Actividad reciente del sitio

Escuelas Filosoficas de la Grecia Arcaica

ESCUELA JÓNICA

 

“Los milesios”

Llamados así por proceder de una zona de la Jonia (Asia Menor) llamada Mileto.  Vivieron en el siglo VI a. C. Se les considera los iniciadores de la filo­sofía (al menos son, sin lugar a dudas, los iniciadores de pensamiento filosó­fico occidental).  Buscan una única naturaleza o principio (arkhé) a partir del cual explicar la totalidad (es decir, la naturaleza, entendida como totalidad). En las primeras paginas de la metafísica, recogiendo las doctrinas de los pensadores griegos que le precedieron, Aristóteles afirma que Tales y sus discípulos de Mileto, Anaximandro, y Anaxímedes, fueron los primeros filósofos, ya que afrontaron en términos racionales y por lo tanto, sin recurrir a una explicación mítica.

Buscando en el libro  “atlas universal de la filosofía”, encontré   que la escuela filosófica de Mileto, hoy ciudad de Turquía, estuvo relacionada con los avatares políticos de Asia Menor entre los siglos VI y IV a. C. por lo cual muchas veces por las invasiones e ocupaciones de los Persas  fue destruida marcando este su fin.

Empapándonos  de los problemas,  por el cual se indagaron los jónicos podemos llegar a preguntarnos ¿Cuál es el origen del mundo? ¿Hay un principio primordial (Arjé en griego)    del que todo se deriva?

Algo para tener en cuenta, es que una de las características de esta escuela filosófica y de quienes filosofaron primero, es que siempre pensaron que los principios de todas las cosas fueron solo aquellos materiales, en efecto afirma que aquello de  lo que todos los seres están constituidos, de los que derivan originalmente y en lo que se resuelve por último, es el elemento el cual es el principio de los seres.

 Por lo tanto podemos decir  que las primeras filosofías con respecto algunas otras escuelas fueron “naturalistas”; es decir buscaron una explicación exclusivamente natural de los fenómenos naturales.

Tales de Mileto:

Su vida transcurre entre el 624 y el 546 a. C. aproximadamente.  Matemá­tico (recordemos el teorema de Tales), astrónomo y legislador; se le suele presentar, además, como el primer filósofo griego.  La antigüedad lo consi­dera uno de los siete sabios.  No se conserva ningún fragmento de su obra.  Según las noticias que tenemos de él (sobre todo a través de Aristóteles) sostuvo: (1) que el primer principio del que todo está surgiendo y adonde to­do va a parar es el AGUA.  El agua es el arkhé, el fondo del que brota todo y adonde todo retorna. (2) También dijo que “Todo está lleno de dioses”.  Esto se ha interpretado como que todo está animado, vivo. Doctrina que se co­noce con el nombre de hilozoísmo (de hylé materia, y zoé = vida). Tomado de (Temerario de filosofía II)

El principio primordial se haya según Tales, en el agua. La respuesta puede parecer desilusionadora, pero su importancia reside en el hecho de que por primera vez en la historia del pensamiento se busca una solución de tipo racional en lugar de mítico-fantástica. Lo confirman las razones aportadas por  Tales: “las semillas, como todo lo nutricio, son húmedas”. 

 

Anaximandro:

Vive aproximadamente entre el 610 y el 545.  Astrónomo y legislador.  Se sabe que escribió una obra en prosa, “Acerca de la naturaleza” (título muy fre­cuente entre los presocráticos).  Es el autor del texto de filosofía más antiguo que se conoce:

“De donde las cosas tienen origen, hacia allí tiene lugar también su perecer, según la necesidad; pues dan justicia y (dan) pago unas a otras de la injusticia según el orden del tiempo”.

El sistema de oposiciones que es común a los presocráticos (nombrado en general con el término physis) es explicado por Anaximandro de la si­guiente forma: todo lo que aparece (las cosas que forman el mundo, la phy­sis entendida como la totalidad de lo que se muestra), es “determinado”; pues bien, aquello de donde procede en general todo lo determinado no puede ser a su vez determinado, algo concreto, como creía Tales; por lo que Anaximandro considera que el arkhé (y recordemos que Anaximandro fue el primero, que sepamos, que utilizó esta palabrea en un contexto filosófico), debe ser lo apeiron (literalmente lo indeterminado, lo no-determinado).

Con un notable salto intelectual respecto a Tales, Anaximandro ya no sitúa  la arjé en un elemento natural, si no en el apeiron termino que en griego indica lo ilimitado, lo infinito: una realidad primigenia e indiferenciada, sin límites confines. Según  el libro “atlas universal  de la filosofía” Probablemente, el razonamiento que lo condujo a esta conclusión fue  el que cada parte del universo es el resultado de una oposición entre fuerzas antagónicas: la tierra, el agua, el aire, el fuego; es decir, todos los elementos naturales son el resultado  (una situación de momentáneo equilibrio) de emparejamientos de opuestos: “el calor se opone al frio, lo seco se opone a lo húmedo”. Pero también el cosmos en su totalidad ha de ser el producto de un antagonismo fundamental, y aunque le universo aparece definido, limitado, determinado en cada componente suyo, hay que pensar que tuvo un origen y que esta sostenido por un principio diametralmente contrario: el apeiron.

 

  



 Anaxímenes:

Murió aproximadamente sobre el 526 a. C. Sólo se conserva un fragmento de su obra que dice: “Al igual que nuestra alma (posikhé), que es aire, nos gobierna, igualmente el soplo el aire envuelven el mundo todo”.

Anaxímenes dice que el arkhé es el AIRE; tal vez porque le parece que reúne las características del arkhé de Tales y del de Anaximandro (como el agua es indispensable para la vida, y es observable, como el apeiron es ilimitado).  Las cosas surgen a partir del aire por condensación y enrarecimiento, Del aire por enrarecimiento surge el fuego, por condensación las nubes, de las nubes el agua, del agua la tierra y de la tierra la piedra.  En cuanto a por qué identifica el alma con el aire es una identificación muy corriente en la Grecia arcaica (ya Ho mero usa la expresión qumós θυμóς que significa aliento, para referirse a algo que podría ser el alma).

Quizá  realizando una cierta vuelta atrás respecto a la solución de Anaximandro, Anaxímenes identifico la  arjé con un elemento natural: el aire.

En realidad, es probable que con este término aludiese a lo que luego los griegos llamaron pneuma, es decir, el aliento caliente y rarefacto, de naturaleza más espiritual que material, que está presente en todo ser vivo y que se exhala del cuerpo con el último aliento. Más que una sustancia natural, el aire de Anaxímenes es el principio de la vida.  

 

Heráclito de Éfeso:

Vivió entre la segunda mitad del siglo VI y la primera del siglo V a. C. Per tenecía a la nobleza reinante de Éfeso (ciudad de la Jonia, en Asia Menor); como primogénito le correspondía el cargo de basileus, pero renunció en fa vor de su hermano.

Escribió una obra en prosa que luego pasó a ser conocida con el consa bido título Acerca de la naturaleza (physis), compuesta a base de aforismos y sentencias breves, en tono cortante y lapidario, a veces difíciles de descifrar (por lo que en la antigüedad fue conocido como “el oscuro”.  En su obra aparecen referencias a Homero, Hesíodo, Anaximandro, Pitágoras y Jenófanes, de los que habla en tono despectivo.

El devenir

Se suele presentar como tesis fundamental de la doctrina de Heráclito la de que las cosas están en cambio permanente, que el mundo es un perma nente devenir (cambio).  Pero esto no es decir mucho todavía; debemos in tentar comprender cómo entiende Heráclito el devenir:

La idea que hemos venido exponiendo como característica esencial del pensamiento presocrático, que las cosas se dan en un sistema de oposicio nes, alcanza su máxima expresión en Heráclito; hasta el punto que Heráclito sostiene que, “La guerra es el padre de todas las cosas”.

“La guerra es padre de todo, de todo es rey, y a unos hace aparecer como dio ses, a otros como hombres, a unos hace esclavos, a otros libres».

Esto debe entenderse de la siguiente manera: cada cosa esta prevalecien do sobre su contrario, pero, por eso mismo, la cosa nos remite a su contra rio, precisa de él (el calor surge imponiéndose al frío, pero es necesario con tar con el frío para que el calor sea calor; es decir, esta imposición no aniquila al otro en la nada, sino que lo oculta momentáneamente).  Los con trarios se necesitan, en ese sentido, mutuamente.  De ahí que el mundo sea una unidad de contrarios.

Pero ¿cuál es el origen del mundo para Heráclito? ¿Hay un principio primordial del que todo se deriva?

Para Heráclito la  arjé, el principio generador de la realidad, consiste en el fuego. En efecto, considero que todo se deriva del fuego y en el fuego se transforman todas las cosas. En cierto sentido, la respuesta de Heráclito parece similar a la de Tales, y  Anaxímenes quienes ya habían identificado el primer en un elemento material, sin embargo  en el caso de Heráclito el fuego es más una metáfora  que un particular elemento natural. Lo que queda bien demostrado por el símil de la moneda: por su capacidad de mutar una cosa en otra, el fuego puede ser sustituido por el símbolo del dinero  capaz de intercambiar una mercancía por cualquier otra.

si me he extendido un poco creo que sabrán disculparme, puesto que al hacer un análisis investigativo con respecto a esta escuela siempre no vamos a encontrar con numerosos temas, que le llaman demasiado la atención, hasta  el punto de querer tocarlos todos.

Autor: Arley Camelo Ciro

Análisis investigativo sobre la Escuela Jónica

Bibliografia:

Atlas Universal de la Filosofía/ editorial Océano

Modulo de Filosofía Antigua 2007-II Semestre- Universidad Nacional Abierta y a Distancia - UNAD

Č
Ċ
ď
Arley Camelo Ciro,
1/9/2009 11:57
Comments