Ruidos Cardíacos
 

AUSCULTACIÓN CARDÍACA

Cuando alguna de las valvulas cardíacas se cierra se produce en ella un movimiento oscilante de baja frecuencia que genera un fenomeno audible a la auscultación con el estetoscopio. La valvulas auriculo-ventriculares, por ser más amplias que las sigmoideas, producen un sonido de menor frecuencia (más grave), que estás ultimas.

Los ruidos cardíacos pueden ser auscultados en distintos "Focos Auscultatorios", que representan zonas de la pared torácica en donde se puede auscultar en modo más nítido una determinada valvula. De esto se desprende que habrá por lo menos cuatro focos auscultatorios, un foco mitral; un foco tricuspideo; un foco aóricto y un foco pulmonar.

  • Foco Mitral: Se localiza sobre el 5º espacio intercostal, en la línea medioclavicular.
  • Foco Tricuspideo: Se localiza sobre el 5º espacio intercostal, en el borde paraesternal izquierda.
  • Foco Aórtico: Se localiza sobre el 2º espacio intercostal, en el borde paraesternal derecho.
  • Foco Pulmonar: Se localiza en el 2º espacio intercostal, en el borde paraesternal izquierdo.

 

 

RUIDOS CARDÍACOS NORMALES

(CLICK AQUI para escuchar)

Durante el cíclo cardíaco, es normal escuchar dos fenomenos auscultatorios, que corresponden con el cierre de las valvulas auriculo-ventriculares y con el de las valvulas sigmodeas. A estos sonidos se los denomina S1 y S2 respectivamente.

A su vez, cada sonido puede descomponerse en dos entidades separadas: El S1, tiene un componente tricuspideo y uno mitral (Vér ciclo cardíaco). Esto se debe a que, aunque muy pequeña, existe una diferencia temporal entre el cierre de la valvula tricuspide y la mitral. Al ser tan pequeño el tiempo, no puede ser percibida por el oido humano, pero se pone en evidencia ante un método más sensible como un "fonocardiograma". El S2 tiene un componente aórtico y uno pulmonar, al igual que en el caso anterior, existe un pequeño desfasaje temporal entre el cierre de la valvula aórtica y el de la pulmonar. Sin embargo, éste sí puede ser auscutado. Cuando se percibe hablamos del "desdoblamiento fisiológico del 2º ruido". Este desdoblamiento se puede hacer más evidente pidiendole al paciente que realice una inspiración profunda. Con ésta maniobra se genera un mayor retorno venoso al ventriculo derecho por lo que sé retrasa el componente pulmonar, y se disminuye el retorno al ventriculo izquierdo, adelantando el aórtico. Lo importante es no percibir el desdoblamiento del segundo ruido cuando el paciente espira, ya que en ese caso tendríamos un desdoblamiento fijo y patológico del S2.

El S1 se distingue del S2 por ser algo más grave (40-130 Hz.) y auscultarse mejor en los focos mitral y tricuspideo. El S2, por tener mayor frecuencia (50 - 150 Hz.) se lo escucha más agudo y puede o no estar desdoblado. Cuando el paciente presenta una frecuencia cárdiaca normal, o sea, entre 60 y 100 latidos por minuto, el tiempo que transcurre entre S1 y S2 (que corresponde a la sistole ventricular), es menor que el que transcurre entre S2 y S1 (diastole).

 

TERCER RUIDO (S3)

(CLICK AQUI para escuchar)

El S3 o tercer ruido, se percibe posteriormente al S2 y más cerca de éste que de S1 y se caracteriza por ser un sonido poco intenso y de tonalidad grave. Se ausculta mejor en el foco mitral, luego de un ejercicio físico ligéro o de la maniobra de Valsalva.

Se atribuye a la vibración del musculo ventricular durante la fáse de llenado rápido, inmediatamente luego de que se abre la valvula A-V. Es habitual que aparezca en la infancia y en la adolescencia, pero es raro luego de los 40 años de edad. Cuando aparece en etápas tardías de la vida suele ser el fenomeno aúdible de un ventriculo menos distensible y se habla entonces de un S3 patológico. 


 

CUARTO RUIDO (S4)

(CLICK AQUI para escuchar)

Se lo denomina tambien S4 o ruido auricular, debido a que ocurre simultaneamente con la "patada" auricular. En realidad se trata de la vibración que ocurre en la valvula AV cuando es puesta en tensión por el jet eyectivo causado por la aceleración sanguínea durante la sistole auricular.

No es en lo absoluto fisiológico, y se percibe como un sonido de baja frecuencia y al final de la diastole. Por lo que suele escucharse inmediatamente antes del S1 y alejado del S2.