Letrafuerte

Revista Literaria y de Integración

poesía y relatos

editorial

Hace ya varios años, un grupo de poetas y artistas, se reunieron en casa de la cantante Nora Blanco, en calle La Blanca, en la comuna de La Cisterna, es el sector sur de Santiago de Chile, y dieron vida al grupo literario Los Doce de la Cruz del Sur, en dónde vio la luz creció la Revista Literararia y de Integración "Letrafuerte".

Hoy, en memoria de aquellos que, soñadores al fin y al cabo, creyeron en esa propuesta, que por diversos motivos no fructifico más que en un número de papel, ponemos en la red, LETRAFUERTE, Revista Literaria y de Integración, y así mostrar la poesía emergente, de la América.

Abriremos las puertas de LETRAFUERTE, a todos los que, necesitando mostrar su creación, no tengan un espacio, tanto de papel como en el ciber.

Con una copa de vino, virtual, pero no menos generoso por eso, damos la partida al número uno de LETRAFUERTE.       

Frans Gris

Algunas Preguntas

(secretas y personales)

 

Pudiera ser yo aquel que golpee tu puerta

a la hora en que los duendes y las hadas escalan los lechos

para dejar mensajes?

Pudiera ser yo quién buscara tu perfume entre sus manos?

U ocupara el espacio que ha dejado en el lecho

                                                                     tu calor

y quien lleve

                     como un talismán

                                               tu rostro

grabado en las pupilas?

 

Pudiera ser aquel que guardara como un arca antigua

tus pechos en el hueco de su alma?

Y quién navegara a velas llenas

                                               los ríos de tus muslos

 y explorara las praderas de tu sexo

y la dulce caverna de tu boca?

 

(Pudiera 

cargar como equipaje con un millar de rosas rojas

y apartarte de tu destierro

Pudiera 

hacerte una fiesta con mi propia sangre y tu alegría

 de encontrarme a la vuelta de tu calle

y como un niño recrear mi alma y tu sueño en cada hierba

en cada árbol

y en cada siglo de nuestras futuras vidas

 

Puedo mirar tu cara por mil instantes y ya no ver más

alegre de haberte reconocido) 
--


                        Frans Gris