LA METAFORA

Es una figura retórica que consiste en identificar dos términos entre los cuales existe alguna semejanza. Uno de los términos es literal y el otro se usa en sentido figurado. La metafora tiene cuatro niveles:
 
  • El tenor: Es aquello a lo que la metáfora se refiere, el término literal
  • El vehículo: Es lo que se dice, el término figurado
  • El fundamento: Es la relacón exisatente entre el tenor y el vehículo (el discurso)
  • El contraste: Es lo que se refiere en si al cuerpo de la analogía
Así en la predicación metafórica "Los ojos de Crhistophe Maé son del mar", el sintagma. Los ojos son el tenor, el mar es el vehículo y el fundamento sería el color azul oscuro de los ojos. A la metáfora en la que aparecen estos tres niveles se le denómina metáfora explicita. Sin embargo, cuando el tenor no aparece, se le denómina metáfora implicita (los lagos de tu rostro). Por otro lado, la metónimia es un recurso literario similar a la metáfora, pero en el cual la relación entre los términos identificados no es la semejanza, puede ser causa-efecto, parte-todo, autor-obra, continente-contenido, etc
 
La metáfora es utilizada por los escritores y poetas debido a buenas razones u objetivos
 
1- Establece relaciones ineditas entre las palabras
2- Descubre atributos insospechados de las palabras
 
Así pues, la gran fuerza poética de la metáfora reside en su capacidad de multiplicar de forma ilimitada el significado "normal" de las palabras, de modo pueda llegar a decribir lo desconocido (muerte, felicidad, miedo, etc) que, en definitiva, construye la gran aparición del arte.

Finalmente, la podríamos definir como "algo expresado en términos de otra cosa", lo cual nos lleva a utilizar nuestra mente al comparar situaciones.

Puede verse que en esos ejemplos se nombra a un concepto a partir de una forma léxica que designa otro objeto con forma o funcionalidad similar (pata normalmente designa una parte de un animal, aunque es frecuente extender su uso a elementos de soporte de objetos; copa designa habitualmente a un tipo de recipiente, pero en el caso citado se aplica a un objeto con un estrechamiento central y una parte superior redondeada).

La metáfora (como recientemente la conocemos) es una de las formas de cambio semántico más comunes. A menudo el uso metafórico de alguna palabra coexiste con el literal hasta adquirir rango propio: la falda de la montaña recibe este nombre por su parecido con las faldas, las patas de los muebles por las patas de los animales, el ratón del ordenador por el pequeño mamífero roedor, etc.

Usando una terminología de la semántica la metáfora supone una extensión del campo de uso, eliminando algunos rasgos semánticos; al contrario que la restricción de significado que se logra añadiendo rasgos semánticos obligatorios, lo que hace que la palabra pueda usarse en menos ocasiones que sin esos rasgos adicionales. Un ejemplo de restricción sería el sufrido por la palabra inglesa deer (ciervo), que originalmente designaba a cualquier animal salvaje (tanto la palabra inglesa deer como la latina fera (fiera) provienen de la misma palabra indoeuropea . Se podría decir que aquí se añadió entre otros el rasgo semántico [+ con cuernos] que previamente no tenía la palabra deer.

Para citar un ejemplo podrìamos señalar "tus labios de rubí", "tu cabello de noche"

                                                                                                                                                                                                            PERSONIFICACIÓN
 
Comments