonito centro de flores adornado con frutas o un elegante centro de plantas no es tan difícil. Basta disponer de lo necesario, algunos minutos reservados y un poco de imaginación para saber colocar cada elemento en su sitio y todo dispuesto de tal forma que consiga una gran armonía. No obstante, nunca viene mal tener en cuenta algunas recomendaciones, por ejemplo, que el tamaño del centro siempre tendrá que ir en función de la superficie de la mesa o que es preferible utilizar flores típicas de cada estación del año (sobre, todo porque el centro resultará así más económico). De esta forma, en otoño e invierno los colores serán algo más sobrios aunque también es cierto que si lo que busca es dar mucho colorido a la mesa no desatinará si utiliza flores de colores algo más vivos. A continuación le mostramos algunos ejemplos de centros para que dé a su mesa un toque de originalidad y ponga en práctica su lado más creativo:

Rosas y tulipanes

Tonos sobrios

 

Con orquídeas

Centro tricolor

Mandarinas y tulipanes

 

Sandía y tomates

Centro primaveral muy colorido en el que se han utilizado una gran variedad de flores: rosas rojas, tulipanes amarillos, gerberas naranjas, lilas azules, iris azules, cala naranja, dragonarias, boubardia roja y euphorbia naranja y roja. El verde se compone de ramas de sauce, camelia, y helecho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Centro perfecto para los meses de otoño e invierno. Se compone de orquídeas mini amarillas, viburnum opalus y tranchelium. El verde es bergrás, pitosporo, euonimus, durillo y euphorbia.

 

 

 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bola de rosas blancas, salmón y naranjas. El verde que utiliza es hiedra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Centro de mandarinas y tulipanes (puede hacerse también utilizando naranjas y limones). Se llena de mandarinas y agua un jarrón de cristal transparente. Se forran 4 alambres de taipe verde y se pincha en cada uno de ellos una mandarina. Se introducen los alambres en el jarrón. Se meten los tulipanes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Centro de sandía y tomates. Se vacía el contenido de dos tercios de sandía y se coloca una esponja en su interior. Pinchar los tomates a cada lado de la sandía para que haga contrapeso. Colocar la lombarda y la alcachofa, siempre repartiendo el peso. Hacer lo mismo con los cardos azules, con el solidago o lluvia y con las rosas spray clementinas. Se termina con las flores porque son las que menos peso tienen.

 

 

 

 

 

 

Centros de mesa para bodas | consejos

Te aconsejamos sobre algunas directrices que te conviene tener en cuenta a la hora de elegir un centro de mesa para la boda.

1. Elige un centro adecuado para el tamaño de la mesa - Si estás utilizando mesas pequeñas de conversación con grupos de 6 u 8 personas en cada una de ellas, los centros de mesa deben ser pequeños. Las mesas redondas tienen menos espacio para trabajar que las cuadradas o rectangulares, por lo que debes tener en cuenta también la forma y dejar un espacio libre para que los invitados se sientan cómodos.

2. Espejos debajo de los centros de mesa - Una gran cantidad de empresas ofrecen espejos biselados para colocar debajo de los centros de mesa. De esta manera duplicas sus efectos sin necesidad de que los centros sea demasiado grandes. Además, añaden brillo y luz al espacio. Este es un truco económico y muy romántico.

3. Evita el exceso de altura - Elegantes candelabros con flores y hiedras pueden verse muy bonitos pero no son prácticos. En una mesa nupcial, impide que los invitados se vean y mantengan una conversación cómodamente. No pongas nada en la mesa que sea de la misma altura que los invitados, por más bonito que sea.

4. No sólo el centro de mesa es importante - Puedes economizar con un centro de mesa sencillo pero invertir un poco más en bonitos manteles.

5. Puedes usar diferentes centros de mesa - No todas las mesas tienen por qué verse iguales. Puedes usar tonos naranja en una y tonos amarillo en otra, o tonos rosa en unas mesas y tonos vino en otras. Es importante que los colores estén en armonía pero no tienen por qué ser todos iguales.

6. No tienes por qué usar flores - Si bien la mayoría de los centros de mesa de bodas están elaborados con flores y velas, puedes usar otros elementos. Trata de ser creativa. Puedes usar elementos de la naturaleza como ramas, conchas, piedras, o incuso objetos personales como fotos de ti y tu pareja, las posibilidades son infinitas.
Decoración de Bodas.

 

Cómo hacer un centro de mesa con flores y velas

Nuestro hogar no es sólo nuestro lugar de residencia, sino el espacio en el que compartimos la vida en familia y nos relajamos. Por eso, es sumamente importante crear en el hogar una atmósfera agradable y distendida, ya que solemos volver del trabajo con una carga de estrés y ansiedad que al llegar a casa debemos eliminar.

 

Una excelente idea para lograr ese clima de relax en casa es acudir a la aromaterapia. Es decir, utilizar los aromas para lograr sensaciones placenteras. Una forma de hacerlo es mediante estos bellos centros de mesa con flores y velas que tú mismo podrás hacer.

Lo único que necesitarás para armar estos centros de mesa es:

  • Una fuente de vidrio transparente
  • Flores (sin el tallo); las que quieras y de los colores que quieras
  • Velas flotantes
  • Agua

  

DEFINICIÓN  DE ARTE
 
 
 
 

¿Como determinar que algo es arte?

Si buscamos la definición de arte en un diccionario convencional seguramente encontraríamos algo parecido a esto: actividad que requiere de un aprendizaje y a su vez puede limitarse a una habilidad técnica; como al mismo tiempo ampliarse hasta el punto de incluir una visión particular del mundo. Aunque, por su puesto, dicha explicación de este término no sea errónea, si puede ser considerada incompleta; al mismo tiempo el arte implica un aspecto más subjetivo porque, desde ya es una disciplina subjetiva. Cuando leemos la definición de arte al estilo “técnico” sólo estamos entendiendo que la misma es una actividad en la cual se requiere habilidad y aprendizaje, pero el arte en sí mismo involucra muchas más características.

¿Qué es el arte?

La definición de arte establece que el mismo es una disciplina o actividad, pero en un sentido más amplio del concepto, decimos que el talento o habilidad que se requiere para ejercerlo está siempre situada en un contexto literario, musical, visual o de puesta en escena. El arte involucra tanto a las personas que lo practican como a quienes lo observan; la experiencia que vivimos a través del mismo puede ser del tipo intelectual, emocional, estético o bien una mezcla de todos ellos.

En la mayoría de las sociedades y civilizaciones, el arte ha combinado la función práctica con la estética, pero en el siglo XVIII, el mundo occidental decidió distinguir el arte como un valor estético que, al mismo tiempo, contaba con una función práctica. Si buscamos una definición de arte de índole más “pura”, decimos que es un medio por el cual un individuo expresa sentimientos, pensamientos e ideas; es así como vemos a este conjunto plasmado en pinturas, esculturas, letras de canciones, película y libros. Las bellas artes centran su interés en la estética, nos referimos a la pintura, danza, música, escultura y arquitectura; las artes decorativas suelen ser utilitarias, es decir “útiles” específicamente.

Aunque nos resulte difícil creerlo, la definición de arte hace un paralelismo con la ciencia; se asegura que tanto el arte como la ciencia requieren de habilidad técnica; tanto los artistas como los científicos tratan siempre de impartir un orden a partiendo de sus diversas experiencias vividas. Ambos pretenden comprender el universo en el que habitan y se desarrollan, hacen una valoración de él y transmiten lo que interpretan a otros individuos; de todas formas no podemos establecer una paridad entre el arte y la ciencia, existe una diferencia esencial entre ambas: los artistas seleccionan las percepciones cualitativamente y luego las ordenan de manera que manifiesten su propia compresión cultural como personal, mientras que los científicos estudian las percepciones de los sentidos no de manera cualitativa sino cuantitativa y así es como descubren leyes que reflejen una verdad universal y única. Otra de las principales diferencias que separan al arte de la ciencia es la posibilidad de refutar; mientras que los científicos pueden invalidar leyes o teorías a través de investigaciones, las obras de arte poseen un valor permanente, aunque cambie el punto de vista del artista o el gusto del público.

Arte moderno

Si buscamos una definición de arte extensiva seguramente encontraremos varias descripciones sobre los tipos de arte y las épocas en que éstos han sido preponderantes; el arte abstracto es uno de los más modernos, surgió en 1910 y llegó a influenciar generaciones enteras durante el siglo XX. El auge de este tipo de arte es tal que, aunque muchos artistas conservadores no tenían el más mínimo interés de considerarlo como tal, no tuvieron más remedio que darle un lugar entre los tipos de arte más importantes. El abstraccionismo significó un gran vuelco dentro de la percepción estética, se deja de considerar justificada la necesidad de representar figuras o formas de objetos y se los tiende a sustituir por un lenguaje visual autónomo el cual posee sus propios significados. Pero el abstraccionismo no ha nacido como una rama independiente sino que fue el resultado de varias influencias expresionistas las cuales exaltan la fuerza del color; informalistas y cubistas. El arte es una disciplina que ha despertado varios enfoques muy diversos sobre la realidad y situaciones sociales; lo importante es que no pierde su objetivo que es expresar, transmitir y, en ocasiones, concientizar.

Definición de ARTE - Definición de la Palabra:

¿Que es Arte? ¿Que significa Arte? Definir Arte. Concepto de Arte:

1a. Definición de Arte: Actividad creativa del ser humano que consiste en transformar y combinar materiales, imágenes, sonidos, etc., para transmitir una idea o un sentimiento y producir un efecto estético, o para embellecer ciertos objectos o estructuras funcionales; conjunto de obras resultantes de esta actividad que pertenecen a un país, una época, un autor o una estética determinada: el arte italiano; el arte romano.

2a. Definición de Arte: Conjunto de reglas que rigen en una profesión o una actividad: arte militar, arte culinario, arte culinario, arte dramático.

3a. Definición de Arte: Habilidad con que se hace algo: tener arte para arreglarse

4a. Definición de Arte: Cautela, astucia.

Definición de arte

Arte es la aplicación de la habilidad y del gusto a la producción de una obra según principios estéticos. El concepto de Arte va asociado al concepto de Obra de arte, que no es otra cosa que el producto o mensaje considerado primáriamente en función de su forma o estructura sensible (estética).

El Arte es el acto o la facultad mediante la cual el hombre imita o expresa y crea copiando o fantaseando, aquello que es material o inmaterial, haciendo uso de la materia, la imagen, el sonido, la expresión corporal, etc., o, simplemente, incitando la imaginación de los demás.

Un arte es una expresión de la actividad humana mediante la cual se manifiesta una visión personal sobre lo real o imaginado.

El término arte procede del latín ars. En la Antiguedad se consideró el arte como la pericia y habilidad en la producción de algo. Es hasta finales del siglo XV, durante el Renacimiento italiano, cuando por primera vez se hace la distinción entre el artesano y el artista (artesanía y bellas artes) y, equivalentemente, entre artesano (productor de obras múltiples), y artista (productor de obras únicas). Es también en este período cuando se crea un lenguaje articulado para referirse al exterior y no a la representación formal, quedando clasificadas las artes liberales (las actuales bellas artes) en tres oficios: escultores, pintores y arquitectos.

A finales del siglo XVIII, y sobre todo, a mediados del XIX (primera industrialización), es cuando aparece una verdadera oposición entre el producto artístico (trabajo global con carácter exclusivo) y el industrial (trabajo parcelado y producido en serie). En este período se dio un notable incremento de las colecciones privadas, se crearon las primeras academias de arte (sin acceso para las mujeres hasta principios del siglo XX,[1]), surgió la idea de patrimonio, con la aparición de los primeros museos, y de los ‘especialistas’ como críticos, galeristas y coleccionistas. Es a partir de 1920 cuando por primera vez se hace distinción entre las “bellas artes” y las “artes nobles”.

Arte y estética

Según Arnold Hauser, las obras de arte son provocaciones con las cuales polemizamos mas que no nos las explicamos. Las interpretamos de acuerdo con nuestras propias finalidades y aspiraciones, les trasladamos un sentido cuyo origen está en nuestras formas de vida y hábitos mentales. Nosotros, de todo arte con el cual tenemos una relación auténtica hacemos un arte moderno.

Hoy dia, el arte ha establecido un conjunto de relaciones que permiten englobar dentro de una sola interacción la obra de arte, el artista o creador y el público receptor o destinatario. Hegel, en su Estética, intentó definir la trascendencia de esta relación diciendo que : «la belleza artística es más elevada que la belleza de la naturaleza, ya que cambia las formas ilusorias de este mundo imperfecto, donde la verdad se esconde tras las falsas apariencias para alcanzar una verdad más elevada creada por el espíritu».

Buscar la verdad detrás de las apariencias !, puede haber una finalidad más elevada y atractiva ? El arte se transforma así en la prolongación de la acción, ya que no trata de imitar o reproducir, sino que traduce una realidad metasensible para poner lo espiritual en la experiencia cotidiana.

El arte es también un juego con las apariencias sensibles, los colores, las formas, los volúmenes, los sonidos, etc. Es un juego gratuito donde se crea de la nada o de poco más que la nada una apariencia que no pretende otra cosa que engañarnos. Es un juego placentero que satisface nuestras necesidades eternas de simetría, de ritmo o de sorpresa. La sorpresa que para Charles Baudelaire, es el origen de la poesía. Así, según Kant, el placer estético deriva menos de la intensidad y la diversidad de sensaciones que de la manera, en apariencia espontánea, por la cual ellas manifiestan una profunda unidad, sensible en su reflejo, pero no conceptualizable.

Para el profesor Sir Ernst Gombrich, «El arte, en realidad no existe. Unicamente hay artistas.». Más adelante, en la Introducción de su obra The Story of Art nos dice que no tiene nada de malo que nos deleitemos en el cuadro de un paisaje porque nos recuerda nuestra casa o en un retrato porque nos recuerda un amigo, ya que como hombres que somos, cuando miramos una obra de arte estamos sometidos a un conjunto de recuerdos que para bién o para mal influyen sobre nuestros gustos.

Suguiendo al mismo Gombrich, vemos como a los artistas también les sucede algo parecido : en el retrato de su hijo Nicolas, el gran pintor flamenco Rubens, lo representó hermoso ya que seguramente se sentia orgulloso del aspecto del niño y nos quiso transmitir su pasión de padre a la vez que artista; en el retrato de su madre, el gran pintor alemán Durero, la dibujó con la misma devoción y amor que Rubens sentia por su hijo, pero aquí vemos un estudio fiel de la cara de una mujer vieja, no hay belleza natural pero Durero, con su enorme sinceridad, creó una gran obra de arte.

Teorías sobre la función del arte

  • El arte como enseñanza moral: La concepción moralista se basa en el que el arte ha de estar al servicio de la moralidad, y se llega a considerar incluso que debe ser rechazado todo arte que no promueva valores morales que se consideren aceptables. El moralismo en el arte se remonta a Platón (siglo IV a.C), para quien las tres ideas fundamentales a las que debe aspirar el ser humano son las de Belleza, Bondad y Justicia, habiendo entre ellas una íntima relación. Aristóteles de Estagira desarrolló este concepto, defendiendo que el arte debía presentar al hombre y al mundo “como podría ser y debería ser”. Esta forma de pensamiento fue apoyada filosóficamente en el siglo XX por el objetivismo (ver Realismo romántico). En la actualidad sigue viva la polémica sobre los efectos morales del arte y sobre la legitimidad o no de censurar el arte basándose en criterios morales y no estéticos.
  • El arte por el arte: El arte tiene su sentido y finalidad en sí mismo. Según esta teoría, el artista es alguien dotado de unas extraordinarias cualidades creativas y su principal obligación es perfeccionar su obra. Esta teoría fue defendida por algunos románticos alemanes de siglo XIX.
  • El arte como fuerza social: Es opuesta a la anterior. El artista tiene una gran responsabilidad social y ha de estar “comprometido” con su tiempo. Esta teoría fue defendida por los socialistas franceses del siglo XIX, y pronto se extendió a otros países. En la URSS y en todo el bloque socialista se creó la escuela oficial de arte de estos países, llamada realismo socialista.
  • El arte como destino de comunicación: La obra de arte es el medio del que se vale el artista para transmitir sentimientos y emociones al espectador, y tiene como fundamento la capacidad que poseen las personas para experimentar como propios los sentimientos ajenos. Así, por ejemplo, nos compadecemos del dolor de alguien que ha sufrido una desgracia, y una obra de arte puede rememorarnos dicho duelo.

Arte culinario

 
 
 
El arte culinario es una forma creativa de preparar los
alimentos y depende mucho de la cultura, en términos de conocimientos respecto a los alimentos, su forma de prepararlos, así como de los rituales sociales establecidos alrededor de la comida. No hay que confundirlo con gastronomía, que englobaría a esta en un campo más general dedicado a todo lo relacionado con la cocina.

Existe un arte culinario característica en cada pueblo, cultura y región. Hoy en día con el fenómeno de la globalización, con la continua comunicación de millones de personas y la influencia de los medios de comunicación, así como del comercio han conducido a un mayor conocimiento y aprecio de las cocinas foráneas, y una mayor facilidad para acceder a su preparación. Sin embargo, una gran mayoría de esas recetas y sus variaciones tienen sus orígenes en las cocinas tradicionales desarrolladas a lo largo de mucho tiempo, con rituales de preparación transmitidos a lo largo de muchas generaciones.

La cocina tradicional es un arte fundamentalmente social con carácteres locales y tradicionales, pero la sociedad moderna ha conseguido facilitar su elaboración y materias primas que se cultivan a miles de kilómetros. Es importante, en la cocina moderna esta base de distintos orígenes étnicos y culturales.

Contenido

La preparación de las comidas

El tipo de cocina depende, del cocinero, de los ingredientes y de las costumbres u obligaciones culturales, médicas y religiosas para unos alimentos en concreto.

Decimos, entonces, que algunos alimentos (casi todos) deben pasar por un proceso llamado cocción, que es la aplicación de calor u otras técnicas para conservar y modificar su sabor, color y textura; de esta manera serán estos aptos para el consumo humano.

Para que un alimento sea parte íntegra del modo de alimentación tendrá que estar fácilmente disponible, en cantidad adaptada a las necesidades humanas y, a ser posible, a buen precio.

Como el hombre se nutre, no solamente para asegurar su crecimiento y desarrollo sino también por placer, los alimentos tendrán que tener a menudo unas calidades gustativas, las cuales cambian según las sociedades. Comer es también un acto social, algunas personas intentan no comer ciertos alimentos por su imagen desvalorizante (el aceite de colza después de la Primera Guerra Mundial), buscan unos más raros y caros (el foie-gras o el caviar) o rivalizan de imaginación para preparar algún plato de manera compleja, apetitosa y visualmente satisfactoria.

La cocina es además el soporte y manifestación de alguna posición religiosa y hasta política. Así, algunas costumbres culturales o algunas religiones han puesto tabúes sobre ciertos alimentos o preparaciones.

Los alimentos y modos de preparación elegidos dependen de los principios de cada consumidor. Buscar alimentos con Label de calidad o Denominación de Origen, de agricultura biológica o el rehuso de comer alimentos de origen animal (vegetarianos, por ejemplo) viene a menudo de una elección ética, igual que el deseo de no-violencia a los animales, o para no imponer un impacto tan grande para la biosfera (desde el punto de vista energética, la producción de 1 kilo de proteínas animales resulta más cara que la misma cantidad de proteínas vegetales). Estas posiciones son muy defendidas por los ecologistas, ver también macrobióticos.

La elección inicial de los alimentos depende de varias variables: antes, el primer factor fue el de la disponibilidad, por ejemplo la carne de mamut en una eco-región al norte de Europa o los períodos de recolección de los agroalimentos. Las costumbres y técnicas alimentarias se formaron en torno a esos períodos favorables y de la disponibilidad de los combustibles (madera, carbón).

Ahora, para la mayor parte de la humanidad, los alimentos utilizados, más o menos variados, vienen de los huertos e invernaderos, según la biodiversidad de cada región. En los países industrializados se compran en los comercios próximos o en supermercados. Encontramos alimentos sin transformar, parcial o completamente preparados para su consumición. En este caso lo único que hace falta es calentarlo.

Gracias a la multiplicación de los intercambios entre países se puede encontrar frutas y verduras en todo momento del año, cosa que antes era imposible. Esta disponibilidad permanente de algunos comestibles ya ha cambiado la conducta alimentaria y numerosos ritos. También se ha observado un abandono progresivo de la consumición de varios alimentos, víctimas del fenómeno de la moda o simplemente olvidados por la industria agroalimentaria.

Alimentarse

Alimentarse consiste en satisfacer las necesidades del organismo en agua, proteínas, lípidos, glúcidos, vitaminas y óligo-elementos, para asegurar el crecimiento y mantenimiento del cuerpo según la edad, sexo y grado de actividad física o psíquica.

Los alimentos suministran, pero de manera desequilibrada en relación a las necesidades, las proteínas, lípidos y glúcidos que constituyen una fuente de energía y moléculas necesarias al cuerpo humano, así como vitaminas y otros elementos. Resultando que sólo la asociación, equilibrada de alimentos de tipos nutricionales diferentes, asegura los aportes de elementos indispensables.

Necesidades

Los bebés e infantes necesitan la vitamina D, la cual tendría que ser aportada por la comida pero, al encontrase ésta en baja disponibilidad en la porción cotidiana, se les suele dar complementos vitamínicos. De igual modo, las mujeres necesitan un 77% de hierro más que los hombres por las pérdidas mensuales o después del parto, así como más calcio en la menopausia, para evitar en lo posible la aparición de osteoporosis.

De forma similar, la ración hídrica varía de la misma forma que los aportes energéticos. Un cuarto del almacenamiento de agua extracelular es renovado diariamente en los bebés y sólo una séptima parte en el adulto.

¿Para qué?

  • Para favorecer la digestión, se cuece.
  • Para intentar garantizar la salud de los consumidores, se transforman y asocian alimentos variados.
  • Para suministrar contenidos y elementos variables según las necesidades de cada individuo.
  • Para poder proponer regímenes nutricionales específicos en función de cada enfermedad.

Referencias

La preparación de las comidas

El tipo de cocina depende, del cocinero, de los ingredientes y de las costumbres u obligaciones culturales, médicas y religiosas para unos alimentos en concreto.

Decimos, entonces, que algunos alimentos (casi todos) deben pasar por un proceso llamado cocción, que es la aplicación de calor u otras técnicas para conservar y modificar su sabor, color y textura; de esta manera serán estos aptos para el consumo humano.

Para que un alimento sea parte íntegra del modo de alimentación tendrá que estar fácilmente disponible, en cantidad adaptada a las necesidades humanas y, a ser posible, a buen precio.

Como el hombre se nutre, no solamente para asegurar su crecimiento y desarrollo sino también por placer, los alimentos tendrán que tener a menudo unas calidades gustativas, las cuales cambian según las sociedades. Comer es también un acto social, algunas personas intentan no comer ciertos alimentos por su imagen desvalorizante (el aceite de colza después de la Primera Guerra Mundial), buscan unos más raros y caros (el foie-gras o el caviar) o rivalizan de imaginación para preparar algún plato de manera compleja, apetitosa y visualmente satisfactoria.

La cocina es además el soporte y manifestación de alguna posición religiosa y hasta política. Así, algunas costumbres culturales o algunas religiones han puesto tabúes sobre ciertos alimentos o preparaciones.

Los alimentos y modos de preparación elegidos dependen de los principios de cada consumidor. Buscar alimentos con Label de calidad o Denominación de Origen, de agricultura biológica o el rehuso de comer alimentos de origen animal (vegetarianos, por ejemplo) viene a menudo de una elección ética, igual que el deseo de no-violencia a los animales, o para no imponer un impacto tan grande para la biosfera (desde el punto de vista energética, la producción de 1 kilo de proteínas animales resulta más cara que la misma cantidad de proteínas vegetales). Estas posiciones son muy defendidas por los ecologistas, ver también macrobióticos.

La elección inicial de los alimentos depende de varias variables: antes, el primer factor fue el de la disponibilidad, por ejemplo la carne de mamut en una eco-región al norte de Europa o los períodos de recolección de los agroalimentos. Las costumbres y técnicas alimentarias se formaron en torno a esos períodos favorables y de la disponibilidad de los combustibles (madera, carbón).

Ahora, para la mayor parte de la humanidad, los alimentos utilizados, más o menos variados, vienen de los huertos e invernaderos, según la biodiversidad de cada región. En los países industrializados se compran en los comercios próximos o en supermercados. Encontramos alimentos sin transformar, parcial o completamente preparados para su consumición. En este caso lo único que hace falta es calentarlo.

Gracias a la multiplicación de los intercambios entre países se puede encontrar frutas y verduras en todo momento del año, cosa que antes era imposible. Esta disponibilidad permanente de algunos comestibles ya ha cambiado la conducta alimentaria y numerosos ritos. También se ha observado un abandono progresivo de la consumición de varios alimentos, víctimas del fenómeno de la moda o simplemente olvidados por la industria agroalimentaria.

 
 
Comments