Anonymous et al

 
 site hit counter

Son palabras sin sentir

sin nada que decir de ayer

y son palabras de rencor

que solo hablan de un gran dolor...(1)

Me vuelve a escribir el pobre y abandonado Meng-Tao, desde ese idílico lugar que ha descrito con exquisita solvencia la poetiza manuda Esperanza Palma Reyes(2), más conocida en las inmediaciones del Morera Soto como “Jaque-mate”. No tengo la lucidez para descifrar el por qué. Pero el país al que me refiero es la China grande, la mística, la de Lao Tse“el viejo” y su primo Yoh Keh Tse “el exiguo”, la del I-Ching y sus anagramas binarios, la del medio treinta y seis con salsa curry, la de la gran muralla y las diecisiete mil ochocientas setenta y tres páginas amarillas donde se narran las increíbles y divertidísimas historias de los viajes de los almirantes Hong Bao, Zhou Man, Zhou Wen, Yang Qing y Jung-Tao en el año de gracia de nuestro señor 1421(3) cuando aún faltaban treinta para que naciera don Cristóbal Colón.

Lo que te voy a contar –querido amigo- es serio, casi imprudente de mi parte. Aquí esas revelaciones se pagan con la vida y eso duele. Lo hago con la indulgencia de mis más apreciados amigos y como diría Lah Chang Tse (la familia es grande), de mis muertos más próximos. Aquí voy. Me he venido amariconando. Cada vez soy más suave. Eso también duele. Hace muchos años, cuando debuté en esta universidad de tercera (Ranking de Huevo Metrics. Comming soon!), procedente de las filas de la antigua URSS, traía conmigo aquel bagaje duro, áspero, militar. Ni siquiera sentíamos pudor por no rasurarnos las axilas. Era normal y sexappel. Era la herencia del régimen de Nikita. Aprendí el guión del último caudillo Valery Vasilyevich Lobanovsky, profesores con un libro en la mano y un látigo en la otra, la didáctica mediática de la academia de Titogrado y el viejo paradigma mecanicista y la línea de ensamble: aprenden o aprenden, y si no, pierden el grado y al frente ruso, más o menos al estilo de tu maestra la recordadísima doña Consuelo de Piedra. Dura como su apellido. De pescozón y pellizco donde más duele. Complejos psicológicos aparte.

Así debuté. Pronto descubrí, que aquí en la China la mano dura no funciona. Los estudiantes tienen demasiado poder. Les fascina el palang-ah-neo. Lo facilito, sacar el hombro y pasar y pasar. O te acomodas o te acomodan. Como siempre, existen solemnes excepciones. Se que en CR es otra la historia. Aquí es una pendejada total, los estudiantes tienen a la asociación, a la defensoría, a la sublime y aceitada maquinaria administrativa con besito y pobrecito incluido, al sistema de evaluación ahora en línea, a la federación, últimamente hasta los comités patrióticos y la liga de los pelirrojos, los apoyan. Y nosotros los modestos profes, pues nada. Si te descuidas te rayan el chung-che. Bueno, tenemos los talleres de verano donde nos moldean. Carrera Académica y el 0.00025. Ahora nos recetan el paradigma emergente, Krishnamurti, Osho, Nueve de Bastos, Maturana y Varela, las inteligencias múltiples, la teoría del caos, la sinrazón holística, los fractales, la complejidad, el teorema de Bell y Ciao. Me siento más perdido que una china en un bosque de Tangañica con el león herido olfateándole las chinelas. El colmo. Existe la genial idea de colocarles, periódicamente, un kiosko, on-line también, para que se acostumbren a quejar, con un slogan en chino decadente que reza así: qué-ja-teh chi-chí es anónimo(4). Y para los que se quejan sin dejar rastro, les responden ipso facto(5). Querido chi-chí vamos a tomar cartas en el asunto. Y se toman, y te aplican la función inversa del paradigma emergente. Garrote en mano. Tercera Ley de Newton: acción y reacción. Ignorando que también les sobra rabo.

Siento un morbillo recorriéndome el espinazo. Solo a vuesa merced te lo puedo contar. Lo siento cuando me siento a estudiar la nueva ropa del emperador: la cacareada administración por competencias. Nosotros no estamos diseñados para competir, ni estamos diseñando gente para competir, preferimos la queja. Te dejo aquí, por escrito, mi lamento. Mi granito de arena. No me gusta la palabra diseñar, no encaja en el nuevo paradigma. En chino no abundan los sinónimos. En eso el español es rico. Quizá ustedes emplearían el verbo transitivo facilitar, tejido de alguna manera sublime con el sustantivo masculino: gozo.

Cuando te digo que ya me amariconé es porque he terminado aceptando esas teorías, ahora vivencio con mis discentes y discentas (supongo que así incluyo el universo posible, lo que Umberto Eco llamaría lenguaje políticamente correcto y tal). Ahora descifro sus congojas, he llegado a quererlos y quererlas, juego con ellos y ellas al escondite inglés para que la aprendiencia los y las enamore, los y las ilusione, los y las socave, los y las invito al Bule. Olvidé citar arriba a Morín(6), otro de los culpables de mis devaneos. Terminaré, sin más remedio, vestido de payaso como Patch Adams para que los temas les lleguen con “placer y ternura” para mencionar a Assman también. Y loado sea Dios Omnipotente. Con toda esta mediación pedagógica que ha transformado mi vida y me ha lanzado hacia el gozoso vacío, los y las se quejan on-line. Anónimamente.

***

Pobre Meng-Tao, estoy pensando en ti. Será por eso que te sientan tan bien los suaves soplos de los alisios, lo que el apreciado Alejandro Gutiérrez llamaría en una de sus epístoilas soave zeffiretto, cada vez que se desprenden allá en las Azores anunciando el aguinaldo, las cogidas y el paro institucional.

Que soplen y oh-ja-la no dejen de soplar. Le pediré al ánima de Gaspard-Gustave de Coriolis para que detenga esos chi-flo-nes mágicos eternamente sobre ese remanso de paz. O al menos mientras te recetan el 55% del salario actual en la cuenta de tu bendita jubilación. Y llorar y llorar por él.

Es mi deseo querido Meng-Tao.

Alégrate ya viene el lapicero y el calendario del FBS.

El bailongo y la hipocresía del amigo invencible.

Mientras tanto jugá el 04


(1) La versión en español que conozco es de la Banda Los Pelillos. Quizá mi querido colega el Dr. R. Kimble me aclare el panorama.

Estimado Felipe:

Leí tu artículo Anonymous et al. Esa letra pertenece a la canción que se titula "PALABRAS" y efectivamente, la interpreta la agrupación mexicana del Estado de Jalisco integrada por 16 jóvenes, BANDA PELILLOS (sin LOS), la cual nació en 1987. Pero la versión original (Words. 1968) es de Barry, Robin y Maurice Gibb (Bee Gees). Rita Coolidge la volvió a poner de moda en Gran Bretaña en 1970.

Saludos cordiales del Dr. R. Kimble.

(2) Esperanza Palma Reyes. Las tribulaciones de un chino en China y otros cuentos de felice recordación. Ed. El librero del Rey nuestro señor. Villa Vieja de Cubujuquí. 1420.

(3) Gavin Menzies. 1421 El año en que China descubrió el mundo.

(4) Anónimo en este caso significa que tu apreciado profe nunca se dará cuenta de que le estás serruchando la tarima.

(5) Ipso Facto. Expresión latina que Cayo Julio César y su discípulo Gneo Cornelius Léntulus Fornicius Augurius me han permitido traducir como cero tolerancia y tal.

(6) Edgar Morín. "Los siete saberes necesarios para la educación del futuro". UNESCO.