Número 137 • Sábado, marzo 7 de 2009 • Inicio CuentosMarginalias Fotografía Contacto Ciudad Reseñas

El cautiverio sigue. No olvidemos la liberación de todos los secuestrados ¡TODOS!
 
Visitamos con frecuencia

 

Ficción de la semana
El vecino
Por Martha Pulido Correa

Escenario: Créteil, cerca de París. 

Primera visita:
El vecino toca a la puerta:
–Soy profesor universitario y vivo en el apartamento de abajo ¿Ustedes son los recién llegados?
–Si señor, somos los recién llegados.
–Me dijo el portero que vienen de Colombia.
–Si, venimos de Colombia.
–¡Espero que tengan una agradable estadía en Francia! Ustedes comen en la noche!
–¡Sí, comemos en la noche!
–¡Entre las 8 y las 9 de la noche!
–En efecto, comemos entre las 8 y las 9 de la noche.
–¡Y luego lavan los platos!
–Inmediatamente después de comer lavamos los platos.
–¿Podrían dejar la lavada de los platos para las horas de la mañana? El ruido del agua bajando por el tubo se escucha de manera estrepitosa desde mi apartamento, y como vivo justo debajo de este...

Segunda visita:
El vecino toca a la puerta por segunda vez:
–Han sido muy amables, han dejado la lavada de los platos para las horas de la mañana, les agradezco. En la noche ¡!ustedes comen en la mesa de la cocina!!
–¡!Así es, comemos en la mesa de la cocina!!
–¡!Y arrastran las sillas para sentarse o levantarse!!
–¡!Es evidente, movemos las sillas bien para sentarnos o bien para levantarnos de la mesa!!
–¿Podrían levantar las sillas en lugar de arrastrarlas? El ruido de las sillas contra el parqué hiere mi sentido acústico. En el supermercado pueden conseguir zapatos para sillas que evitan el chirrido desagradable que hacen en caso de que las arrastren. Eso me ayudaría, pues saben que vivo justo en el apartamento de abajo...

Tercera visita:
El vecino toca por tercera vez:
–Han sido ustedes muy amables, han dejado la lavada de los platos para las horas de la mañana, ya no arrastran las sillas o les consiguieron zapatos y les agradezco. Alguno de ustedes toca guitarra, ¿verdad?
–¡!!Uno de nosotros toca guitarra!!!
–Supongo que es guitarra clásica porque ni siquiera siento las cuerdas, además no es la música lo que me molesta. ¡!!Pero el que toca, sigue el ritmo con el pie y yo escucho cada golpe de la planta del pie contra el piso, aunque lo hace muy suavemente!!! Ya saben, viviendo justo en el apartamento debajo de este, esos pequeños ruidos son muy irritantes para mi...

Cuarta visita:
El vecino toca por cuarta vez:
–Han sido ustedes muy amables, han dejado la lavada de los platos para las horas de la mañana, ya no arrastran las sillas o les consiguieron zapatos y el que toca guitarra ya no sigue el ritmo con el pie y les agradezco. ¡!!!En la noche ustedes van al baño, orinan!!!!
–¡!!!Naturalmente, nos sucede que nos despertamos en la noche y sentimos deseos de ir al baño y orinamos, pero no hemos vuelto a vaciar el baño para no causarle molestias con el ruido del agua que pasa por la tubería y lo irrita a usted!!!!
–Claro, me he dado cuenta de eso, pero ¿podrían  ser más cuidadosos cuando orinan? ¡!!!!Se trata de apuntar no hacia el centro, porque en ese caso el chorro de orines cae al agua y es ese ruido precisamente el que me hace apretar los dientes, sino de apuntar hacia los lados de la taza del baño para que la caída sea más suave, casi inaudible!!!! ¡!!!Ustedes seguramente no se dan cuenta!!!!, pero como yo vivo en el apartamento debajo de este...

Quinta visita:
El vecino toca por quinta vez...

Martha Pulido Correa
Traductora y escritora colombiana. Vive y trabaja en Medellín.
Profesora titular Escuela de idiomas de la Universidad de Antioquia. Coordinadora del Grupo de Investigación en traductología. Co-editora académica de Cátedra abierta en traductología, Volúmenes 1 y 2, Universidad de Antioquia, 2007 y 2008. Coordinó la traducción del francés y del inglés al español del libro Les Traducteurs dans l’hsitoire/ Translators through History, (Delisle y Woodsworth, ed.), publicado en 2005 en español por la Editorial Universidad de Antioquia. Es autora del libro Filosofía e Historia en la práctica traductiva, Editorial de Antioquia, 2002. Ha publicado cuentos en periódicos y publicaciones de circulación nacional.

Comentarios

Marginalias