El discurso de Hitler
 
 

El 9 de julio en el Estadio Olímpico de Berlín(1) se jugará la final de la Copa Mundial de la FIFA 2006 (en Vigía de Nicoya todavía decimos el Mundial). El majestuoso coliseo deportivo, maquillado varias veces, fue construido en los años treinta para albergar los Juegos Olímpicos de 1936. ¿Por qué se efectuó el magno evento en un país manipulado por un dictador? Bueno, porque siempre han existido corruptos(2) que se compran con un viajecito, un chequecito por aquí y otro por allá, un empujoncito para colocarlo en un puesto clave o alguna otra cosilla de esas que no huelen bien, “te consigo eso y me das tanto”. Sucede casi lo mismo por aquí, en cualquier parte se compran conciencias y si no para que son los amigos, cito a mi colega Zoila Mata de Mora PhD que vive a sus anchas, como una enredadera, en un bucólico pueblecito llamado Las Virtudes de Turrialba luego de su salida abrupta del INS: “Los amigos son para usar y abusar”. Tan linda. El viceversa nunca lo practicó.

Típico de los dictadores. Aquel día del modesto verano alemán, el hombre se mandó una alocución para inaugurar las justas, no sé si antes o después de la entonación de la versión larga del “Deutschland, Deutschland über alles, Über alles in der Welt” (3), que nos debería poner a temblar el 9 de junio en el Allianz Arena de Munich, cuando la mannschaft(4) juegue con nosotros en esa llanta gigantesca. Dios mediante, no nos arrollen(5). Hasta aquí no hay nada extraordinario, excepto por un detalle, el discurso de Adolf Hitler Pölzl fue una de las primeras transmisiones televisivas en vivo.

Allianz Arena de Munich

Todas las emisiones radiales, televisivas o de cualquier otro tipo que utilizan alguna frecuencia, una vez transmitidas se difunden por el mundo y luego, como si tratara de una pedrada en las aguas mansas de un estanque tridimensional, las ondas seguirán su trajinar sempiterno hacia los confines del universo. El discurso cumplirá 70 años de alejarse, sin pena ni gloria, de la Tierra viajando en el vacío a la velocidad de la luz. “Qué corronguera” diría mi abuela.

Alguien nos ve y nos escucha allá en el espacio profundo. Alguien con la tecnología apropiada es o será capaz de descifrar el arte cósmico que hemos generado en los últimos cien años. Alguien allá debe estar viendo a Tres Patines, La Isla de Gilligan, a Kung Fu caminado sobre el papel de arroz, o quizá se estén preparando para el primer campeonato universal de swing criollo a ritmo de cumbia, y lo que usted se quiera imaginar, sin pagar derechos de autor ni mensualidades. Nada más recomendable para quiénes desean especular con esta idea que observar la película Contacto basada en la novela de ciencia ficción de Carl Sagan(6).

¿Y si nuestros pensamientos también se disparan en alguna frecuencia que aún no hemos descubierto? Existe entonces la posibilidad de que allá afuera en algún planeta, no tan bucólico, un bicho con una cabeza extraña, como “jupa de plátano” el de Viaje a las estrellas, podría estar almacenando en un inmenso computador nuestros pensamientos: los buenos y los otros, ordenados por número de cédula, fecha y tema. ¿Y si algún día este todo poderoso cibernético nos llamara y nos sacara de la base de datos los trapos sucios y nos enfrentara a unos con otros(7)?. Al pensarlo me sonrojo. Ese día, por morbo, me gustaría ver a la señora de los anillos, al señorito de la camisa azul y la corbata con Gasparín estampado, a los vivillos de la fedefut encabezados por el fuma puros, y a tantos otros que orinan agua bendita por delante y nos apuñalan por detrás.

Últimamente he pretendido, no sin cierto desasosiego, evitar los malos pensamientos, de mantenerme en el lado virtuoso, pero es difícil. Las tentaciones abundan. Existe una salida más elegante y menos ortodoxa, pero aún no está muy desarrollada, consiste en codificar los pensamientos antes de lanzarlos al vacío para que el bichillo de arriba no los entienda. Pero eso es un cuento cuántico que vendrá luego, no sé si en tabletas o en ampollas.

El 9 de junio de 2006, otra transmisión en vivo, desde Alemania se irá tras los pasos del discurso de Hitler. Estaremos prendidos de la tele casi todos los ticos(8) y cientos de millones de habitantes distribuidos por Urbi et Orbi y quién sabe si allá afuera, en el espacio infinito, el fútbol provoque las mismas pasiones entre tanto bicho extraño que puebla la imaginación de la ciencia ficción. Si fuera así, ojalá (9) se pongan la roja y tengan fe de fútbol.

***

(1)Berliner Olympiastadion. Un día antes del juego inaugural, en donde Costa Rica se enfrentará al anfitrión Alemania, se llevará a cabo una pre-inauguración en este estadio en la capital alemana: Berlín.

(2)Corrupto, ta. (Del latín corruptus).

1. adj. Que se deja o ha dejado sobornar, pervertir o viciar. U. t. c. s.

2. adj. ant. Dañado, perverso, torcido.

En Costa Rica tenemos un sinónimo más sabroso y oloroso: choricero.

(3)A pesar de que se pueden hacer otras traducciones más líricas, las dos primeras líneas del Himno de Alemania se pueden pasar al español así: “Alemania, Alemania sobre todos, sobre todos en el mundo”. La letra la escribió el poeta alemán Heinrich Hoffmann von Fallersleben en 1841, la música la compuso el austriaco Joseph Haydn (1732-1809). Para evitar los malos entendidos ahora sólo se canta la tercera estrofa.

(4)Mannschaft: así le llaman los alemanes a su equipo nacional, nosotros con absoluta modestia le decimos: la Sele. No confundir con cele.

(5)Mi madre enciende dos velitas cada mañana a San Judas Tadeo, Apóstol Patrón de los casos difíciles y desesperados, para que Costa Rica salga bien en el Mundial. Creo que si todos los ticos nos uniéramos en un acto de solidaridad similar, a lo mejor, podríamos generar una poderosa onda cuántica de buenas vibraciones para motivar a los pupilos del profesor Guima y desubicar a los rivales, y de esa manera, allanar el camino para llegar con la frente en alto, el 9 de julio, a la final en Berlín. Oe Oe Ticos Ticos!!!

(6)Carl Sagan (1934-1996) Físico, Astrónomo, Escritor. Colaboró con los programas espaciales de exploración Mariner, Pioneer, Voyager y Galileo de la NASA.

La película Contacto –choriceada- se puede conseguir por 1,500 colones, diagonal al Banco Nacional, Parque Los Angeles en Heredia. Después de un lloriqueo conseguí tres por 3,000. El Código Da Vinci aún no les ha llegado. TLC mediante.

(7)Mateo 25, 31-32.

(8)Los ticos que estamos en contra de las Convenciones Colectivas no podremos ver, ni escuchar, ni husmear en Internet nada relacionado con el partido y el Mundial, si lo hacemos somos deshonestos y mentirosos, excepto que el gobierno del Nobel con el asueto nos permita esa gollería y nos libere de la carga apocalíptica. Manténganse fieles y adelante. ¿De por si quién quiere ver el maldito Mundial?

(9)Ojalá. (Del árabe hispánico. law šá lláh, si Dios quiere).

Interjección que denota vivo deseo de que suceda algo.

Felipe Ovares Barquero

A 1 de junio de 2006, en La Abundancia de San Carlos

 

Regresar

free webpage counters