Fiel A Cristo

    +

                   DESTACADO: 
                   




¿Quién soy yo para juzgar?

23/07/17 12:05 AMpor Padre J.M Rodríguez de la Rosa

Queridos hermanos, han oído de boca de sus sacerdotes y obispos, como también de sus amistades y familiares, e incluso ustedes lo han dicho, que no hay que juzgar, en relación a estos movimientos tan poderosos que quieren hacer de la homosexualidad, lesbianismo, transexualidad algo aceptable como una opción más del hombre. ¿Lo es? Cuando dicen no hay que juzgar, ¿qué dicen? Dicen: callemos, no digamos nada, porque nada hemos de decir; son grupos muy poderosos y nos harán la vida imposible, pues controlan  e influyen en gobiernos, jueces, medios de comunicación, líderes políticos, etc. Pero, ¿han pensado cuando dicen esta frase, o la han oído decir, que quien juzga es la Palabra de Dios? Habrá un juicio: El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que yo he hablado, ésa le juzgará en último día (Jn. 12, 48).

Quien dice, no hay que juzgar, está ocultando la verdad del juicio de la Palabra de Dios. La palabra de Dios, que es la Luz que vino al mundo, la está silenciando; está colocando la antorcha bajo debajo del celemín, en lugar de ponerla sobre el candelero; está poniendo un velo sobre la luz de la verdad de Dios, y no deja que ilumine. Brille vuestra luz ante los hombres, nos insta la palabra de Dios. Efectivamente, tú, quienquiera que seas,  no eres quien para juzgar porque quien juzga es Dios, su Palabra; por lo cual debes decir: No juzgo porque el que juzga es la Palabra de Dios que dice: no cometerás actos impuros, no cometerás pecado de sodomía, no desearas a  la mujer del prójimo; amarás a Dios sobre todas las cosas…

Sabemos que el Señor ha dicho: Si alguno escucha mis palabras y no la guarda, yo no le juzgo, porque no he venido a juzgar al  mundo, sino a salvar el mundo (Jn. 12, 47).

Es importante decir un poco sobre estas palabras del Señor: no he venido a juzgar al mundo, sino a salvarlo. Distinguimos dos venidas de Jesucristo al  mundo, una en carne mortal y pasible, otra en carne impasible, inmortal y gloriosa, al fin de los tiempos. En la primera misión que recibe del Padre celestial, es para enseñar al mundo de su doctrina, edificarle con sus ejemplos, salvarle con su Sagrada Pasión y satisfacer a la Justicia divina con su muerte la deuda contraída  por el pecado. En la segunda vendrá con toda la majestad de su gloria, rodeado de los ángeles a juzgar públicamente  a los hombres. Con arreglo al objeto de la primera misión, se portó el Salvador en todos los pasos de su conducta, de forma humilde y paciente; ocultó todos los rasgos de su poder divino, y de su propia divinidad, y no dio, por lo común, otras señales de ella que por los efectos de su misericordia, porque no había venido a perder almas sino a salvarlas, porque no había venido a juzgar al mundo, sino a salvarle;  porque Dios no envió a su Hijo a juzgar al mundo, sino a que el mundo se salve por Él. Quiere decir todo esto que para lograr el objetivo de su misión debía apurar, digámoslo así, los recursos de su divina misericordia antes de acordarse de su justicia, no dejando al pecador ninguna escusa de su pecado. Yo soy la luz que viene al mundo para que no viva en tinieblas todo aquel que cree en mi (Jn. 12, 46). Y prosigue: Si alguno escucha mis palabras y nos la guarda, yo no le juzgo. Más con todo, ejerciendo los oficios de Maestro, Salvador y Cabeza de la Iglesia, manifiesta con sus palabras y ejemplos los límites que su justicia prescribe a su misericordia; y revestido de autoridad toma el látigo y arroja del lugar santo  a los impíos que lo profanaban con sus ventas y usuras

Queridos hermanos, la Palabra vino al mundo para ser escuchada y seguida para la salvación de nuestras almas. No podemos silenciarla, porque ella es la que juzgará, no nosotros, por lo que tenemos la obligación de manifestarla al mundo. La Iglesia no  tiene otra misión que ser testigo de la Palabra de Dios, de su Obra Redentora, continuación de Ella, medio de salvación universal; ha de ser reflejo de la Iglesia celeste a la que ha de asemejarse en  fidelidad, santidad y unidad. La Iglesia ha de llevar a todos los hombres la inefable alegría del Cielo, la visión del mismo Dios, la semejanza que el alma tendrá con Él; ha de proclamar los augustos misterios de la realidad de la Santísima Trinidad, la paz celestial y el gozo divino a los que las almas están destinadas. La Iglesia es testigo de la Luz que vino al mundo, y tiene la obligación de dejar que esa Luz ilumine al mundo, a todo lo creado.

La Iglesia no tiene más obligación, y mandato de su Cabeza, que la de ser medio de salvación eterna para el mundo. Es depositaría de los más preciados tesoros de Dios, los Santos Sacramentos, vías de salvación eterna; de la Revelación divina por la que la Iglesia atesora la Verdad de Dios, todo lo necesario para la felicidad del hombre y rechazo del pecado.

Los pecados de la carne, la lujuria, el desprecio a la pureza y castidad, la violación de la misma ley natural impuesta por Dios, no se pueden aceptar sin permitir que Dios hable por medio de su Palabra y a través de sus ministros. Porque el que habla es Dios, porque el que  juzga es Dios, porque el pecado no puede ser admitido, ni consentido, ni silenciado. La Palabra de Dios nos obliga a hablar. La Sangre de Cristo derramada por la salvación de todos los hombres clama justicia si la Iglesia calla, si callamos los que hemos de decir. Porque no juzgamos. Trasmitimos la Verdad de Dios para la salvación de los hombres.

Nuestro Señor Jesucristo calló cuando ya lo había dicho todo, cuando llegó el momento de aceptar la última voluntad del Padre; todo lo que tenía que decir y hacer, lo dijo e hizo; ya sólo faltaba la consumación final de  la Obra Redentora, subir al altar de la Cruz y ofrecer el eternos Sacrificio al Eterno Padre. Todo por la salvación de las almas. Asumió sobre sí todos los pecados del mundo y los expió en el Calvario, para que nadie pereciera eternamente.

Si callamos, hacemos infructuosa la muerte redentora del Señor; si la Iglesia, y sus ministros y fieles, callan la Preciosísima Sangre del Redentor se ha derramado en balde, y seremos cómplices de la condenación de muchas almas.

Yo no te juzgo, te juzgará la Palabra de Dios. Habrá un juicio de manera inapelable, y en él tus actos se juzgarán y serán sentenciados; así como los silencios de los que tenemos que hablar.

Ave María Purísima.

Padre Juan Manuel Rodríguez de la Rosa

MÁS EN ADELANTE LA FE: http://adelantelafe.com/

MAS EN TU CANAL: Fiel A Cristo / Youtube: https://goo.gl/9oVfXE



     ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

   
      Resultado de imagen de búsqueda apasionada del señor

Google Calendar


Este site apoya la muy admirable labor evangelizadora del canal TeleAmiga Internacional, en especial su programa católico: "Un Café Con Galat". No dejes de visitar esta lista de reproducción en la cual podrás ver todos los programas del Dr Galát (Presidente de la Universidad Católica La Gran Colombia): https://goo.gl/eYnKnt


DESTACADO:


www.ultimostiempos.org apoya desde México al Dr. José Galat y a su programa en Tele Amiga


    Dr. Alberto Villasana en http://www.ultimostiempos.org/ se         une al comunicado de apoyo de comovaradealmendro.es/ a     favor de Don José Galat y su canal católico Tele Amiga

COMUNICADO DE APOYO DE COMOVARADEALMENDRO A TELEAMIGA Y ESPECIALMENTE A SU DIRECTOR, DR. GALAT.


El Milagro de Nuestra Sra De La Tizná. Jerez del Marquesado (Granada/Andalucía) Los 3 Niños Resucitados.


LA MISERICORDIA - Padre Eduardo Rodriguez.




Arte Religioso, Reliquias, Devoción y Milagros.









 45:30

Cristo Del Silencio en procesión / Albaicín, Alhambra (Granada-Andalucía)

    Madrugada Viernes Santo. / Cristo De La Misericordia (Del Silencio) 












...Y MUCHO MAS AQUI EN TU CANAL 

  1. Una bella colección de charlas que el padre Galvez ofreció allá por el año 1965, y que sin duda serán de su agrad

  2. Soberbia, humildad, lujuria, pureza, mentira, verdad, avaricia, generosidad, tristeza, alegria, idolatría del hombre, endiosamiento del hombre... Conozcamos como obran las fuerzas del mal, y como podemos detenerlas.Con el padre Horacio Bojorge. Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales. Efesios - 6:12

  3. Evangelio según San Mateo, capítulo 25, versículos del 31 al 46 31. "Cuando el Hijo del Hombre vuelva en su gloria, acompañado de todos sus ángeles, se sentará sobre su trono de gloria, 32. y todas las naciones serán congregadas delante de Él, y separará a los hombres, unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los machos cabríos. 33. Y colocará las ovejas a su derecha, y los machos cabríos a su izquierda. 34. Entonces el rey dirá a los de su derecha: "Venid, benditos de mi Padre, tomad posesión del reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. 35. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero y me acogisteis; 36. estaba desnudo, y me vestisteis; estaba enfermo, y me visitasteis; estaba preso, y vinisteis a verme". 37. Entonces los justos le responderán, diciendo: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber? 38. ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? 39. ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?" 40. Y respondiendo el rey les dirá: "En verdad, os digo: en cuanto lo hicisteis a uno solo, el más pequeño de estos mis hermanos, a Mí lo hicisteis". 41. Entonces dirá también a los de su izquierda: "Alejaos de Mí, malditos, al fuego eterno; preparado para el diablo y sus ángeles. 42. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; 43. era forastero, y no me acogisteis; estaba desnudo y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel y no me visitasteis". 44. Entonces responderán ellos también: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?" 45. Y Él les responderá: "En verdad, os digo: en cuanto habéis dejado de hacerlo a uno de éstos, los más pequeños, tampoco a Mí lo hicisteis". 46. Y éstos irán al suplicio eterno, mas los justos a la eterna vida".

  4. Father Alfonso Gálvez Born in 1932. he Graduated in Law. He was ordained a priest in Murcia in 1956. Among other destinations has been in Cuenca (Ecuador), Barquisimeto (Venezuela) and Murcia. He is founder of the Society of Jesus Christ the Priest, adopted in 1980. Since 1982 living in El Pedregal (Mazarron-Murcia. Throughout his life he has alternated pastoral work with an important editorial work. He has published Commentaries on the Song of Songs ( two volumes), the Feast of the man and the Party of God, prayer, Importunate Friend, Notes on the spirituality of the Society of Jesus Christ the Priest, Waiting for Don Quixote, Homilies, Seven Letters to Seven Bishops, the ecclesial winter, . Cantos Lost and the Mystery of Prayer for additional information, visit their web ttp: //www.alfonsogalvez.com

  5. Padre Alfonso Gálvez Nació en 1932. Licenciado en Derecho. Se ordenó de sacerdote en Murcia en 1956. Entre otros destinos ha estado en Cuenca (Ecuador), Barquisimeto (Venezuela) y Murcia. Es Fundador de la Sociedad de Jesucristo Sacerdote, aprobada en 1980. Desde 1982 reside en El Pedregal (Mazarrón-Murcia. A lo largo de su vida ha alternado las labores pastorales con un importante trabajo redaccional. Ha publicado Comentarios al Cantar de los Cantares (dos volúmenes), La Fiesta del hombre y la Fiesta de Dios, La oración, El Amigo Inoportuno, Apuntes sobre la espiritualidad de la Sociedad de Jesucristo Sacerdote, Esperando a Don Quijote, Homilías, Siete Cartas a Siete Obispos, El Invierno Eclesial, Los Cantos Perdidos y El Misterio de la Oración. Para información adicional visite su web ttp://www.alfonsogalvez.com



Vídeo de YouTube




Vídeo de YouTube




Vídeo de YouTube




Vídeo de YouTube




Vídeo de YouTube




Vídeo de YouTube







Comments