RESEÑA DE MALES DE CABEZA EN EL CULTURAL DE EL MUNDO

Males de cabeza


Ángel Basanta (El Cultural de El Mundo, 28 de febreiro 2008)

MALES DE CABEZA

Trad. A. Villaverde y el autor Faktoría K. Vigo, 2007. 242 páginas /  Vínculo a la reseña de El Cultural

  

Este libro de Fran Alonso (Vigo, 1963), autor de más de media docena obras narrativas, apareció en gallego en 2001. Lo primero que despierta el interés está en su original organización compositiva en dos secciones distribuidas de modo alternante con interconexiones que intensifican los lazos constructivos del conjunto hasta la convergencia final de ambas, donde se impone la meticulosa unidad estructural del texto. Los capítulos impares, muy breves, titulados “La locura es un sombrero” más el número de orden correspondiente, están referidos por un narrador en primera persona, recluido en un psiquiátrico y con inclinación a identificarse con los gatos. El tema es la locura. Alternando con estos fragmentos numerados, se suceden, en los capítulos pares, 20 relatos, más largos, con argumentos, personajes y situaciones diferentes pero con un tema predominante, pues abordan manifestaciones de algún tipo de locura.

La locura como tema dominante constituye el primer elemento temático de unión de este libro proteico en su amplia variedad de situaciones y formas narrativas. Si los fragmentos impares tienen la misma forma (brevedad y narración en primera persona) en su progresión temática, los cuentos de los pares ofrecen una clara variedad estructural, desde su narración en primera o en tercera persona hasta la diversidad de formas narrativas. Pues hay cuentos en forma de monodiálogos de un personaje o de varios junto a otros relatos en forma de monólogo teatral, crónica periodística e incluso una versión actualizada y deformada de Casablanca, que sigue a otra de Caperucita, entre otras modalidades.

Esta variedad formal, que es riqueza literaria, está estructuralmente anudada por conexiones entre los textos de ambas secciones. No es sólo el tema omnipresente de la locura en ambos planos. El mismo título de “La locura es un sombrero” aparece interpolado en el texto de varios cuentos. El narrador se refiere a veces a dichos cuentos, por ejemplo en su texto 12 (pág.121) cuando comenta casos externos de alteraciones personales comparables a la locura del psiquiátrico, en este caso la depresión de la mujer condenada a hacer tortillas (“La señora Lola”). Estos lazos estructurales resultan fortalecidos por la recurrencia de situaciones observadas en la actual sociedad de consumo, como, por caso, disputas de pareja y problemas de jóvenes atrapados en la anorexia.

Al final, por encima de la variedad formal y de conflictos, la unidad temática del libro se impone con el relato de varios casos de trastornos mentales graves en la desquiciada sociedad presente: locura del farero, del psiquiatra y del poseído por manía persecutoria (tres últimos cuentos). El último, “Los miedos de K.”, contiene un homenaje a Kafka. Y también cierra estructuralmente el libro, pasando de la irracional manía persecutoria del protagonista a la neuro- sis del autor que le está dando vida, para concluir el cuento y el libro en forma de conferencia con reflexiones metanarrativas en que explica las diferentes formas de locura en nuestra sociedad provocadas por la excesiva rapidez del progreso tecnológico, imposible de asimilar por la mente humana. Lo cual resulta ser una perturbación mental del mismo signo que la sufrida por la viejecita analfabeta del primer cuento al creer que la sucursal bancaria donde había metido su dinero huyó con sus ahorros cuando sólo se había trasladado de lugar.