Salud‎ > ‎

¿Se basan en evidencia científica las políticas oficiales sobre el sida?

Enlace corto a esta página: http://cort.as/44dU

Superando el Sida es una red internacional de personas que no compartimos la explicación oficial sobre el sida. Nació en Galicia en 1998 como una asociación de personas que supieron de las denuncias contra dicha explicación por parte de prestigiosos investigadores de todo el mundo (miembros de la Academia Nacional de Ciencias de los EE.UU. premios Nobel, virólogos, epidemiólogos, inmunólogos, etc.), así como de la censura ejercida contra ellos ante la incapacidad de los expertos oficiales para desmentirlos con argumentos, y pudieron comprobar cómo sus propias experiencias personales encajaban con el contenido de las denuncias. [1]

Desde enero de 1997, nuestro compañero Jesús García Blanca ha dirigido numerosas peticiones a la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida solicitando la documentación científica que sirve de fundamento a las políticas oficiales sobre el sida en España: campañas de prevención de contagio del VIH ("virus de la inmunodeficiencia humana"), tests de infección, recuentos de linfocitos T CD4, mediciones de "carga viral", tratamientos antirretrovirales... No ha recibido ninguna respuesta que avale la teoría de que el sida es causado por el VIH. En enero de 2012, recibió una surrealista respuesta del redactor del documento de recomendaciones para el tratamiento de personas diagnosticadas como "seropositivas", que incluía la frase "no te lo voy a demostrar: ni soy la persona, ni es el momento, ni tengo interés en hacerlo". [2]

Esta situación no es específica de nuestro país. Ni las autoridades ni los científicos que apoyan la teoría oficial de que el sida es causado por un virus pueden en ninguna parte aportar pruebas de ella porque tales pruebas no existen. La prevalencia de dicha teoría no se debe a sus méritos científicos sino al total apoyo político y financiero que recibe, la multimillonaria propaganda con que se promociona y la censura sistemática de toda información que la contradiga. [3]

De hecho ni siquiera hay una definición uniforme de "sida", se utilizan diferentes definiciones dependiendo del país, de modo que la supuesta gravísima epidemia de sida en África no es más que un cambio de nombre para las viejas enfermedades de la pobreza, como la malaria, la tuberculosis o el cólera. En Estados Unidos se cambió la definición a principios de 1993 para ocultar que la supuesta epidemia había empezado a declinar. Ahora bien, todas las definiciones tienen algo en común: un diagnóstico no puede ser revertido, el sida es "incurable por definición". [4]

El término SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) se usó por primera vez para designar la incidencia de ciertos tumores e infecciones en miembros de cierto sector gay caracterizado por su uso habitual de drogas recreativas y farmacéuticas, en drogadictos por vía intravenosa y en hemofílicos (sometidos a medicación continuada y a frecuentes transfusiones de sangre y sus derivados). Los factores nocivos para la salud presentes en dichos "grupos de riesgo" eran obvios, pero había fuertes intereses políticos y económicos para hacer pasar el fenómeno por una enfermedad infecciosa de la que "nadie estaba a salvo". El "descubrimiento de un virus que era la probable causa del sida" se anunció en una rueda de prensa conjunta de la ministra de sanidad de Estados Unidos y Robert Gallo, que increíblemente no había publicado previamente tal descubrimiento en ninguna revista científica, sino que lo hizo unos días después y falseando gravemente los resultados de su investigación. El mismo día del anuncio, Gallo había patentado el primer test para detectar la presencia en muestras de sangre de anticuerpos contra el supuesto virus. Se calcula que sus "descubrimientos" han generado más de mil millones de dólares de ingresos para diversas empresas privadas. [5]

Y así el "nadie está a salvo" se hizo realidad. Dependiendo de las circunstancias, cualquiera puede dar positivo en unos tests que no son en absoluto fiables y que en ningún caso sirven para diagnosticar una "infección por VIH", cosa que advierten lavándose las manos todos los fabricantes pero que nadie le dirá al afectado, aunque ese "positivo" cambiará su vida para siempre. Puede perder amigos, relaciones de pareja, su trabajo, su seguro médico, la custodia de sus hijos, incluso la cordura. [6]

Tarde o temprano tendrá alguna enfermedad y entonces, las mismas afecciones que en una persona no etiquetada como "seropositiva" no se considerarían de mayor importancia servirán para justificar el diagnóstico definitivo de sida y el inicio del tratamiento con antirretrovirales (si es que no lo sigue ya como "preventivo"). Los antirretrovirales son auténticos venenos y producen terribles efectos adversos, entre ellos inmunodeficiencia. Provocan un deterioro generalizado de la salud que los médicos atribuyen a la acción del virus. La esperanza de vida de una persona desde que es diagnosticada como seropositiva es aproximadamente la misma en los países ricos que en las comunidades rurales de África donde los afectados no tienen acceso a una alimentación adecuada ni a agua con garantías sanitarias, pero tampoco a antirretrovirales. Es decir, los medicamentos "contra el VIH" parecen "prolongar" la vida en la misma medida en que lo hacen la miseria y la insalubridad. [7]

Los pacientes que se resisten a tomar los antirretrovirales son sometidos a todo tipo de presiones, como no proporcionarles un tratamiento adecuado contra las infecciones o remitirlos al psiquiatra. Especialmente sangrante es la situación de las mujeres sujetas durante el embarazo a tratamientos que provocan malformaciones y graves deficiencias físicas y psíquicas en los recién nacidos, y la de quienes ven sufrir atrozmente a sus hijos por los efectos de la medicación mientras su desarrollo se detiene y su vida se apaga a ojos vista, bajo la amenaza de perder la custodia si interrumpen el tratamiento. Todo ello resulta aun más penoso si tenemos en cuenta que no es raro hacer tests "de VIH" de forma rutinaria a las embarazadas, y que la gravidez por sí misma aumenta significativamente la probabilidad de dar positivo en ellos. [8, 9]

La justificación que se da para tratamientos tan agresivos es que un positivo en un "test de VIH" indica infección por un virus letal que nuestro organismo es absolutamente incapaz de eliminar o mantener a raya por sí mismo, de modo que cualquier "daño colateral" se da por bueno en la guerra contra él. La verdad es muy diferente:

  • No está nada claro qué indican realmente los tests, no existe un estándar básico con que validarlos porque el VIH jamás ha sido aislado y purificado, lo cual incluso levanta dudas sobre si realmente existe. Luc Montaigner, que recibió el premio Nobel por su descubrimiento, ha reconocido que no purificó el cultivo. El otro "investigador" que supuestamente aisló el virus, Robert Gallo, es según todos los indicios un farsante que se libró de ser condenado por fraude científico por una formalidad jurídica. [10, 11]
  • Suponiendo que exista, parece ser un virus extremamente difícil de transmitir. Los millares de pinchazos accidentales sufridos por profesionales de la sanidad con agujas presuntamente contaminadas prácticamente no han dado lugar a seroconversiones (cambios de negativo a positivo en los tests). Un estudio de parejas con un miembro seropositivo y otro seronegativo realizado a lo largo de 10 años no detectó ni una sola seroconversión, los autores concluyeron que la tasa de contagios debía ser inferior a una por cada mil coitos sin protección. En todo el mundo, la incidencia del "VIH" entre las prostitutas que no son drogadictas es bajísima, lo que no puede atribuirse al uso del preservativo porque no sucede lo mismo con las enfermedades de transmisión sexual clásicas (sífilis, herpes, gonorrea, etc.). [12, 13]
  • La poderosa capacidad destructora del sistema inmunitario que se atribuye al supuesto virus tampoco tiene ninguna base sólida. La mayoría de los seropositivos que optaron por no someterse a tratamientos antivirales permanecen sanos décadas después del dianóstico. El propio Luc Montaigner afirma que son necesarias otras circunstancias (cofactores) para que el virus provoque inmunodeficiencia y que el organismo de una persona bien alimentada y con un estilo de vida sano puede librarse fácilmente de él. Y ha comentado al respecto que asegurar una nutrición apropiada a los afectados (por ejemplo en África) no va a producir beneficios multimillonarios para las industrias farmacéuticas, a diferencia de los antirretrovirales y los proyectos para desarrollar vacunas. [14]

Acabar con el sida no es una cuestión científica sino política. Pasa por enterrar pública y definitivamente el mito del VIH, auténtico callejón sin salida para la investigación de las verdaderas causas de disfunciones del sistema inmunitario, y por tratar por separado las enfermedades hoy artificialmente reunidas bajo la etiqueta "sida". Pasa por suprimir los tests y los antirretrovirales, que han causado la inmensa mayoría de las muertes por "sida" en los países ricos y han desviado hacia los bolsillos de las multinacionales farmacéuticas ingentes sumas que habrían permitido combatir la miseria que en última instancia causa las enfermedades rebautizadas como "sida" en los países pobres. [15]

Desenmascarar el "montaje sida" y acabar con él requiere reconocer que la ciencia y en particular la medicina no están en absoluto libres de la omnipresente corrupción que inevitablemente genera un sistema basado en el beneficio económico por encima de cualquier otra consideración. Y puede ser el primer paso hacia una sanidad no solamente universal y gratuita sino basada en auténtica ciencia, independiente y transparente, y realmente orientada a promover la salud de las personas y no a servir a inconfesables intereses particulares.

[1] http://superandoelsida.ning.com/
[2] http://saludypoder.blogspot.se/search/label/Plan%20Nacional%20SIDA
[3] http://www.virusmyth.com/aids/censorship.htm
[4] http://www.virusmyth.com/aids/index/definition.htm
[5] http://www.virusmyth.com/aids/index/rgallo.htm
[6] http://lafarsadelvih.blogspot.com.ar/search/label/LA%20TRAMPA%20DEL%20SIDA
[7] http://www.virusmyth.com/aids/hiv/rrugandastudy.htm
[8] http://lafarsadelvih.blogspot.com.ar/search/label/TEST%20DE%20VIH%3A%20NO%20VALIDADOS
[9] http://www.virusmyth.com/aids/index/kids.htm
[10] http://www.virusmyth.com/aids/index/hivtests.htm
[11] http://www.virusmyth.com/aids/hiv/mcinterviewrr.htm
[12] http://liamscheff.files.wordpress.com/2009/11/padian-10-year-sex-study.pdf
[13] http://www.virusmyth.com/aids/hiv/rrbprostitute.htm
[14] http://www.naturalnews.com/027631_AIDS_House_of_Numbers.html
[15] http://www.virusmyth.com/aids/hiv/bffear.htm


Territorio libre del montaje Sida
Comments