¿Quienes somos?‎ > ‎

Aplicación en el Aula

Para llevar a cabo el programa Filosofía para Niños Lipman elabora unos materiales adecuados y capaces de lograr los objetivos que pretenden: desarrollar un pensamiento crítico y creativo, y facilitar su aplicación mediante una metodología adecuada. 
 
Los pasos que se siguen en la aplicación del método en el aula se podrían resumir del siguiente modo: 

1. Se dispone a los alumnos en círculo para posibilitar el diálogo.

2. Se lee un capítulo o episodio de una de las novelas. Para ello, se pueden emplear distintas técnicas de lectura: un párrafo cada uno, lectura dramatizada, etc. También el profesor lee cuando le llega su turno.

3. Luego se pide a los alumnos y alumnas que formulen en forma de pregunta cuantas cuestiones les haya sugerido la lectura. También para esto se pueden emplear diversas dinámicas de trabajo.

4. Las preguntas se van escribiendo en la pizarra, indicando junto a ellas el nombre de la persona que la formula y la línea y página de la novela que la sugiere. Los alumnos y alumnas deben tomar nota de todas las cuestiones en su cuaderno de clase. Estas preguntas se convierten entonces en el plan de trabajo para el debate en el aula.

5. Terminado el listado de cuestiones, se les pide que seleccionen aquella o aquellas que deseen comenzar a tratar.

6. Con la primera pregunta elegida comienza el diálogo. El modo de dirigir el debate responde a las orientaciones que la propia metodología propuesta por Lipman nos ofrece para conseguir un “debate filosófico”.

7. Para orientar y ayudar al diálogo se utilizan los ejercicios que aparecen en el manual del profesor correspondiente a cada una de las novelas. En el manual se ofrecen ejercicios, planes de discusión, cuestiones, textos, etc. que el profesor puede utilizar en su trabajo de orientación y coordinación.

8. Sin duda el diálogo planteará la necesidad de investigar y profundizar en determinados temas que se suscitan. En dicha investigación se pueden utilizar todos los recursos necesarios para llevarla a buen término: búsqueda de documentación, aclaración de conceptos, trabajos complementarios, etc.

9. Después de cada sesión, los alumnos y alumnas han de escribir un pequeño resumen y valoración de lo que juntos han debatido: es lo que llamamos “página de diario”. La lectura de uno de ellos puede servir como introducción para la siguiente sesión.

10. Cuando el tema se da por debatido es importante recoger todo lo que sé aportado, para ello se puede confeccionar una redacción que ocupará un lugar específico en el cuaderno de clase.


Por otra parte, la metodología que Lipman propone es sumamente abierta y permite la utilización de múltiples técnicas didácticas (clarificación de valores, discusión de dilemas, role-planning, etc. Posibilita y exige la adaptación a las circunstancias y condiciones concretas en que se vive (intereses de los alumnos, problemática del barrio, del país, etc.).
 

1
Los niños se plantean cuestiones filosóficas.
 
2
La Filosofía puede adquirir un papel importante en la educación desde los primeros años de la infancia. Entendiendo la Filosofía como el ejercicio de un pensamiento riguroso, crítico y creativo, que trata de aclarar y dar sentido a un variado conjunto de temas que preocupan a los seres humanos (a los niños también).
 
3
Este ejercicio filosófico se debe realizar en el contexto de un grupo.
 
4
La clase se debería convertir en una comunidad de investigación, en la que todos tomen parte para buscar respuesta a los temas de su interés.
 
5
Se debe hacer posible que aprendan a expresar sus opiniones, a hablar y a escucharse, a comparar unas ideas con otras, sustituyendo así la competitividad en el aula por el esfuerzo conjunto.
 
6
La educación para aprender debe ser sustituida por la educación para pensar. Se necesita tanto un ciudadano instruido como un ciudadano que piense.