FRANCISCA  E.  PEÑALOZA   MONTOYA


Algo de mi . . .

SINEDUC

DOCUMENTOS PERSONALES

CURSO DE ENLACES

CANCIONES DE NAVIDAD

TRADICIONES NAVIDEÑAS

VILLANCICOS.

CUENTOS DE NAVIDAD.

MIS CANCIONES

POESIA

 

           PROFESORA Y JEFA TÉCNICA  ESCUELA LO SALINAS COMUNA DE BUIN.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

 

     Como no tengo absolutamente claro qué se puede registrar aquí, diré que: Soy profesora hace 31 años, simpre trabajé sólo en esta escuela, por eso puedo decir "mi escuela Lo Salinas", me gusta esta escuela, estos alumnos y estos apoderados y, aunque en estos años tuve varias oportunidades de emigrar, nunca pude aceptarlas, simplemente porque no podría irme de aquí. Aquí espero jubilar, si Dios no dispone otra cosa para mí, porque  antes de profesora, soy cristiana y esa orientación que norma mi vida la he tratado de inculcar a mis alumnos como la inculqué a mis hijos. No son sólo palabras, esto que digo es una de las grandes verdades de mi vida. Creo que si cada uno llega a la tierra con una misión, la mía es educar de acuerdo a programas predeterminados, pero siempre, poniendo a Dios en primer lugar.

        Tuve la suerte de poder estudiar pedagogía, como la única aspiración profesional que siempre tuve. Egresé de la Universidad de Chile con el título de "Profesor de Estado de Educación General Básica con mención en Educación Musical", pero mi formación y, a mucha honra, es Normalista.  Sí, porque ingresé a la Escuela Normal N° 2  (ubicada en Nueva Larraín, no recuerdo ya el número), en la comuna de La Reina y luego pasamos a ser de la Universidad, pero mis profesores continuaron siendo los mismos, por lo tanto: mi formación profesional es de normalista.

   ¿Qué más? - Dios me bendijo con dos buenos hijos, que ya también son profesionales y tengo dos lindos nietos: Sanfiago y Vicente, que son hoy por hoy, mi alegría.

   Tengo tanto más que decir y , tal vez siga más tarde.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Algo más...

   El primer día de clases de mi vida, en la escuela Nº5 de Niñas, de Maipo, cuando fui a 1º año básico, es un día que siempre recuerdo:

     Entré a la sala y la profesora Sra. Adriana Utrera (que era también la Directora) me llamó adelante y me hizo leer. Yo leía "excelente"  dijo  y claro que era así,  porque mi madre nos enseñó a leer a todos, antes de mandarnos a la escuela.

     Pero no fue lo mismo en matemática: me dictó para que escribiera en la pizarra: 1, 2, 3, hasta ahí todo bien, pero el cuatro lo hice al revés, como sillita. Entonces se rió un poco y me regaló 10 tarjetas blancas con los números en naranja, del 0 al 9   ¡ Un tesoro, para mi!

       Bueno, ese día, decidí ser profesora.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

      No recuerdo cómo crear un nuevo link y tengo algo que escribir, por mientras lo haré aquí y luego lo cambiaré. Se trata de una historia real que escuché de un administrador del Gran hotel del Lago, en Pucón, el pasado 17 de octubre - Día del Profesor, cuando fui con mi amiga Ninfa a almorzar, como lo hemos instituido desde el año pasado(2007), para celebrarnos.

He querido, con mucha razón, llamar a esto:

             Los zapatos blancos de mujer, que usó don José

     Don José nos contó su propia historia, más o menos de esta manera: Él nació el 56  y aún vive en Caburgua alta. Una  tartamudez en su niñez le dificultó grandemente aprender a leer y a comunicarse adecuadamente con los niños de su tiempo de niño.

        Nos habló de su infacia difícil y de cómo se crió en el campo, viniendo muy pocas veces al pueblo de Pucón. De cómo lentamente empezó a ser alguien cuando a los 12 años empezó a trabajar en el Hotel, limpiando el piso de parquet que por entonces tenía, junto a un amigo algo más adulto. Nos dijo como fue poco a poco mejorando su situación, cómo llegó a ser mozo y cómo ahora es un administrador y está a cargo de muchos trabajadores que hoy tiene el crecido hotel.

    Pero sobre todo nos dijo por qué el sigue siendo un hombre sencillo, con una gran humildad, un gran arraigo por su tierra, un gran amor a su familia y un gran recuerdo de sus primeros zapatos: Esos zapatos que usó por primera vez cuando ya tenía 10 años, esos que trajo una comadre de su mamá desde Santiago y que destinaron para él. Esos blancos que se puso una sola vez para ir a la escuela y que los compañeros se burlaron porque "eran de mujer" y que guardó en su bolso escolar el resto del día.

   Esos zapatos que abandonó "en un hoyo de árbol" y que después de todos estos años aún los ve en el poco transitado camino que hay desde la casa de su infancia a la escuela.

   Bueno, esa es su linda historia. Él no es un hombre triste ni resentido, al contrario es feliz, bendice a Dios por lo que ahora tiene: su tierra, su casa y los medios para tener a su familia feliz. Por estos días ha cumplido otro sueño: volar en un helicóptero por sobre esta tierra que lo vio nacer, crecer y estar donde está hoy.

   También me alegró saber que él conocía "La cuesta de los Montoya", ese camino que subí alguna vez y por donde estaba la casa de muchos Montoya, familiares de mi madre.....

                                                                   Buin, Octubre de 2008

 ******************************************************************

******************************************************************

    Bueno, seguiré escribiendo aquí. Hoy es 1º de Mayo, Día del Trabajo y aquí me encuentro trabajando en esto de la SEP. Dios quiera que esto de verdad sirva: que mejoren los aprendizajes de mi escuela y que recibamos algunos recursos. Si eso se alcanza, habrá valido la pena tanto trabajo, desvelos y sacrificios que me ha costado.

******************************************************************

     Me parece que la vida entera de las personas se mueve en torno a fechas. Las fechas son cifras y parece que de verdad no se puede prescindir de ellas, no sólo porque las personas adultas gusten de las cifras, como dice el Principito.

     Quiero escribir tres fechas, parece que necesito escribirlas como una forma de "dejarlas en otra parte, que no sea mi mente y mi corazón", no porque quiera olvidarlas si no porque pesan demasiado y dejándolas aquí, se pueden sentir más livianas:

* Martes 11 de Julio de 2006.

*Lunes 23 de Julio de 2007.

*Martes 6 de Febrero de 2008.

          Hoy sólo puedo añadir otra fecha y, por favor Señor,

 no vayas a dejarme sola ahora...

*Domingo 14 de Junio de 2009.

Dibujos de Rosas